Walter Ríos Montalvo

Walter Ríos Montalvo

Columnista Invitado III

Acerca de Walter Ríos Montalvo:





NUEVOS TIEMPOS EN NUESTRA DEMOCRACIA

Hasta hace pocos días el cambio de mando del expresidente al, por ese entonces, primer vicepresidente, era un hecho que se iba a dar en cuestión de horas. En efecto, si bien es cierto las declaraciones de los parlamentarios pertenecientes a la bancada “Avangers” no tuvieron por qué afectar al exmandatario Kuczynski, todo lo contrario se puede predicar de las declaraciones conocidas del exministro Bruno Giuffra. La responsabilidad política de un miembro principal de su Gabinete, consistente en una serie de afirmaciones que vinculan al Gobierno de turno con hechos de corrupción, terminó por liquidar las expectativas que días antes Palacio tenía de seguir en el cargo. Lo anterior es solo explicable en un contexto donde la sociedad peruana se encuentra hostigada de los escándalos de corrupción que involucran a nuestros exjefes de Estado y, como reflejo, hacen evocar aquellos tiempos (por cierto, nada seguros) del segundo gobierno de Belaunde.

Ante este actual panorama de “desintoxicación” de la política peruana, es menester brindar algunas impresiones sobre eventos que, estamos seguros, han hecho evocar los antiguos “vladivideos”; asimismo, los comentarios de ciertos líderes políticos que, antes de contribuir con el respeto a las instituciones, pretenden desestabilizar la forma de gobierno y, lo que es peor, el mandato constitucional, demostrando, pues, una impresión de poco compromiso para con los connacionales al pretender aprovechar la reciente coyuntura política para acceder antes de tiempo al poder.

Así, es increíble cómo los hechos del pasado no nos han hecho aprender. Los “kenjivideos” son una fiel expresión de cómo el sistema fujimontesinista aún no es expectorado de lo que debería ser el comportamiento ético de nuestros políticos. Más aún, hasta el día de hoy los responsables de las sistemáticas grabaciones aún no entregan las filmaciones solicitadas por el Ministerio Público. Por una cuestión de principios y saneamiento moral del país, es imprescindible, hay un interés público, en conocer la real y exacta dimensión de los videos que desataron la pasada tensión política.

Más allá de la suspicacia que suscita la desobediencia a la autoridad, no deja de sorprender las declaraciones pasadas de los líderes políticos de Acción Popular y Nuevo Perú. En efecto, el primero de ellos ha señalado que el gobierno del actual mandatario de la República es uno de transición (¿?), “no es un presidente para que termine un mandato para el que no tiene mayoría legislativa”; mientras que la lideresa de la segunda agrupación, en un lenguaje por demás confuso y poco directo, requirió una reforma electoral profunda, unas nuevas “reglas de juego” para la elección de nuevas autoridades.

Estas aseveraciones, más allá de un pulcro lenguaje o de la emotividad que pudiera despertar en las masas, son una grave muestra de desconocimiento de la Constitución, pues ella en ninguna parte de su texto prevé que el primer vicepresidente tenga que convocar a elecciones generales en los supuestos de vacancia del presidente. No se pueden desprender interpretaciones antojadizas tras una lectura atenta del artículo 115° de la Carta Magna. El espíritu de la parte orgánica y equilibrio de poderes de la Ley Fundamental son claros en establecer el respeto al sistema de democracia representativa por el periodo que la voluntad del pueblo eligió.

Independientemente a estos dos sucesos lamentables en nuestra política, es saludable advertir que en los últimos días existe un consenso general de respeto a la figura del actual mandatario. El Perú es un país que necesita del trabajo conjunto de los Poderes del Estado. El desarrollo y la calidad de vida son las metas a las que debemos aspirar para el próximo bicentenario.





ico-columnistas-1-2018

Más artículos relacionados





Top
Rosa Bartra: “Si Vizcarra renuncia, resuelve la crisis”

Rosa Bartra: “Si Vizcarra renuncia, resuelve la crisis”