En una columna anterior, expliqué, de acuerdo a la indagación de la fiscal Janny Sánchez Porturas, cómo funcionaba la organización (¿criminal?) que se habría conformado en Palacio de Gobierno para favorecer a Richard Swing con contratos en el Ministerio de Cultura por “servicios innecesarios”. En la cúspide de la asociación piramidal, advierte la fiscal Sánchez Porturas, estaría el presidente Martín Vizcarra, quien, a través de su secretaria Mirian Morales, ubicada un peldaño más abajo, ordenó a ministros de Estado, como la extitular de Cultura Patricia Balbuena, que viabilicen la contratación de Swing. Para ello, estos altos funcionarios públicos coordinaron con sus subordinados y estos últimos hicieron lo propio con los suyos. La fiscal Janny Sánchez Porturas ya elevó su informe a la fiscal de la Nación, Zoraida Ávalos, quien tendría que iniciar una indagación al jefe de Estado, pero aquí hay un grave problema que hace prácticamente imposible que ello ocurra. Veamos qué sucede.

Karem Roca Luque, exasistente del Despacho Presidencial, ha mencionado a Ávalos en varios audios, llegando a deslizar que Vizcarra pactó con ella para “bajarse” a los congresistas Édgar Alarcón y Omar Chehade. Roca también ha dicho que la titular del Ministerio Público consiguió presupuesto para su institución luego de tratar con la concuñada del dignatario, Rosemary Silva Acevedo. Como bien ha sostenido el procurador Amado Enco en su pedido para que Zoraida Ávalos se inhiba de cualquier pesquisa contra Vizcarra, la fiscal de la Nación, ni bien se propalaron las grabaciones, amenazó con acusar penalmente a Karem Roca si es que esta no se retractaba. ¿Cómo Ávalos va a liderar una investigación contra Martín Vizcarra si tiene conminada a la principal testigo? No se puede ser juez y parte, por lo que un fiscal supremo adjunto (Pablo Sánchez no porque es de la mancha de Zoraida) tendría que encargarse de la indagación de marras.

Incluso, desde esta pequeña columna, considero que Zoraida Ávalos debe dejar de ser fiscal de la Nación. ¿Por qué? El periodista Ricardo Uceda reveló que testigos han declarado a la fiscal Rocío Sánchez que Ávalos logró ser fiscal supremo gracias a las influencias del operador mafioso José Luis Cavassa en el extinto Consejo Nacional de la Magistratura (CNM). Como recordará el lector, los fiscales supremos Pedro Chávarry y Tomás Gálvez fueron suspendidos de sus cargos por la Junta Nacional de Justicia (JNJ) por supuestamente estar involucrados con la banda ‘Los Cuellos Blancos del Puerto’, así que lo mismo debería ocurrir con Ávalos. ¿Acaso Cavassa no es sindicado como miembro de esta organización criminal?

La salida de Zoraida Ávalos apremia, pues la fiscal Sánchez -que tiene las declaraciones sobre el oscuro ascenso de Ávalos- viene siendo presionada por la fiscal Sandra Castro -que fue puesta como jefa por Ávalos- para que entregue toda la información que maneja. Si bien la fiscal Rocío Sánchez no es santa de mi devoción (prometió al abogado de Julio Guzmán buscar detalles sobre la indagación que se le sigue al morado por el caso Odebrecht), es evidente que Zoraida Ávalos quiere amedrentarla para que archive los testimonios que la comprometen.