Walter Ríos Montalvo

Walter Ríos Montalvo

Columnista Invitado III

Acerca de Walter Ríos Montalvo:





REFLEXIÓN Y CONTRASTE DE INFORMACIÓN

Hace unos días, Alfredo Bullard señalaba en su columna de opinión que bastaba un mero comentario difundido a través de las redes sociales para catalogar a alguien como corrupto, por más que la imputación se basara en una fuente de información de dudosa credibilidad. Así, esta manera de conducirse reflejaría, en su opinión, la forma como la personas “opinan antes de opinar” o, lo que es lo mismo, formulan declaraciones sin previamente haber meditado lo que tenían en mente. Desde el peruano de a pie, pasando por periodistas y legisladores. Ante este panorama, concluye el autor, “la verdad es producto de convertirse en tendencia, no de responder a la realidad” (El Comercio, edición del sábado 10 de junio de 2017, p. 33).

Aquella idea no está lejos de lo opinado por Salomón Lerner Febres. En efecto, este reconocido filósofo nacional considera que la tecnología de esta época viene a ser una demostración de las enormes capacidades del cerebro humano para adaptarse a distintos escenarios y, a su vez, ampliar el conocimiento hasta extremos insospechados. Sin embargo, considera el referido autor, el hombre de hoy tiende menos a meditar sobre su propia existencia; esto es, existe una ausencia de comprensión sobre nosotros mismos que nos reduce a la condición de simples usuarios de artefactos (La República, edición del viernes 9 de junio de 2017, p. 5).

Estas dos opiniones solo ponen sobre el tapete un hecho evidente: la poca reflexión de la información que actualmente circunda a enorme escala en la sociedad globalizada. En efecto, hoy por hoy podemos acceder a distintas fuentes de información a cualquier hora del día por medio de distintos medios. Desde la prensa escrita hasta la prensa radial o televisiva. Incluso hay estaciones de radio o programas de televisión que se dedican a informar las 24 horas del día. Con la evolución de la tecnología y de las formas de comunicación, la información viene a ser un bien que es trasladado en tiempo real desde lugares recónditos. No obstante esta evidencia, actualmente solemos formarnos nuestra propia opinión con base en información incierta, que en varias oportunidades no cumple con el estándar de veracidad exigible. Ante este horizonte, el deber moral nos llama a buscar información de otras fuentes a efectos de contrastar los datos que poseemos con la finalidad de formarnos una idea lo suficientemente madura y concienzuda que nos permita opinar no con base en emotio sino en ratio.





ico-columnistas-1-2018

Más artículos relacionados





Top
Pedro Patrón Bedoya: No cobré doble pensión del Estado

Pedro Patrón Bedoya: No cobré doble pensión del Estado