Hay cuota de género en El Comercio Ja, ja, ja
A+

Fátima de Romaña Miró Quesada, flamante directora de El Comercio, dice que debe a Sunat 5 millones de soles por su estudio Lazo y de Romaña. Lejos de apañar a un delincuente confeso, como José Graña del caso Lava Jato -que encima se da el gusto de maniobrar desde ese diario para quedar impune-, la familia Miró Quesada designa a una morosa fiscal como directora. ¿O lo hizo para cumplir con la cuota de género, por la que tanto alardea ese periódico, ya que ella es la única fémina que, junto a 10 hombres, conforman su directorio? Noooo.

TRES REQUISITOS

Cuando se trata de auscultar el gobierno de Vizcarra, hay que mirar tres fuentes: primero Moquegua, luego el gobierno de Humala y la Universidad Católica, ese think tank especializado en la producción abogados y “científicos sociales” de marca caviar. La abogada Fabiola Morales Dodero reúne los tres requisitos como para ser ministra del vizcarrato y su vocera, por encima de Relaciones Exteriores, en el pretendido acuerdo de Escazú que pretende quitarnos soberanía en nuestra selva amazónica.

SERVIDORA DEVOTA

Fabiola Morales estuvo pues en las reuniones clave de Escazú tras el paraguas de ser ministra del Ambiente del moqueguano. Recordemos que el hecho de meter sus narices en temas medioambientales y de derechos humanos viene de antaño, desde el gobierno de Alejandro Toledo, a quien sirvió devotamente, como todo y toda ‘caviar’, en el Ministerio de Agricultura entre los años 2002 y 2005.

OTRO BANDIDO

Eran años en que los conflictos mineros empezaron a declinar al compás del inicio del boom de la minería que duraría hasta el gobierno de Humala, que le entregó la dirección de la Autoridad Nacional Forestal y de Fauna Silvestre que devendría en el actual SERFOR (Servicio Nacional Forestal y de Fauna Silvestre), esto entre el 2014 y 2016, hasta que llega al pináculo del poder apoyando al dúo PPK-Vizcarra.

ÚLTIMO RÍO LIMPIO

La señorita Fabiola, en el ínterin, olió otra veta que sus camaradas de “La Cato” odiaban: el empresariado minero. Ella no le hizo ascos y se puso a trabajar con Angloamerican-Quellaveco, en Moquegua, en la gerencia de Relaciones Comunitarias. De ahí viene su amistad con Vizcarra, a quien apoyó en tanto gobernador regional para la licencia social y de construcción para la transnacional que está ubicada en la naciente del río Asana, que era el último río limpio de la zona y que ahora está contaminado. Gracias Fabiola.

LA CHICA DE AMBIENTE

Como amor se paga con amor, incluido en política, tanto Angloamerican como un desconfiado Vizcarra, hombre de muy pocos amigos, coinciden en la necesidad de tener a Fabiola en Lima, nada menos que en el estratégico Ministerio del Ambiente que tanto temen los empresarios mineros por el tema urticante de los conflictos sociales que allí se reproducen manipulados por la izquierda caviar y extremista.

¿OTRA CIDH?

Volviendo a Escazú, no obstante que Fabiola Muñoz estuvo en un ínterin en Agricultura, siendo una ágrafa en política agraria, su agenda seguía siendo el tema del medioambiente y los derechos humanos, y con esa agenda trabajó, en silencio, con el aparatchik caviar de los organismos internacionales, el acuerdo de Escazú, que se resume en garantizar la aplicación de los derechos de acceso a la información, participación pública y justicia en asuntos ambientales en los pueblos indígenas y nativos. Es la versión de la CIDH en materia ecologista. No pues. El Perú no puede volver a ceder en soberanía jurídica menos aún territorial.

CONSEJO DE ESTADO

Mucho se habla del Consejo de Estado como instancia para superar la crisis política y las reyertas entre el Ejecutivo y el Legislativo. Al margen de que no es una figura que está en la Constitución, es bueno recordar que la idea de instaurarlo fue del buen concertador Ántero Flores-Aráoz en 2004, cuando era Presidente del Congreso. Las reuniones se hicieron en el Palacio de Gobierno y allí se logró conciliar esfuerzos en bien del país y bajar las tensiones sociales.

CONTRA LA PRENSA

El colega John Anderson Luyo, de Mega Noticias, estaba cubriendo una protesta frente a la Municipalidad de Imperial (Cañete), cuando un efectivo le dio un golpe, y se le cayó el celular con el cual filmaba. Quiso recogerlo, pero otro agente le dio un varazo, dejándolo con hematomas. El coronel Augusto Ríos Tiravanti ya fue informado, y se anunció sanción a los responsables.

Puedes encontrar más contenido como este siguiéndonos en nuestras redes sociales de Facebook y Twitter.