A quiénes mandarán al retiro en el Ejército
A+

Despedido el general Celis Kuong sin pena ni gloria de la comandancia general del Ejército, el sucesor y famoso mandil rosa Manuel Gómez de la Torre tiene todo el menú servido para el manejo de la institución. Lo primero que sale a luz es a quiénes mandará al retiro este fin de año. Esa es ahora la preocupación en el Pentagonito.

MARTINCITO APURADITO

¿Qué le pasa a Vizcarra? Primero se quejaba de una supuesta vacancia exprés. Ahora está apuradito como que no quiere que llegue el domingo y salgan en la TV nuevas pruebas de sus presuntos sobornos y otras presuntas fechorías de cuando era gobernador regional de Moquegua entre los años 2011 y 2014. Ha dicho, como queriendo adelantarse, que se presentará al Congreso, pero no la próxima semana, el lunes 9, sino que pide que “pongan fecha para esta semana”. Ja, ja, ja…

NO MOVER LA FECHA

“Yo les pido respetuosamente, cítenme, puedo ir el jueves, el viernes, pero no dejemos más tiempo en la incertidumbre. Estoy dispuesto a ir porque tengo la frente en alto y nunca me corro”, insistía el jefe de la “muralla moqueguana”. En eso trataba de darle la razón el congresista oficialista Guillermo Aliaga, del moribundo partido municipalista Somos Perú. En cambio Diethell Columbus (FP) no es partidario de mover la fecha porque viciaría el procedimiento, pues dirán que fue un proceso exprés.

TIENE RAZÓN

Ante tantas disquisiciones sobre el futuro inmediato de Vizcarra, Fernando Rospigliosi ha sido más que claro al afirmar, en forma reiterada, que el único interés del susodicho es protegerse a sí mismo, borrar pruebas, intervenir en los organismos judiciales y procurarse un candidato favorable en las elecciones de abril. Ese es su interés prioritario, de forma que ‘Rospi’ no encuentra cabida a la propuesta de tener un gabinete independiente hasta julio de 2021. Tiene razón.

UNA FALACIA

Como bien nos hace recordar Ricardo Uceda, en su habitual columna semanal en el diario bitinto del Jr. Camaná, el coordinador del Equipo Especial Lava Jato, Rafael Vela, ha dicho “que solo existe una investigación: la que inició, individualizando responsabilidades en Vizcarra –por cohecho y colusión–, el miembro de su grupo Germán Juárez. La que abrió el fiscal anticorrupción Elmer Chirre es genérica, contra quienes resulten responsables”. Pero negar la duplicidad, subraya, es una falacia.

NO CUATRO SINO QUINCE

Pero para más de un observador lo que diga Vela Barba resulta cada vez más devaluado. Incluso Uceda recuerda que este fiscal le informó “a la jueza María de los Ángeles Álvarez que Odebrecht no tenía más investigaciones que las cuatro que figuraban en el acuerdo [de colaboración eficaz] que suscribieron. Y fue precisamente el coordinador de los fiscales anticorrupción, Omar Tello, quien reveló que había quince a escala nacional”.

FUTURO INCIERTO

Cuando la fiscal de la Nación Zoraida Ávalos optó por los fiscales anticorrupción para investigar al mandatario y los de Lava Jato decidieron continuar, “se produjo un escenario distinto. En los hechos hay un desacato, porque el Equipo Especial, sin tener la competencia, está actuando al margen de lo dispuesto por la autoridad”. El desenlace o el futuro de estas investigaciones es pues incierto.

PELIGRAN CORROBORACIONES

A menos que sea uno de los objetivos del sector palaciego anular la investigación por cualquier asunto de procedimiento. No creemos que esto proceda con un fiscal de honestidad probada como lo es Germán Juárez. El problema es que dejar las cosas como están lo pone en situación difícil y es obvio que sus diligencias de corroboración peligran.

AHORA TODO VALE

“La manera de evitarlo sería que la fiscal de la Nación, volviendo sobre sus pasos, rectificara (arguyendo cualquier cosa, ahora se ve de todo) y le diera la competencia al Equipo Especial. O que inventara un fiscal ad hoc, ni para ti ni para mí. Salidas improbables, porque terminarían de destruir su autoridad”, añade El Informante.

CHAU INVESTIGACIÓN

La otra salida es doblegar a los rebeldes vía Control Interno, pero estos tienen mucho poder mediático y doña Zoraida no está en capacidad de recibir fuego graneado. ¿Que en este escenario alguna de las partes pida a un superior dirimir este conflicto de competencias? Ninguno lo hará y es obvio que la guerra continuará hasta que el poder político tambaleante –el de Vizcarra- se dé cuenta que los acomedidos fiscales que persiguieron a sus enemigos ya no le sirven. Y que se volvieron contra él. Y chau. Y con ello adiós investigación. That is the question.

Para más información, adquiere nuestra versión impresa o suscríbete a la versión digital, aquí.

Puedes encontrar más contenido como este siguiéndonos en nuestras redes sociales de Facebook y Twitter.