El comando nunca muere… ni deja morir

Durante las tensiones registradas entre quienes exigieron la renuncia de Castillo y los grupos oficialistas en la Plaza San Martín, proliferaron los gritos e intercambio de objetos contundentes entre una y otra facción. Una piedra habría impactado en la pierna de una manifestante quien, en la confusión, perdió el equilibrio, cayó y se desvaneció. Por fortuna, uno de los comandos del colectivo “Arica no se rinde” surgió para aplicar la reanimación y restablecer a la mujer quien acudió a la marcha para protestar contra el mandatario.

PORTÁTIL

Eduardo Sauñi, presidente de la asociación de transportistas del servicio masivo de Huancayo, contó que durante la realización del Consejo de Ministros descentralizado efectuado en esa ciudad, las graderías del coliseo Wanka estuvieron repletas de militantes de Perú Libre (PL) que se encargaban de aplaudir a los ministros y sobre todo al presidente de la República, Pedro Castillo. Además tenían la tarea de no dejar hablar a los dirigentes que no estaban de acuerdo con las medidas tomadas por los miembros del Ejecutivo.

MARCHAS EN CONTRA

Si bien el Consejo de Ministros efectuado en Huancayo se realizó sin mayores inconvenientes, otra era la situación en las calles, pues efectivos policiales traídos de Lima se encargaron de cerrar todos los accesos al coliseo Wanka por un perímetro de tres cuadras e incluso impidieron que la prensa se acerque a los ministros y al mandatario. Las marchas y movilizaciones contra el Presidente continuaban en otros lugares de Huancayo que no estaban siendo controlados por las fuerzas del orden.

QUIERE CONFUNDIR

Se ha hecho costumbre en el Congreso de la República que los temas controversiales se debatan en horas de la tarde para que se voten a la media noche cuando hay poca cobertura periodística. Una de las razones es para que la ciudadanía no se entere de los dimes y diretes que existen entre los congresistas, pero al final todo se sabe. Es así que no pasaron desapercibidos los encontronazos entre los oficialistas y los fujimoristas durante el debate de la moción que le pedía al presidente Pedro Castillo dejar el cargo. Así Silvana Robles, congresista de Perú Libre y allegada a Vladimir Cerrón, dijo que la movilización espontánea efectuada el pasado martes, día de la inmovilización decretada por el Gobierno, “fue totalmente lumpen y eso lo saben los de la bancada de enfrente”, en referencia a los fujimoristas. Patricia Juárez de Fuerza Popular le pidió el retiro de la palabra. Ante ello nos preguntamos ¿en qué país vive Robles?

MENOSPRECIO CIUDADANO

Lo que ha quedado claro es que para el presidente Pedro Castillo, los congresistas y dirigentes de Perú Libre, la palabra pueblo es un término que solo usan en los discursos, pero que no tiene ningún valor para ellos, pues cuando el pueblo sale a reclamar sus derechos sin que algún político los convoque, sino que lo hace de forma espontánea, es una “movilización lumpen”, como la ha calificado una de las congresistas de Perú Libre.

“NIÑO”

Durante la misma sesión plenaria, a Darwin Espinoza de Acción Popular y uno de los sindicados de formar parte de una presunta red de corrupción en el Ministerio de Transportes y Comunicaciones (MTC), uno de los congresistas le gritó “niño” cuando reclamaba tocar los proyectos de ley y el término del debate de la moción que exhortaba al mandatario a que renuncie, a lo que el acciopopulista respondió: “prefiero ser niño que ser un corrupto o tener al líder preso”, en referencia a los fujimoristas.

¿Y LOS PRÓFUGOS?

Sin quererlo, las protestas ciudadanas han servido para que la población se olvide por un momento de que hace trece días Fray Vásquez y Gian Marco Castillo, sobrinos del presidente Pedro Castillo, se encuentran prófugos junto al exsecretario de Palacio de Gobierno, Bruno Pacheco, y aunque aparecen en la lista de los más buscados, hasta ahora la Policía Nacional no los ubica. Las malas lenguas señalan que ellos ya estarían fuera del país, pese a que sus respectivas defensas digan lo contrario.

SIN PALABRAS

A propósito de Fray Vásquez, cuando se le citó a la Comisión de Fiscalización para que hable sobre las reuniones del presidente Pedro Castillo en la vivienda del Pasaje Sarratea, presentó un certificado el cual demostraba que tenía covid-19, por lo que no se podía presentar ante el grupo indagador; sin embargo, un reportaje periodístico probó que el documento era falso. Sobre el tema, durante la audiencia de prisión preventiva para Bruno Pacheco y los sobrinos del Presidente, su abogado al que sólo le faltó decir que su patrocinado era un santo, dijo que “puede ser que exista las sospecha que esa prueba sea falsa”, pero añadió que el día que un fiscal diga que es falsa recién allí se puede decir que lo es. Lo mejor que podría hacer ese abogado es decirle a su defendido que dé la cara y se presente ante la justicia.

Mira más contenidos siguiéndonos en FacebookTwitter Instagram, y únete a nuestro grupo de Telegram para recibir las noticias del momento.