Ya cállese, Pedro Castillo

Ya cállese, Pedro Castillo

El aún presidente Pedro Castillo es tan farsante que lloriqueó al intervenir ante la ONU, victimizándose porque “el Congreso no me deja hacer nada”. ¡Hombre, ya basta de estupideces y de lamentos patéticos, Castillo! El año que lleva al frente del Estado usted ha dilapidado la friolera de 197,000 millones de soles; cifra que el poder Legislativo le aceptó como importe total del Presupuesto de la República. ¡Pero ha sido usted incapaz de siquiera construir una sola aula –menos aún una simple escuela- en todo el territorio nacional! En consecuencia es usted no solamente un mentiroso contumaz, sino un manifiesto fracaso. No es una víctima, como usted siempre se presenta ante cualquier auditorio, sino un inútil total. ¡Peor aún si gimotea así delante de una asamblea, adonde está representado el mundo entero, avergonzando a su nación para quedar usted como el pobrecito poblador andino, a quien los prepotentes citadinos le impiden toda acción por su raza, procedencia, credo religioso, preferencia política, etc.! No, Pedro Castillo. Lo que ocurre es que usted es un afiebrado, peligrosísimo dirigente sindical de la facción del Sutep conformada por representantes de la organización terrorista sendero luminoso. Usted, en su vida, no ha tenido otra función que agriar, enconar, exasperar, avinagrar y enojar a las masas, a base de un discurso victimizador cargado de odios, de complejo de inferioridad y de un severo resentimiento social que le brota desde sus malévolas entrañas.

Es evidente que el “discurso” pronunciado por Castillo ante la ONU no ha sido escrito por él. Se habla que lo habría redactado otro resentido social, llamado Manuel Rodríguez Cuadros, que funge de embajador de este régimen. No sólo se identifica con Castillo con quien medra de nuestros impuestos como jubilado y vuelto a contratar por el servicio diplomático. Rodríguez Cuadros es tan letal como embajador, que ha inducido al ignaro Castillo a llevarnos al extremo de una probable ruptura de las excelentes relaciones que siempre ha mantenido el Perú con naciones tradicionalmente amistosas como Israel, Gran Bretaña y Marruecos. Las dos primeras, poseedoras de un trascendente peso diplomático a nivel mundial. ¿A cambio de qué se ha enemistado de manera tan temeraria el Perú con estas dos amigables y preponderantes naciones? Simplemente por seguir el libreto del Foro de Sao Paulo, que ordena a los gobernantes afines al totalitarismo cubano que incorporen a sus naciones al letal bloque de estados marxistas, adonde impera los resentimientos sociales, las miserias, la ausencia de libertades y todo aquello que signifique odio y totalitarismo.

Si el flamante presidente del Congreso peruano no entiende la velocidad con la que está avanzando el régimen Castillo, traído de las narices por gente abyecta ligada al comunismo/socialismo internacional, será mejor que se deje asesorar por otras personas que aquellas que actualmente le rodean. Porque cuando José Williams Zapata se dé cuenta de lo que está ocurriéndole al Perú, ya será demasiado tarde para vacar a este sujeto apellidado Castillo Terrones, decidido no solo a destrozar nuestro país sino mientras pueda, a seguir enriqueciéndose del Estado.

Mira más contenidos siguiéndonos en FacebookTwitter Instagram, y únete a nuestro grupo de Telegram para recibir las noticias del momento.