Ni un pelo de vergüenza

En los últimos decenios no hemos visto un nivel de bajeza moral y cultural como la exhibida por el ministro de Cultura, Alejandro Salas, quien en ‘Panorama’ dijo este domingo que Pedro Castillo tuvo “buena voluntad” al hacer su tesis [plagiada] de maestría y que por nada del mundo debería renunciar, más si solo hay “errores”.

Qué tal insulto al sentido común. Salas añadió que si demuestran el plagio de Castillo, “todititas las tesis, de todas esas promociones, estarían supuestamente en falta y esa universidad no estaría calificada para dar títulos y menos maestrías”.

ESCARABAJO POLÍTICO

En círculos palaciegos siguen voceando tres nombres para completar los últimos parches al gabinete ministerial. Primero, al oportunista Ricardo Belmont que, del capitalismo puro y duro de quien fuera el broadcaster finisecular de la TV peruana, se pasó al antaurismo levantisco y de aquí se impulsó, sin mucho esfuerzo, a Perú Libre en su ala cerronista. Nadie entiende esta metamorfosis de escarabajo kafkiano. Solo él y ahora el “prosor” Pedro Castillo.

CATANA A DUBERLÍ

El cusqueño Máximo San Román es otro hueleguiso palaciego que sueña con el premierato. Y le sigue, en orden de prelación, el peso mosca Duberlí Rodríguez Tineo, extitular de la Corte Suprema, quien habría pedido unos días para sopesar si corre el riesgo de asumir la pesada mochila que le dejaría “Muchachito tonto”. Juega en su contra la catana que le dio el liberal Lucas Ghersi, en una emisora oficialista, en un debate sobre la asamblea constituyente.

VAMOS AL MINDEF

Si para la PCM el menú es escaso, para ser ministros sí que hay una guerra de guerrillas en todos los sectores. Es el caso del general de brigada (r) Miguel Reyna Bazalar, quien acaricia ponerse el fajín del codiciado Ministerio de Defensa. Recordemos que este oficial pertenece a la promoción 1984 de Ollanta Humala, quien lo habría favorecido en el ascenso, lo que después le posibilitó ser inspector general del Mindef desde septiembre de 2021 a abril de 2022.

INCERTIDUMBRE EN EL TC

Al cierre de la presente edición, es difícil predecir quiénes de los seis candidatos finalistas a magistrados del TC (Francisco Morales Saravia, Gustavo Gutiérrez Ticse, Helder Domínguez Haro, Luz Pacheco Zerga, Manuel Monteagudo Valdez y César Ochoa Cardich) alcanzarán los ansiados 87 votos requeridos por el pleno del Congreso para integrarse al órgano supremo de interpretación y control de la constitucionalidad en el país.

ELECCIÓN POLÍTICA

Hoy tratarán de evitar el fiasco de no elegir a nadie, como sucedió en junio del 2021 cuando Fernando Calle Hayen, que ocupaba el primer lugar del concurso de entonces, solo sacó 6 votos a favor, 80 en contra y 8 abstenciones. Ahora se buscan fórmulas para sortear la ley 31031 del lagarto Vizcarra, denominada pomposamente “para garantizar la elección meritocrática y transparente de magistrados del TC”. Ja, ja, ja. Esta es una elección antes que nada política.

ES POSIBLE

Dicha norma indica, en el inciso 6 del artículo 8, que debe votarse por cada uno de los candidatos de manera individual y en el orden de calificación obtenida en la evaluación. EXPRESO ha tomado conocimiento de que los miembros de la fenecida comisión evaluadora plantearán al Pleno votar en bloque, es decir por los seis al mismo tiempo. Son partidarios de esta propuesta Renovación Popular, Fuerza Popular, Avanza País y la acuñista APP. Si se suma Somos Perú, Perú Libre y un sector de Acción Popular, se puede conseguir los 87 votos.

ORDEN ALFABÉTICO

De no prosperar la propuesta –sea en Junta de Portavoces o en el Pleno- por terquedad de la izquierda, y mantenerse la votación individual, quienes vayan saliendo elegidos reemplazarán a los actuales tribunos en orden alfabético y no por antigüedad. Es decir, chau Ernesto Blume, Eloy Espinosa-Saldaña, Marianella Ledesma, Manuel Miranda, Carlos Ramos y José Luis Sardón. Pero esto implicaría que solo se elegirían a lo mucho a tres magistrados. Plop.

¿MEME DE SUNEDU?

Los caviares viven de los tontos útiles. El reciente comunicado de un grupo de universidades, entre las cuales aparece una fantasmal “asociación de universidades nacionales”, parece un meme confeccionado por la Sunedu. ¿Dónde se ha visto una asociación de ese tipo sin San Marcos, la decana, o compuesta solo de un grupete de seis universidades? La caviarada no tiene sangre en la cara.

GRINGOS PATEAN EL TABLERO

El reputado estudio de abogados White & Case LLP de Nueva York, que venía patrocinando al Estado peruano en la demanda arbitral que presentó Gramercy en el marco del TLC con USA, abandonó el caso a días de emitirse el laudo final de los bonos agrarios que por más de 50 años le deben a los propietarios de tierras expropiadas por la reforma agraria velasquista.

Mira más contenidos siguiéndonos en FacebookTwitter Instagram, y únete a nuestro grupo de Telegram para recibir las noticias del momento.