La cascada particular para los baños de María Agüero

Camarada perúlibrista es ajena a la coyuntura política.


Mientras el pueblo ya no sabe qué hacer para parar la olla, ante la subida incesante de los productos de primera necesidad, mientras la caviarada arma expedientes burdos para retomar la Fiscalía de la Nación, en este caso contra Patricia Benavides, con apoyo de la prensa de Odebrecht, la congresista María Agüero, camarada de Perú Libre, se da un chapuzón en su propia cascada. Ah, qué lindo. Eso es vida.

La verdad del caso Valkiria V

Fuentes confiables afirman que esta historia se inició cuando un exministro del Interior conocido como El Padrino por el personal de la DIVIAC obtuvo información privilegiada de que en la Fiscalía de la Nación se estaba gestando la denuncia constitucional contra la presidenta Dina Boluarte, el premier Alberto Otárola y otros, por los muertos en las protestas de diciembre 2022 y enero 2023.

Dos condiciones

El exministro se la entregó a VIROFER [Vicente Romero Fernández] y al premier Otárola, pero no sólo eso sino ofreció neutralizarlo, siempre y cuando se cumplan dos pedidos: que se nombre al coronel Colchado como jefe de DIVIAC y que se convenza a un congresista (de varios que estaban en la lista) de que entre en comunicaciones con el operador de la Fiscalía, Jaime Villanueva, hoy detenido.

Presión a la Fiscalía

Otárola, preocupado, según esta fuente, convenció a una congresista, bastante mediática, y entregó las comunicaciones y audios, pero solo de entrada del celular de Villanueva y no las respuestas de ella.

MÁS INFORMACIÓN: María Agüero malinterpreta artículo de la Constitución y Vanya Thais ‘dispara’ contra ella: «conchuda de m**»

Lo que buscaba Otárola –afirman– era salvarse de la denuncia constitucional. Entregaba la información, según esta versión, para que presionara en la fiscalía y los haga retroceder en la denuncia. Si Otárola coordinó con la congresista la entrega de los chat, ¿ella a quién se los dio?

Tenían poco tiempo

El premier no entregó esta información para destruir la fiscalía, señala la fuente palaciega. Pero la información llegó al coronel PNP Harvey Colchado, quien conjuntamente con su jefa, la fiscal Marita Barreto, tenían poco tiempo para armar el organigrama dizque de una organización criminal encabezada por la fiscal de la Nación Patricia Benavides, quien preparaba el cambio de Marita Barreto.

Pruebas inválidas

La operación Valkiria V tuvo por objetivo inicial, indican, darle estabilidad en el cargo a Barreto. Es decir, según fuente creíble, se juntaron los intereses de Otárola, Marita Barreto y Colchado porque todos saldrían ganando… Y para ello no dudaron en armar un expediente fiscal con pruebas no válidas. ¿Puede ser prueba válida la sola impresión de chats? ¿Se hizo pericia al teléfono de la congresista? ¿La parlamentaria entregó su teléfono? ¿Cómo es que la Policía los habría conseguido para ingresarlos a la investigación?

No hay caso

Tampoco se cita acta fiscal alguna de entrega del celular o de extracción de información que valide lo sostenido en los chats. Es más, la nula referencia a este y otros ítems en el documento judicial abre la interrogante de si los chats son producto de una violación grosera al secreto de las comunicaciones. En la misma Fiscalía se dice que no existe en la resolución judicial los documentos sobre el cumplimiento de estas garantías mínimas para que haya un caso sólido.

Vela y la conjura caviar

También se habla de un “agente especial”, supuestamente infiltrado. ¿Es cierto o es la propia congresista que se convirtió en un topo en el Congreso? ¿Por qué el juez pudo aceptar todo este paquete legalmente inválido? Esta es la madre del cordero: se refieren al juego político de los caviares y el suspendido en el cargo de fiscal coordinador de lavado de activos y del caso Lava jato, Rafael Vela, sindicado como el que tramó la conjura desde la caviarada.

Factor Taquire

“La verdad es que con Rafael Vela Barba trabaja la fiscal Luz Taquire, quien es esposa del juez Chávez Tamariz, quien es el juez que aprobó judicialmente los allanamientos, incautaciones y detención del asesor Jaime Villanueva y es el que ha admitido como pruebas de que hay una organización criminal en base a las impresiones de los chats sin corroborar con una pericia”, subraya la fuente.

¿”Agente especial”?

Además, nos informan que lo del “agente especial” es un cuento, como tampoco existe prueba del procedimiento cumplido para la figura de ese tipo “agente”. ¿O es que la fiscal Taquire se sintió obligada por Vela Barba a coordinar con su esposo juez? Son varias las preguntas que tiene que responder de esta operación Valkiria V, en especial “El Padrino” y Colchado.

Todo se precipitó

Hay más. Ahora se sabe que la fiscal Marita Barreto se habría reunido con la Fiscal de la Nación ante su anunciado cambio y le pidió un plazo hasta el 7 de diciembre. Pero todo se precipitó desde el viernes de la semana pasada. ¿Coordinó El Padrino con VIROFER sobre la denuncia constitucional de Boluarte y Otárola? ¿En la DIVIAC se ha estructurado algún caso de crimen organizado de todas las bandas venezolanas o solo ha sido orientada para temas políticos?

¿Retorno de caviares?

¿Por qué Otárola le mandó un mensaje siciliano al “Filósofo” (el asesor Jaime Villanueva) en un programa dominical? ¿Sabía del operativo contra el “Filósofo”? ¿Todo esto se debe investigar o es que se va dejar que la JNJ suspenda a Patricia Benavides y retome Pablo Sánchez la fiscalía de la Nación y, con ello, todo el poder caviar que venía siendo expulsado del aparato del Estado?

LO MEJOR DE POLÍTICA: 

Patricia Benavides: más de 11 congresistas coordinaron con Jaime Villanueva, exasesor de fiscal de la Nación

Alberto Otárola: foto es prueba irrefutable de que conoce a amiga que contrató el Estado

Ayudaron a Odebrecht y ahora se «indignan»: imputan delitos a Patricia Benavides

Mira más contenidos siguiéndonos en FacebookXInstagram, TikTok y únete a nuestro grupo de Telegram para recibir las noticias del momento.