Nuevos pulpines siguen jaqueando cuentas
A+

Los nuevos pulpines o tiktokers siguen causando estragos en las redes. No contentos con anular las de Beto Ortiz, causando el efecto contrario de levantar su rating, ahora se han lanzado contra las redes del biólogo molecular y científico Ernesto Bustamante, quien puso en jaque al vizcarrismo en asuntos del Covid-19. También atacaron el Twitter del almirante José Cueto Aservi. Tranquilos, muchachitos. Ya pasó la etapa más cálida de la fiebre.

CONJURA CONTRA EMPRESAS
Vayamos hoy, en este polidato, por temas cotidianos y locales. Por donde transitemos, observamos que en el Perú de hoy hay una conjura de los poderes del Estado, incluidos gobiernos locales, contra la empresa y las iniciativas privadas. Pasamos por el Barranco turístico y observamos que el municipio ha ordenado la clausura de varios complejos comerciales con licencias de funcionamiento vigentes. ¿Qué es esto? ¿La ley de la selva?

SE ZURRAN EN EL PJ
Vamos a poner un solo ejemplo: el caso de la concesión Bordemar, en la playa Las Cascadas, donde hay varios establecimientos, incluidos restaurantes, que dan empleo a más de 600 trabajadores. Pero no obstante que tienen (por precaución y problemas que no vienen al caso detallar) medidas cautelares en su favor desde el año 2014, tanto para su actividad administrativa como operativa, resulta que el alcalde se ha zurrado en estas medidas judiciales y las ha cerrado.

“EFECTO SUSPENSIVO”
Claro que desde el municipio, donde manda el alcalde acciopopulista José Rodríguez, el mismo que fue descubierto in fraganti llevándose las bolsas de víveres de donaciones por el coronavirus a su casa, se cometen estas fechorías en áreas tan vitales como es nuestro alicaído turismo interno. Allí dicen que han tomado esas medidas porque el municipio ha apelado a las cautelares “con efecto suspendido”. Y el muy bandido ha suspendido las actividades pro turísticas.

ATENTAN CONTRA REACTIVACIÓN
Los afectados han sido varias empresas y otros emprendimientos que también están en torno a World Entertainment & Comunications S.A.C. y de la firma GD Group SA, encargada esta última de desarrollar un complejo turístico de primera categoría. Pero nada puede hacer en cuanto a sus proyectos de restaurantes, bares, galerías, discotecas, entre otros servicios afines. ¿Quién o quiénes son las autoridades competentes para poner coto a este tipo de trapacerías que atentan contra la reactivación económica?

QUIÉN LOS ENTIENDE
La historia es larga. La contaremos en otro momento. Si las medidas cautelares están vigentes, ¿se puede parar la actividad empresarial con argumentos de que las cautelares han sido apeladas “con efecto suspensivo” y sin que haya pronunciamiento expreso de un juez? Por lo demás, ¿acaso no es cierto que la misma municipalidad autorizó el funcionamiento de dichos complejos? ¿Quién entiende a estos burócratas?

GERONTOFOBIA
En los últimos meses, sobre todo en tiempos de pandemia, se ha observado una creciente gerontofobia –una suerte de aversión a las personas de la tercera edad– incluso como una especie de política de Estado. Qué vergüenza. Eso se ve no solo en los confinamientos de las cuarentenas sino hasta en los municipios, como el de San Borja. Y es que hemos recibido una queja dolida de la colega Betsy Recabarren, quien vive sola y no puede moverse de su domicilio por un linfedema secundario que ha anulado una de sus piernas. Y en esa situación quieren obligarla a que cancele sus deudas en el mismo municipio y no en los bancos, donde ella podría hacerlo a duras penas.

INSENSIBLES Y ABUSIVOS
Pero no solo eso, sino que Recabarren logró firmar un contrato de pago con fraccionamiento tributario que ella ha venido cumpliendo, pero tuvo un pequeño bache en la pandemia. Ese fue el pretexto de los inflexibles burócratas de San Borja para rescindirle el contrato, haciendo caso omiso a las directivas del mismo gobierno de apoyar a la ciudadanía en materia tributaria. Y pareciera que es el pretexto de una seguidilla de medidas coactivas con el claro propósito de dejarla sin vivienda a la periodista. Insensibles y abusivos.

TAMBIÉN EN MAGDALENA
Una última de los municipios. Hace más de cinco meses una Asociación de Propietarios de la Residencial Sucre, de la cuadra 10 de la avenida Sucre del distrito de Magdalena del Mar, hizo llegar sus quejas a Fiscalización de esta comuna, dirigida por Susel Paredes, solicitando una evaluación de daños y perjuicios que viene ocasionando una constructora china en dicha residencial. Hasta ahora no se oye padre. No cumplen con sus obligaciones, pero son buenos para pedir votos en tiempos de campaña.

OTRO MENGELE
Paradojas de la vida. El jefe del Comando Covid del Cusco, un médico que responde al nombre de Pablo Grajeda, era uno de los más furibundos partidarios de las cuarentenas rígidas, y, como tal, enemigo jurado de todo lo que signifique la actividad económica. Pero en días pasados Grajeda ha sido el principal incitador para que los muchachos de la Ciudad Imperial salgan a manifestarse “por la democracia”. ¿Se olvidó del “distanciamiento social” y del virus?

Para más información, adquiere nuestra versión impresa o suscríbete a la versión digital, aquí.

Puedes encontrar más contenido como este siguiéndonos en nuestras redes sociales de Facebook y Twitter.