Rafael López Aliaga ‘Porky’ se enfrenta a ‘barrabás’ Gustavo Gorriti

No se guardó nada sobre el periodista.


En un alto a sus correrías contra Rutas de Lima, el alcalde de Lima, Rafael López Aliaga, fue consultado sobre las confesiones de Jaime Villanueva y el caso Lava Jato.

“De [Rafael] Vela tengo mejor opinión porque lo conozco desde Chiclayo, pero de Pérez tengo una pésima opinión. En Estados Unidos a Odebrecht le pusieron una multa de 3,500 millones de dólares y, en Perú, 650 millones [de soles]. Se está viendo que Gorriti es el gran titiritero, ¿no?”, respondió “Porky”.

Cuerneros

El escándalo de las declaraciones de Jaime Villanueva, asesor de la fiscal de la Nación suspendida Patricia Benavides, había copado con tal fuerza el panorama político que hasta un partido que languidecía, como el Apra, de pronto revivió de sus cenizas.

Ante tales peligros, desde Palacio y los servicios secretos, influenciados por el caviaraje, empezaron a armar distractivos y psicosociales desde el domingo pasado, usando a cuerneros la farándula: Pamela Franco, Christian Cueva y Christian Domínguez.

Grosero psicosocial

Ese fue el primer ensayo. Pero como no funcionó lo suficiente, fueron más allá, como se ha visto la madrugada de este jueves cuando los medios sacaron el primer gran psicosocial del año: el “allanamiento” de la casa de la fiscal Benavides, con el empuje de La República, que se ha prestado para esta jugarreta grosera, como precisa Jorge del Castillo en sus redes.

Una hora después se aclaró que se trataba de la vivienda de Karin Janet Marengo Núñez, esposa del comediante Jorge Benavides. Pero el daño ya estaba hecho.

Morán y su piquichón

Para entonces ya habían conseguido su objetivo. Las redes sociales –que ahora pesan más que nunca– ya estaban las nuevas tendencias, sean de los amantes de la chica Pamela o del comediante Benavides.

El tema de las confesiones explosivas de Jaime Villanueva había pasado a segundo plano, al menos en las redes. Buena “Chicho” Mohme. Buena general Carlos Morán y su piquichón Harvey Colchado.

Le jalan la alfombra

Entretanto Gustavo Gorriti, a quien ya no volveremos a llamarlo “judío maravilloso” para no herir las susceptibilidades de la colonia judía en el país, respiraba un poco aliviado, pero he ahí que la linajuda familia Miró Quesada, dueña de El Comercio, le jalaba la alfombra en el Ipys, una ONG de medios que era la única que salía en defensa irracional del susodicho.

Gonorritis

Claro. Solo que estos coleguitas que sufren de gonorritis ahora asumen poses de imparciales olvidando adrede que Gustavo Gorriti fue presidente del Ipys en el año 2010.

Pero ahora tienen el cuajo de señalar que su asociado no ha cometido ningún delito. Era y es –dicen– una conciencia virginal a toda prueba.

Del mismo pozo

Que graciosos estos caimanes del mismo pozo. ¿Eso quiere decir que la injerencia externa o el hecho de tener un escritorio para revisar expedientes reservados por parte de Romina Mella del IDL en el despacho de José Domingo Pérez no es un presunto delito? ¿Está en el territorio de la libertad de prensa el dirigir una investigación fiscal, como opinan Carlos Caro Coria al referirse a la eventual actividad de Gorriti en los casos Cócteles y el de Alan García?

Lo echaron

Hemos llegado a un punto límite en que los caraduras quieren establecer los nuevos linderos de la delgada línea roja hacia el delito. No señores. Por lo demás, no está mal que los de El Comercio lo hayan echado al gorritiano (quien anda como perro apaleado en su casa de Miraflores) en el caso de un comunicado de Ipys.

Diversionismo político

Pero el caviaraje aún le es fiel y hasta estarían dispuestos a sacrificar a su lagarto Vizcarra, que les dio mermelada por millones, con tal de mantener a salvo al titiritero Gorriti, que es la garantía para que Odebrecht siga haciendo de las suyas en el Perú.

MÁS INFORMACIÓN: Rafael López Aliaga apunta contra Gustavo Gorriti por ser «el gran titiritero» del Ministerio Público

Es la garantía para la continuidad de un diversionismo político y mediático para tratar de hacer creer a la ciudadanía que no es Odebrecht el enemigo, sino Keiko Fujimori y el aprismo. ¿Verdad “Salatiel” Lúcar?

Bien Álvarez Rodrich

Pero en el terreno social y mediático toda unanimidad es engañosa. Por eso es que en #HoraYTreinta, el actual presidente de Ipys, Augusto Álvarez Rodrich, señaló que el Ministerio Público “es una institución que está podrida”. Ya más antes mandó al cadalso a Rafael Vela y José Domingo Pérez. Vale.

Moraleja

Así como en la genética o la biología molecular algún virus se escapa de un laboratorio, tal vez chino, y sale una pandemia como la del Covid-19 que se vuelve incontrolable, así también en la vida cotidiana, como la de Patricia Benavides, fiscal de la Nación suspendida, ha sucedido algo parecido. Con tal de expectorarla del cargo, sus enemigos han echado mano a un alto asesor de ella, Jaime Villanueva, quien con cada declaración suya demuele principalmente a Rafael Vela y al fiscaloco Pérez, amén de tenerlo en jaque al perro apaleado.

La venganza

A Jaime Villanueva lo han engrilletado y humillado, lo han amenazado –Vela y su pandilla– con encarcelarlo si no incriminaba a Patricia Benavides.

Y vaya que el humillado al verse traicionado ha puesto la puntería en ellos, sus viejos camaradas de izquierda, porque el “Filósofo” Villanueva era de las huestes de Verónika Mendoza (Juntos por el Perú) para ser más precisos. La venganza se come en plato frío.

LO MEJOR DE POLÍTICA: 

Congresistas piden adelantar legislatura tras revelaciones de Jaime Villanueva

Pedro Castillo: SAC aprueba denuncia contra expresidente por decreto de inmovilización obligatoria

José Cueto: Estado de emergencia funcionará cuando las Fuerzas Armadas tomen el control total

Mira más contenidos siguiéndonos en FacebookXInstagram, TikTok y únete a nuestro grupo de Telegram para recibir las noticias del momento.