En su mensaje del 28 de julio, Vizcarra repitió la cantaleta de que la pandemia desnudó la precariedad y las deficiencias en la salud “olvidada por décadas”, cuando en realidad solo calateó la mendacidad de un individuo que ha incumplido todas sus promesas y no construyó ni amplió la infraestructura sanitaria. La salud nunca fue su prioridad como presidente de facto ni gobernador de Moquegua. En diciembre de 2013, durante sus últimos días de gestión, suscribió un contrato por S/123’456.590 para la construcción del Hospital Regional de Moquegua. ¿El plazo? 530 días. ¿Cuándo se inauguró? Tres años más tarde, en noviembre de 2019; cuatro meses después –en febrero 2020– fue inundado por las lluvias que azotaron el sur y los pacientes debieron ser trasladados. Francisco Sucapuca, exdecano del Colegio de Ingenieros del Perú, informó entonces que un comité técnico había recomendado que se construyera en un lugar más resistente y no en una “zona húmeda”. Cuando Vizcarra visitó el lugar, exigió la construcción de drenajes y una avenida para canalizar lluvias y huaicos, asegurando que era responsabilidad de las autoridades. Sí pues de autoridades como él, que hizo construir un hospital en medio de peligrosas quebradas. ¡Vaya ingeniero!

El pasado 29 de julio, el periodista Phillip Butters, vía Willax TV, hizo un llamado al empresario Dionisio Romero Paoletti, del Grupo Romero, para que un avión de una de las compañías que dirige evacúara, de Puno a Lima, a médicos contagiados de Covid-19 en la línea de batalla. Al día siguiente esos héroes que exponen sus vidas para salvar a otros arribaron gracias a las gestiones de Dionisio. ¿Y Vizcarra? Bien gracias, siguiendo con su autobombo de que los Juegos Panamericanos fueron en Lima. O sea.

En un país devastado por el Covid-19 y con la economía en cenizas, la solidaridad de empresarios como Dionisio Romero Paoletti, Roque Benavides y otros, muestran la importancia del sector privado, especialmente en un Estado plagado de funcionarios ineptos, corruptos o que calientan sillas y cobran gracias a su cercanía con “el tío Martín”.

Perú tiene hoy el más alto índice de muertes por millón por Covid-19 de América, “ganamos” a Chile, Estados Unidos, Brasil y México. El lunes, los nuevos contagios superaron los 4,900 casos. La ministra de Economía, María Antonieta Alva Luperdi, nos guía hacia la tercera peor recesión del planeta según el Banco Mundial. Y todavía hay zombis que le dan el beneficio de la duda a este desgobierno del inframundo.