Juntos en “Las palmeritas de Leticia”
A+

La esperada “Cumbre en Máncora”, finalmente, no se llevó a cabo en la casa del exmarino Wilson “Cucho” Gómez-Barrios, sino en el restaurante “Las palmeritas de Leticia EIRL”, como lo muestra la fotografía adjunta, en la que se le puede ver al profesor Castillo y a De Soto, junto a un reducido grupo de curiosos. El excandidato de Avanza País señala que la reunión se debió a una decisión exclusivamente personal. Cabe señalar, como erróneamente se publicó en la víspera, que Gómez-Barrios jamás fue citado como testigo en la Policía, ni Fiscalía, menos en el Poder Judicial sobre el caso Business Track. También es necesario precisar que este personaje jamás ha sido representante de Prosegur, y tampoco ha tenido vínculo alguno con la mencionada empresa de seguridad, como ellos mismos lo han aclarado.

MATARON RELIGIOSOS

Aunque se haga el tercio, el camarada Pedro Castillo tiene fuertes vínculos con el Movadef, brazo político de Sendero Luminoso autorizado por el mismo Abimael Guzmán. El pueblo de Áncash no olvida cómo fueron cruelmente asesinados, es decir muertos por martirio, el 9 de agosto de 1991, en Pariacoto, Miguel Tomaszek y Zbigniew Strzalkowski, dos jóvenes curas polacos de la orden franciscana y un diocesano italiano de 60 años, el padre Alessandro Dordi, cuando este regresaba al Santa luego de celebrar misa en la localidad de Vinzos.

DECLARADOS BEATOS

Los tres religiosos católicos fueron beatificados por la Iglesia en el Vaticano, luego del proceso iniciado por el obispo de Chimbote, monseñor Luis Bambarén, recientemente fallecido. El Papa Francisco aprobó, es bueno recordar, los decretos que reconocen como mártires a Tomaszek, Strzalkowski y Dordi por ser víctimas de actos de odio a la fe.

CAUSAS DE LOS SANTOS

La proclamación tuvo lugar en una ceremonia el 5 de diciembre de 2015, en el estadio Centenario Manuel Rivera de esa ciudad, con alrededor de unas 25 mil personas que escucharon una misa solemne oficiada por el cardenal italiano Angelo Amato, prefecto de la congregación para las Causas de los Santos del Vaticano. Es el primer caso de beatificación por martirio declarado en la historia del Perú. (Más info aquí).

TAMBIÉN MATARON MONJAS

Los terroristas también asesinaron inocentes religiosas peruanas y extranjeras. Una de ellas, la Hermana María Agustina Rivas López, nacida en Cora Cora, Ayacucho, fue vilmente “ejecutada” por senderistas en San Ramón en 1990. Esta anciana religiosa de la orden de Hermanas de Nuestra Señora de la Caridad del Buen Pastor, apodada como Hermana “Aguchita”, muy querida por su apoyo a los más pobres, estaba destacada en la Misión de La Florida, pequeño paraje de la selva, en plena zona de emergencia.

LA PRIMERA VEZ

La devota “Aguchita” fue asesinada a balazos por una senderista de diecisiete años. Fue la primera vez que un grupo terrorista asesinó a una religiosa de forma deliberada y consciente. La Hermana María Agustina Rivas López está en proceso de beatificación.

SOR IRENE

Tampoco olvidemos que el 21 de mayo de 1991, quince encapuchados asesinaron en Huascahuasi, provincia de Tarma, Junín, a la monja Irene McCormack (36), natural de Perth (Australia), luego de someterla a un “juicio popular”. La religiosa estaba sola cuando los terroristas rompieron la cerradura de la puerta de acceso al monasterio. La sacaron a rastras cogiéndola de los cabellos y una vez en la plaza del poblado la golpearon delante de la gente y, tras acusarla de ser agente yanqui, la mataron.

EL PADRE LAMBERTO

“La primera semana de agosto de 1986 el misionero estadounidense cariñosamente llamado por su feligresía de Acosvincho, Ayacucho, como padre Lamberto, fue torturado y acribillado a tiros por un grupo senderista encabezado por una mujer que los acusaba de ‘inmiscuirse en las comunidades’”, como detalló EXPRESO en su momento.

NO HEMOS OLVIDADO

Hay mucho más. Por celebrar un acto litúrgico en el Cuartel Los Cabitos de Huamanga, el religioso Víctor Acuña fue declarado “enemigo del Partido” y asesinado con una ráfaga de metralleta el 11 de enero de 1988, en pleno furor de la orgía de sangre que vivió el Perú en el segundo belaundismo (1980-1985) y el primer alanismo (1985-1990). La comunidad católica nada de esto ha olvidado.

¿Y LA CONFERENCIA EPISCOPAL?

Extraña que la Conferencia Episcopal o el Arzobispo de turno no hayan incoado sendas acusaciones por delitos de homicidio contra el cabecilla senderista Abimael Guzmán por estos viles asesinatos de religiosos o muertes por martirio. Es lo mínimo que espera el devoto pueblo católico mayoritario para desagraviar a tantos inocentes curas y monjas cuyo único crimen era ayudar a los más pobres y ser mensajeros de Paz y de Dios. Pero sucede que así como la sociedad ha sido infiltrada por los emisarios de la muerte, así determinados estamentos de Iglesia han corrido suerte parecida.

ESTAMOS NOTIFICADOS

Dicen que el ex docente y ahora empresario constructor Pedro Castillo es católico. Pues su conducta no lo refleja ya que lleva en su lista congresal a sujetos convictos de terrorismo, militantes y a simpatizantes de Sendero Luminoso, banda sanguinaria que asesinó sacerdotes y monjas indefensos sin la menor piedad. El marxismo leninismo maoísmo pensamiento “Gonzalo” es totalmente contrario a la religión católica. Otra contradicción del ladino Tío Perico… Next!