Willy Ramírez Chávarry

Acerca de Willy Ramírez Chávarry:



Actuemos contra la corrupción

CORRUPCIÓN es una palabra que, en los últimos tiempos, escuchamos por doquier; tratando de definirla podríamos decir que constituye el abuso de una posición de confianza para su propio beneficio o el de su entorno (familia, amigos, socios, etc.). Considero necesario reflexionar acerca de este grave problema, cómo se nos ha educado al respecto y cómo podemos tratarlo realmente.

En primer lugar: ¿consideramos a la corrupción como delito? En reuniones de amigos o entre familiares hablamos de los diversos crímenes (asesinatos, secuestros, robos, etc.) que se cometen a diario, pero poco nos ocupamos de la corrupción; las autoridades presentan a bandas de secuestradores, de asaltantes, de extorsionadores, etc., hasta ahora casi no vemos a los corruptos cumpliendo condena. Debemos asumir, de una buena vez, que la corrupción es un delito económico, se trata de saqueo de dinero de los contribuyentes; este delito no solo es un asunto público, también está enquistado en el sector privado, los mismos sobornos y prebendas que tiene lugar en el sector público, también se presentan en el sector privado; de hecho, en la corrupción del sector público participa el sector privado.
En segundo lugar: ¿la corrupción es un problema grande o pequeño? Si se mide en porcentajes, quizá sea un pequeño problema, el mismo que ha estado sucediendo siempre y seguirá sucediendo siempre, poco servirán las leyes o normas que se aprueben al respecto.

Nuestro país ha venido teniendo una bonanza económica sostenida, gracias al modelo económico y al alza de los precios de los minerales y los commodities; los sucesivos gobiernos se vienen empeñando en una serie de mejoras con miras al desarrollo, sin embargo, grandes sumas de dinero se desperdiciaron o fueron a parar a otras manos; los grandes proyectos de infraestructura se han visto manchados por la corrupción y los grandes responsables siguen aún en libertad, poco a poco se viene descubriendo a dónde fue a parar tanto dinero así como las actividades sospechosas y manipulación de ofertas; no estamos hablando de poca cosa, son miles de millones saqueados al Estado; sin duda, no se trata de un problema pequeño, sino de un gran y grave problema. Llama la atención, eso sí, la generosidad sin precedentes con la que se trata a las grandes empresas que se hicieron del dinero público y que sobornaron a las autoridades a todo nivel, esto no viene sucediendo en los demás países donde operaron, quizá ningún otro país del mundo actúe de tal forma. ¿Cuál es la razón de tanta generosidad?

En nuestro panorama político vemos a oportunistas que, valiéndose de sus cargos y de la información que administran, divulgan datos y se pasean por los medios de información y comunicación atacando a algunos y defendiendo a otros, violando los principios de reserva de la investigación y de no adelantar opinión. Todo funcionario o servidor público, amén de ser transparente, debe actuar dentro de la integridad y responsabilidad; cuando se invierte o gasta dinero público y no se observan estos principios o salvaguardas se presentará la corrupción, esto aplica en Perú y en cualquier país del mundo.

Debemos tratar el problema de la corrupción con valentía, rompiendo paradigmas y mitos: la corrupción es un delito y debe ser castigado como tal, sin miramientos; la corrupción es un gran y grave problema al ser un delito económico que perjudica a toda la nación. Solo trabajando unidos mejoraremos nuestra situación, logrando estabilidad y sostenibilidad como pilares del tan ansiado desarrollo nacional.

Puedes encontrar más contenido como este siguiéndonos en nuestras redes sociales de Facebook y Twitter.



ico-columnistas-1-2018

Más artículos relacionados





Top
Edmer Trujillo: “Si empresas del ‘Club de la Construcción’ salen del país, ¿con qué construimos?”

Edmer Trujillo: “Si empresas del ‘Club de la Construcción’ salen del país, ¿con qué construimos?”