LIBERAN A MILLONARIO GREGORIO ROJAS

LIBERAN A MILLONARIO GREGORIO ROJAS
  • Fecha Sábado 30 de Marzo del 2019
  • Fecha 5:40 am

La comunidad de Fuerabamba siempre estuvo a favor de la mina Las Bambas desde el 2004 y cedió sus terrenos para el tajo principal. En correspondencia les construyeron una ciudadela, moderna, como se puede ver en esta página y en nuestra web. Pero no solo eso sino que –la verdad sea dicha– los sobornaron con cifras millonarias. De buena fuente se sabe que por unos “corralitos”, como dice el mismo Gregorio Rojas, hoy liberado presidente de la comunidad, recibió un millón 853 mil soles. ¿Qué les parece?

CONTUBERNIO

El sirvinacuy entre el Gobierno y la Fiscalía no podía ser más claro con la liberación del dirigente comunero del entorno de Las Bambas, Gregorio Rojas. Los zurdos de todos los pelajes inventaban en estos días argumentos mil para liberarlo, si es posible junto con sus abogados “chavelos”, que menos mal siguen detenidos por presunto delito de extorsión.

JUSTICIA CONVENCIONAL

Hay un ex congresista de Abancay que incluso sacó a relucir un fuero especial que para indígenas y grupos tribales les reserva el Convenio 169 de la OIT. Nos referimos, por ejemplo, al artículo 10 de ese mamotreto de “justicia convencional” que ordena que los delitos en que incurran integrantes de dichas comunidades deban recibir sanciones distintas o menores al encarcelamiento. Qué tal raza.

TODO HA CAMBIADO

Cualquiera que haya recorrido las alturas de la serranía peruana, al margen de su belleza pétrea y natural, observará que ya no se usa, ni en Puno, los atuendos del pasado, salvo algunos ancianos en las fiestas patronales y lugareñas. Los ponchos han sido reemplazados por las casacas, los “chumpis” por las correas, las ojotas por las zapatillas, las bayetas por los jeans, los asnos o caballos por las motos, cuando no –como en buena parte de Las Bambas- por autos y camionetas 4×4.

SOMBRERITOS BAMBINOS

Es comprensible que los nativos usen sus atuendos antiguos en sus fiestas tradicionales, como en La Candelaria de Puno, pero es risible que cada vez que hay una algarada antiminera o de otro tipo, como también en Las Bambas, resulta que, sobre todo  los dirigentes y su entorno, compran de inmediato sombreritos “bambinos” (cotabambinos), que por cierto no usan en su vida cotidiana, “huaracas” truchas porque son de fibra plástica y no de lana de auquénidos…

HAY MUCHA FARSA

Claro que es toda una parafernalia que tiene mucho de farsa y cuyo objetivo es presentarse como nativos pobres, olvidados, marginados. Para tratar de remachar esa visión han construido hace poco días chozas de ichu en las márgenes de la carretera de la discordia para hacer creer que viven allí. Y una reportera de TV limeña presenta este detalle como en ejemplo de la marginación que debe soportar esa gente humilde. Ja, ja, ja…

FUERABAMBA

Con ese libreto aparentan ser menesterosos y víctimas del sistema y de las empresas mineras.  Pero la opinión pública debe saber que cada familia de la comunidad de Fuerabamba reasentada ha recibido cerca de dos millones de soles. Esto aparte de que se construyó en su nueva ciudad un colegio de US$ 16 millones, un centro de salud de unos US$ 6 millones y plantas de tratamiento de agua potable y residual de US$ 15 millones de dólares…

LUMPENBURGUESÍA

Nada de esto exime la responsabilidad de las mismas mineras que deben tener expedientes secretos de sobornos a dirigentes y operadores políticos, y favores o concesiones a una lumpen-burguesía que empieza a crecer en el entorno de las grandes minas. Menos aún puede eximirse de responsabilidad a quienes entregaron Las Bambas sin los estudios completos de impacto ambiental o a demagogos como Martín Vizcarra que ofrecieron el oro y el moro (con más de dos mil millones de soles) sin cumplir nada de nada.

Puedes encontrar más contenido como este siguiéndonos en nuestras redes sociales de Facebook y Twitter.



Top
Blume envía a tribunos proyecto para admitir demanda competencial de Olaechea

Blume envía a tribunos proyecto para admitir demanda competencial de Olaechea