FARISEOS
A+

Eso no significa complacencia ni ser “palomas”, ni niño muerto. La corrupción y la inseguridad se combaten con las armas de la ley, con programas y planes acertados, con decisión política y con el uso de la violencia legítima y la coerción. Pero, al margen de casos aislados, nada de esto se observa en nuestro medio. Y a la delincuencia menuda se la combate como lo hizo Cristo al sacar a latigazos a los fariseos que habían invadido el templo.