¿Y LA MASCARILLA, HERMANÓN?
A+

Muy contento se le vio, en esta Navidad, a Ricardo Belmont con Milagros Juárez, joven candidata al Congreso por UPP que maneja una agenda provida. Podríamos decir que nos sorprende que no usen mascarillas, como recomendaba todos los días el exinquilino de Palacio, Martín Vizcarra, pero últimamente, ni los ministros están en esa onda. Ojo que el “Hermanón” es población vulnerable, y tiene que cuidarse más que su copartidaria.

SALUDOS PARA TODOS

En este día no se nos ocurre criticar a nadie, con o sin razón. Queremos saludar a todos, en especial a nuestros lectores que hacen posible que EXPRESO se lea cada vez más. A nuestros fieles anunciantes, a los canillitas, en fin, a todos nuestros amigos y a los hombres y mujeres de buena voluntad, a quienes Jesús, el Nazareno, amó y se sacrificó por ellos, por nosotros.

ESTAMOS CON ELLOS

No solo saludamos sino que nos ponemos en los zapatos de miles o millones de compatriotas que han pasado una Navidad triste o simplemente no la han tenido. Y es que en la Gran Lima y en ciudades como Trujillo se ha multiplicado la mendicidad. Es una tragedia, una marca, o una “deuda social” como llaman los curanderos sociales que no debemos obviar u olvidar. Son pues la nueva legión de los olvidados de la Tierra y las secuelas del virus maldito.

SALGAMOS TODOS

Saludar también a los empresarios, a los políticos, a las autoridades, al presidente Francisco Sagasti, a su equipo de Gobierno, en la esperanza de que salgamos todos de este atolladero en que —por desgracia— la calle manda, en que las reivindicaciones, incluido las justas, se pretenden conseguir a costa de tomas de carreteras y chantajes que en el fondo son políticos. Eso, por cierto, no va con el espíritu de estas fiestas.

SU VÍA CRUCIS

Obviamente también queremos saludar a los trabajadores del campo, sobre todo de la agroexportación, a los pasajeros de las vías tomadas que viven su propio vía crucis, a los sacrificados policías que hacen lo imposible para recuperar la paz y el orden perdidos. Para ellos, en especial para los heridos, nuestra solidaridad, nuestro cariño, nuestro apoyo.

CON LA MARINA

También nuestro cariño y saludo especial, más allá de las Fiestas Pascuas, a los padres y deudos del oficial de la Marina de Guerra del Perú, Gustavo Manuel Valladares Neyra, muerto en el Vraem por culpa de los malvados. Y por extensión, nuestras nuevas condolencias al arma de Grau, por la pérdida de este verdadero héroe del Bicentenario que la antipatria pretende sepultar en el olvido. No pasarán.

UNA PANDEMIA…

Patria sin paz, sé la novia de todos, porque en todos estoy en esta hora, decía el poeta. Ese es el espíritu —más allá de las ideologías— que está en todos, en especial en los niños, incluidos los que no han tenido regalo en estos días malsanos en que una epidemia corroe nuestras entrañas y hasta nuestro tejido social. Pero la fe colectiva en el futuro del país y de nuestros hijos es férrea, es invencible.

NUEVOS DERROTEROS

Ya vendrán tiempos mejores, amigos, incluso electorales. De eso no hay duda. Un Gobierno mejor, porque todo es perfectible; un Congreso más juicioso, más técnico, menos populista; una Judicatura más justa, alejada de la politización de la justicia y de su correlato que es la judicialización de la política. Un poder electoral que no sea la prolongación del poder político. Y que el nuevo año que se avecina nos lleve, amigos, por estos derroteros, por esas nuevas metas, unidos todos, como en las navidades ideales.

LOS SUEÑOS NACIONALES

Cuando esa hora llegue, cuando se respeten los poderes el Estado, cuando se haga caso a la ley, cuando se respeten las generaciones y los mismos géneros humanos; cuando nuestro esfuerzo y trabajo incorpore la ciencia y la tecnología a un agro serrano secularmente improductivo; cuando nuestros recursos naturales sean preservados, sobre todo en la selva, para que no haya crímenes ecológicos como los de Madre de Dios… Cuando esa hora llegue, aunque parezca utópico, los sueños nacionales se habrán realizado.

BUROCRACIAS PARÁSITAS

La riqueza obviamente será mejor distribuida, los “espacios” de los coimeros y mentirosos irán desapareciendo, por obra de una nueva conciencia que parte del hogar, luego de la educación, y de una revolución en la administración racional de un Estado ultramoderno y eficiente. En tales circunstancias, nuestros hijos ya no pagarán deudas externas interminables, como las que paga nuestra generación, o en todo caso asumirán créditos, sí, pero no para pagar a burocracias parásitas (gasto corriente le llaman) sino para el desarrollo y el bienestar del futuro.

JESÚS DE NAZARET

Las grandes utopías se concretan, muchas veces, después de las grandes crisis, de las grandes tragedias, como la del coronavirus. Y en ese derrotero, la figura de Jesús de Nazaret ha sido y es, por más de dos milenios, el élan, el alma, el impulso para lograr nuestros sueños porque es el más poderoso mesianismo religioso de todos los tiempos. Esto, simplemente, porque el suyo es un mensaje de amor, de solidaridad y de apoyo a lo que arriba hemos llamado los olvidados de la Tierra.

Para más información, adquiere nuestra versión impresa o suscríbete a la versión digital, aquí.

Puedes encontrar más contenido como este siguiéndonos en nuestras redes sociales de Facebook y Twitter.