Incultura culinaria del ministro de Cultura
A+

Luego de justificar el derroche de 119,322 soles para la propaganda de un sujeto que asesinó policías, ahora al ministro de Cultura, Alejandro Neyra, se le ocurrió usar las redes sociales oficiales para saludar que un postre ya no se llame “Negrita”, con el aval obvio del grupo Romero. ¿Qué sigue? ¿Morochas, Doña Pepa, Blanca Flor, Paisana, La Serranita? ¿O denunciará también a la tradicional sanguchería “El chinito” por promover el racismo contra los orientales?

CUENTOS CHINOS

Es gracioso leer que el Perú ha sido el país de Latinoamérica más precavido, por no decir el más adelantado, en decretar la cuarentena nacional rígida de contención del Covid-19 y que el resultado ha sido evitar unas 100,000 muertes. ¿De dónde han sacado esa historia? ¿De los archivos de los asesores de Vizcarra o del Minsa donde se ha instalado el “subregistro” de muertos por coronavirus para ocultar la data real de fallecidos? ¿O es un mero cuento chino, país de origen de las cuarentenas posmodernas?

FUENTES MÉDICAS

Claro que en estas tierras ya no es una cuarentena ni noventena sino una centena, es decir el confinamiento más largo de la historia mundial que en el Perú empezó el 16 de marzo, y no por precaución vizcarrista sino por una imposición político ideológica del aparatchik de la Organización Mundial de la Salud (OMS), su filial OPS de este continente, y, obviamente, tras el paraguas de George Soros y la izquierda, según fuentes médicas ligadas al exterior.

HACIENDO MEMORIA

Recordemos que después de la elección del nuevo Congreso, el 26 de enero, Vizcarra dio unas siete entrevistas y en ninguna se refirió al coronavirus, no obstante que el equipo de la entonces ministra de Salud Elizabeth Hinostroza había elaborado un plan de contención que está adjunto en la Resolución Ministerial N° 039-2020/MINSA rubricada el pasado 31 de enero, el mismo día en que la OMS declaró el brote de Covid-19 como una Emergencia de Salud Pública de Importancia Internacional (ESPII).

EL PRIMER CASO

El plan fue desoído, como lo probó EXPRESO, y tuvieron que pasar varias semanas, mejor dicho hasta el 5 de marzo, cuando se confirma el primer caso en el Perú, para que el hoy “adelantado” lance un mensaje a la nación, mientras el maldito virus ya era pandemia mundial, si acaso revisamos la cronología internacional de la misma. Hasta el alfil de la OMS en el Perú, Elmer Huerta, desdeñaba ese mal.

LAS PRUEBAS PCR

Vizcarra no solo se hizo mutis ante el citado plan, pero apenas decretada la cuarentena a partir del 16 de marzo, cumplida religiosamente por todo el pueblo peruano, no se compraron a tiempo las pruebas moleculares (PCR) que eran las efectivas porque no daban falsos negativos, tampoco las medicinas, y se demoró demasiado en potenciar las UCI de los hospitales.

MEJOR NI HABLAR

No solo eso, ahora se sabe que Elizabeth Hinostroza (del entorno del ex ministro Carlos Morán del Mininter) se opuso a la compra de pruebas rápidas, que estaban de moda en España y su gobierno de izquierdas, y obviamente la expectoraron para que el manejo de la agenda del salud y del Covid-19 esté directamente en manos del Frente Amplio, obediente de los dictados de la OMS, como la CGTP lo es de la OIT. Y es así como Víctor Zamora, del Frente Amplio, llega al Minsa el 20 de marzo de este año.

A LOS TRIBUNALES

De los resultados de la nueva gestión Zamora, mejor ni hablar. Que los mercados, los bancos, el transporte masivo, que la culpa la tienen los informales, los ignorantes, los de Gamarra, bla, bla, bla. La responsabilidad, amigos, no es más que del soberano y su equipo. De nadie más. Y el gobernante sabrá responder no ante la historia, que eso es mucho pedir, sino ante los tribunales, por las muertes por omisión o desidia, como ya está sucediendo en España, donde la más alta autoridad política –Pedro Sánchez- ha sido denunciada ante la Corte de La Haya por genocidio y lesa humanidad, por si no lo saben.

SUPREMA DENUNCIA

Nos cuentan que, en la víspera, se desarrolló una sesión virtual de la Junta de Fiscales Supremos. Se esperaba que los encabezados por Zoraida Ávalos se trencen en dimes y diretes por las denuncias que hace y recibe Pablo Sánchez de sus colegas. Sin embargo, este se excusó de participar del debate.

EL REGRESO DE BETETA

Resulta que la excongresista Karina Beteta ahora es asesora de la Comisión de Inteligencia, la cual es comandada por Martha Chávez. Más allá de si nos parece bueno o malo, primero esperamos que la también abogada vuelque su experiencia a favor del trabajo parlamentario. Ojo que en cierta bancada han contratado con sueldo de profesional a alguien que ni primaria tiene.

Puedes encontrar más contenido como este siguiéndonos en nuestras redes sociales de Facebook y Twitter.