POR FIGURETTI HUMILLAN A SAGASTI
Francisco Sagasti / EL FOCO.
A+

El sobredimensionado Francisco Sagasti se quiso robar el show del 28 de julio y el tiro le salió por la culata: hizo el ridículo. Quiso entregar la banda en plena ceremonia y la tuvo que hacer a un funcionario de cuarto nivel. ¿Mezquindad? No. Simplemente cumplir con la normativa, como lo ha aclarado la Oficialía Mayor del Congreso. Lo que sucede es que a Sagasti se le advirtió que desde el 26 de julio ya no era congresista y por tanto no era encargado de la presidencia. Como tal tuvo que haber entregado la banda presidencial el 27 y ni siquiera debió asistir al Te Deum.

ACLARAN A CAVIARES

Sobre el papelón de Francisco Sagasti, quien no debió estar usando una banda presidencial que ya no le correspondía, los caviares salieron a defenderlo afirmando que Valentín Paniagua le entregó la banda presidencial a Carlos Ferrero. Lo que no dicen estos zamarros es que para que eso sucediera hubo una ley expresa, la Ley 27508, que facultaba al entonces presidente Paniagua a hacerlo para evitar el vacío de poder. Eso lo aclararon, con leyes en mano, Vitocho García Belaunde y Juan Sheput.

SIN ANESTESIA

Todo indica que el del profesor Pedro Castillo no fue un mensaje presidencial sino una declaratoria de guerra a la mitad del país que no votó por él. Nos referimos a la Asamblea Constituyente que la lanzó, sin anestesia, desde su juramento. Como no vamos a hacer hígado, por ser Fiestas Patrias donde hay poco que festejar, y para algunos nada, ahora está claro que la “legalidad burguesa” no los va a detener.

LAS MASAS…

Por lo que se ve, la batalla ya no es solo legal sino política. Entonces, tiene sentido el contrarreferéndum para prohibir toda reforma constitucional por la vía de la Asamblea Constituyente. Si la batalla es política, como diría don Rafael Belaunde, “las masas se combaten con las masas”.

COMO EL LAGARTO

Al margen del diagnóstico sectorial, en que se podría estar de acuerdo en algunos ministerios, tampoco se puede callar que las únicas propuestas concretas fueron burocráticas, por ejemplo crear el nuevo ministerio de ciencia y tecnología, que incrementará el gasto público. La otra propuesta fue ofrecer plata como cancha para los gobernadores regionales y alcaldes buscando su apoyo, al mismo estilo del Lagarto Vizcarra.

MÁS IMPUESTOS

Empezó pues el carnaval, claro, con una demagogia compulsiva que se vio en las ofertas para crear puestos de trabajo temporales y repartir dinero público. Pero nada sobre la inversión. Y, de paso, esto sí es peligroso, amenazó a sectores específicos, deslizando crear más impuestos contra la pesquería, anular los contratos de las mineras, revocar las concesiones, etc. etc., etc.

AMENAZA A LOS MEDIOS

También amenazó abiertamente a los medios de comunicación con dirigir la publicidad estatal solo a los de provincias y las redes. ¿No sabe este señor que la contratación pública tiene reglas? ¿El Presidente puede darle la publicidad a quien se le ocurra? ¿No estamos ante una grave amenaza a la libertad de expresión? Hablen guaripoleras que propiciaron este desmadre.

OFENSA DIPLOMÁTICA

Y también desde el saque, Castillo culpó a España de nuestras desgracias. En este punto fue más que descortés con el rey Felipe VI que estaba presente como invitado. Con el añadido que ignoró a Colombia en sus menciones, estando el presidente Iván Duque en el hemiciclo. Lo primero, obvio que es una ofensa diplomática y lo segundo una grave omisión.

¿IGNORANCIA O ARROGANCIA?

Finalmente, el paroxismo de la demagogia llegó cuando dijo que se negaba a gobernar desde “el Palacio de Pizarro”, edificio que entregaría al “ministerio de las culturas”. ¿Nadie le dijo que el término es solo metafórico? El Palacio de Gobierno, de estilo neoclásico, fue diseñado en 1926 por el famoso constructor polaco Ricardo Malachowski e inaugurado por el mariscal Óscar R. Benavides en 1938. ¿Demasiada ignorancia o arrogancia atrevida?

LA RESPUESTA

Por eso Víctor González, diputado por Salamanca en España,ha respondido señalando que “los peruanos hoy han tenido que escuchar a su presidente que les ha prometido un futuro lleno de comunismo y rituales paganos”. “Ha omitido la barbarie prehispánica, los niños sacrificados, los pueblos esclavizados y ha llamado al virreinato colonia. Virreinato como los que había en la península ibérica. Unos territorios unidos, mestizos, llenos de prosperidad y ley”.

Para más información, adquiere nuestra versión impresa o suscríbete a nuestra versión digital AQUÍ.

Mira más contenidos siguiéndonos en FacebookTwitter Instagram, y únete a nuestro grupo de Telegram para recibir las noticias del momento.