La afilada pluma de Alvizuri

  • Fecha Miércoles 2 de Enero del 2019
  • Fecha 1:20 am




“…Vizcarra y Pérez son una misma cosa, y la aprobación de uno depende del otro. Si Vizcarra no lo defiende y lo repone, su gobierno se cae. (…) Y es que es así. La única ‘obra’ que ha hecho Vizcarra hasta la fecha ha sido encarcelar a Keiko (con Alan no pudieron). Y esa acción digitada desde Palacio es lo que le da al presidente el 65 % de popularidad versus el 20 % de aprobación de su gobierno. ¿Puede un presidente tener tan alta popularidad y su gobierno tan baja? ¿Cómo es posible este disparate?”, se pregunta Luis Enrique Alvizuri.

¿FUJIS EN ESTAMPIDA?

La correlación de fuerzas en el Congreso promete cambiar en los próximos días y acabar con la mayoría precaria del fujimorismo. A las conocidas bancadas caviar, que se hace llamar ‘Liberal’, que encabeza Gino Costa, y los ‘Avengers’ de Cambio 21, amenaza sumarse una nueva, la bancada ‘Conservadora’ con Julio Rozas a la cabeza. El único que aún quedaría en el aire sería el joven bicentenario Roberto Vieira, que por haber sido expulsado de PpK no le corresponde tener bancada sino estar en el limbo.

VIZCARRA AL ACECHO

Pero allí no queda la cosa. Cada vez crece más el rumor de que en los próximos días Fuerza Popular perdería varios parlamentarios. Algunos dicen seis, otros hasta 10. Sería el grupete cercano a Daniel Salaverry o los que desean alejarse de un keikismo en desgracia. Todo esto abonará en el desorden del Parlamento, no hay duda. Eso es lo que buscaría el presidente Martín Vizcarra para decapitar al fiscal Chávarry desde el Legislativo. De otra forma aparecería como golpista.

PRECISIONES NECESARIAS

Hablando del presidente Martín Vizcarra, sabemos que está de moda no cuestionarlo, más aún si goza de niveles altos de popularidad gracias a la concentración de medios y la encuestocracia oficialista encabezada por Ipsos. Pero en esta sección pobre pero honrada sabemos ser irreverentes. Es por ello que queremos señalar algunos puntos que otros pasan por alto.

LOS MUDOS

Ahora que es muy fácil cuestionar al fiscal Pedro Chávarry Vallejos, antes deberíamos recordar ¿dónde estaban los ministros César Villanueva y Vicente Zeballos cuando debían señalar los supuestos inconvenientes para la lucha anticorrupción de cualquier tipo de cambio en el equipo Lava Jato de la Fiscalía? Pero brillaron por su mudez. Hablan cuando ya es muy tarde, les reprochan en el oficialismo.

¿YA NADA CON ODEBRECHT?

Igualmente a todos llamó la atención las declaraciones del Presidente del último 31 de diciembre. Al referirse al caso Odebrecht y el acuerdo a firmar, dentro de pocos días, el presidente Vizcarra dijo que –por él– no los volvería a contratar, generando el aplauso de fujimoristas y apristas y el cuestionamiento de personajes como Pedro “Luz Verde” Cateriano. ¿Y los palaciegos? Otra vez callaron.

INCOHERENCIAS

Es cuando Jorge del Castillo salió en Twitter: “¿Qué dirá el Equipo Especial de la Fiscalía que ha pactado con la empresa impunidad para ejecutivos, baja reparación civil y la facultad de contratar con el Estado?”. Luego retuiteó: “Verdaderamente de Ripley; OSCE nunca sancionó a Odebrecht [que] no está suspendida ni inhabilitada en el Registro Nacional de Contratistas de OSCE. Vela y Domingo Pérez la facultan a seguir contratando con el Estado. Vizcarra dice no estar de acuerdo, pero su procurador ha firmado el Convenio con Odebrecht”. Plop.

TEMORES PRESIDENCIALES

Al margen de estas incoherencias, Luis Enrique Alvizuri se pregunta en una red social: “Qué tan grave será la cosa que Vizcarra ha tenido que salir disparado de Brasil para regresar sin ver siquiera a Bolsonaro. Uno se pregunta: ¿por qué la presencia de los fiscales Pérez y Vela es un asunto de importancia nacional? ¿Acaso no está Keiko en la cárcel y Alan siendo investigado (…)? ¿A qué le teme el Presidente si estos dos fiscales son reemplazados por otros? ¿Solamente ellos y nadie más que ellos pueden ejercer dicha función? Raro, ¿no?”.









Top
Todo extranjero capturado en delito debe ser deportado

Todo extranjero capturado en delito debe ser deportado