Conectarse a internet en casa o en movimiento inalambricamente se ha convertido en la norma, pues es cada vez más común que la conexión con cable. Según Mario de la Cruz, Director de Asuntos Gubernamentales de Cisco para América Latina y Sebastián Cabello, CEO y Director Sr. de SmC+, todo el mundo espera que su experiencia de conectividad sea fluida y sin interrupciones con cualquier dispositivo que tenga. Han sido muchos los esfuerzos hasta llegar al Wi-Fi (Wireless Fidelity, por sus siglas en inglés) que abrió la puerta a un mundo de innovación para ofrecer aplicaciones y nuevos servicios, usando la misma infraestructura de LAN inalámbrica (WLAN).

La última generación del estándar Wi-Fi es Wi-Fi 6, conocido como 802.11ax, que aprovecha las fortalezas del estándar 802.11ac con más velocidad, escalabilidad y capacidad. Esta evolución del Wi-Fi 6 ha impulsado, aún más, un tema de que desde hace tiempo ha generado interés global: el uso libre o en modo no licitado del espectro de frecuencia.

Hoy en día, de acuerdo a estimaciones de Cisco de 2019, más de la mitad de todo el tráfico mundial comenzaba o terminaba en Wi-Fi. Esto ha visto un crecimiento aún más significativo a partir de la pandemia del Covid-19 donde se ha reducido la movilidad y aumentado el tráfico residencial en promedio de 40%. Las nuevas versiones sucesivas del Wi-Fi han llegado a su versión 6 que combinada con la banda de espectro de 6GHz va a acercar nuevas capacidades para usos y aplicaciones apoyadas en la realidad virtual, la inteligencia artificial, el internet de las cosas entre otras.