MARTÍN VIZCARRA DEBE OCUPAR CELDA DE ABIMAEL
A+

En las redes sociales hay de todo, incluso humor negro. “Si Abimael Guzmán ya murió, Martín Vizcarra debería ocupar su celda y pagar con cadena perpetua por el asesinato de 200 mil peruanos”, dice “El Justiciero”, en referencia a la cantidad de muertos por la pandemia y que fue obra antes que nada del lagarto de Moquegua y del “Mengele criollo’. Pero esta Fiscalía lagarta no lo investigará, aunque este crimen serial de la pandemia califica como delito contra la humanidad, según expertos consultados.

NADIE LE CREE

¿Quién le va creer al profesor Pedro Castillo cuando afirma que su “condena al terrorismo es firme e indeclinable”, esto a razón de la muerte del cabecilla terrorista Abimael Guzmán? Si así fuera, el nuevo inquilino precario de Palacio no habría nombrado como ministro de Trabajo al ‘tuco’ Iber Maraví. Tampoco al “Majtillo” Guido Bellido (Edith Lagos lover) como titular de la PCM, entre otros especímenes que se pasean como Pedro en su casa en la administración pública, como es el caso del camarada César Tito Rojas en la misma PCM.

LUMINOSAS TRINCHERAS…

¿Quién le ha escrito ese texto en la red social Twitter al “prosor”? ¿Acaso no se acuerdan, amigos lectores, cómo es que Pedro Castillo entonaba los cánticos senderistas en las reuniones del Movadef y del Conare? “Por la costa sierra y selva/ los maestros firmes van/ /los mejores luchadores del campo y la ciudad…” Esto está en un disco de las “canciones de las Luminosas Trincheras de Combate” que fue editado en 1999 por el Movimiento Popular del Perú, un organismo generado por Sendero Luminoso y que se cantaba en las prisiones con ligeras variantes.

CONCIENCIA CULPOSA

Por eso es que desde la misma izquierda le escriben al chotano dándole sus condolencias, abrazos y “mucha fuerza para que supere este momento difícil que está pasando”, claro, por la muerte del genocida del siglo. Para esa izquierda, al menos, el ministro de Salud Hernando Cevallos se puso compungido y triste por la muerte del “camarada Gonzalo”. “Lamentable, nadie desea el fallecimiento por más delitos cometidos”, declaró esta conciencia culposa del mendocismo y el aranismo de nuestra izquierda criolla y antiminera. Después trató de desdecirse.

ESTÁN EN EL PODER

Ante tamaña concesión a los criminales de la más baja ley, la mayoría aplastante de voces de la sociedad, la política y la cultura no le han dado ningún tipo de concesión al malnacido fundador del senderismo. Augusto Thorndike, con humor fino, dice que no lamenta esa muerte porque un monstruo capaz de cometer esas atrocidades no merece perdón. “Que sirva para que el Perú despierte de la pesadilla que está viviendo. Los hijos ideológicos del ‘presidente Gonzalo’ están en el poder”, afirma. Cierto. Buena gringo.

¿UN TITÁN?

Estos neosenderistas que están en el poder -incluido Vladimir Cerrón- solo se regodeaban en secreto leyendo las proclamas de la bases del Movadef, como el de Junín, que ha sacado un comunicado con este titular: “Honor y gloria al Dr. Abimael Guzmán Reinoso”. “Ha partido a la eternidad un titán del pensamiento y la acción, el más grande de nuestros tiempos, de quien sus profundos versos bebieron los comunistas, revolucionarios y los pueblos del mundo”, empieza un texto que huele a carta de sujeción ante un cadáver.

EL PESO DE UNA MUERTE

“Convertir el dolor en fuerza es lo que él [Abimael Guzmán] hubiera querido. ‘Aunque la muerte llega a todos, puede tener más peso que la Cordillera de los Andes o menos que una pluma’”, añaden. Y la del genocida dicen que tiene el peso de la cordillera. Claro. Tiene ese peso por la cantidad de delitos y crímenes contra los pobres de la ciudad y el campo, como los crímenes contra niños nativos de nuestra selva. Así que estos asesinos seriales deben lavarse la boca o las manos ensangrentadas antes de hablar o escribir. Así de simple.

REACCIÓN TARDÍA

Motivado por las fuertes críticas a varios ministros del actual gobierno, el cuestionado Íber Maraví, titular de la cartera de Trabajo y Promoción del Empleo, no tuvo mejor idea que, varias horas después, retuitear el mensaje del profesor Pedro Castillo y acompañar lo escrito con una frase: “Clara posición del presidente, la cual suscribo plenamente”. Al parecer, la muerte del genocida más grande de la historia del Perú le habría provocado sentimientos encontrados.

COMBATIR IDEIOLOGÍA

Mientras se hacía pública la muerte del también denominado “Cachetón”, por el Grupo Grupo Especial de Inteligencia (GEIN), que precisamente lo capturó hace 29 años, estos héroes de la democracia se encontraban en una reunión de conmemoración en el local de la Dircote. Todos coincidieron que la muerte de Guzmán Reinoso no es el fin de su ideología, la misma que se debe combatir desde el hogar y las escuelas.

Para más información, adquiere nuestra versión impresa o suscríbete a nuestra versión digital AQUÍ.

Mira más contenidos siguiéndonos en FacebookTwitter Instagram, y únete a nuestro grupo de Telegram para recibir las noticias del momento.