Zenaida Solís ya invocó a Mora que no juramente si sale elegido

Zenaida Solís ya invocó a Mora que no juramente si sale elegido
  • Fecha Sábado 18 de Enero del 2020
  • Fecha 12:40 am

En vez de cerrar el pico y pedir perdón después de haber molido a golpes a su esposa, Daniel Mora le ha dicho al amoratado Julio Guzmán que es un desleal porque le había informado del lío judicial. En reserva, también le habría recordado que él, Mora, organizó los “equipos morados” y que ahora pasarían a manos del investigado del caso Lava Jato, Marco Zeballos, y de Francisco Sagástegui. Hay más, Zenaida Solís ya invocó al pegalón que no juramente si sale elegido.

LOS ‘VOTOS PROBLEMA’

Un fantasma recorre Palacio y las tiendas de las izquierdas. Es la constatación de que los votos blancos, viciados y nulos suman más del 60 % en el electorado. De inmediato las guaripoleras del régimen, empezando por un “constitucionalista” y activista en RPP, han encendido las alarmas: Señores, refriegan, hay que ir a votar en “forma responsable”, pero voten por favor para impedir que se anulen las elecciones, si acaso aquellos ‘votos problema’ llegan a los dos tercios, es decir el 66.6% de los electores. Si eso sucede, se anulan las elecciones y vuelve el Congreso disuelto. Ay, mamacita.

CHIRIMAYUNI

Falso y políticamente inviable porque la salida técnica y legal es que las autoridades vuelvan a convocar a nuevas elecciones, según la Constitución. Y se acabó el problema. O llegar a un acuerdo para adelantar las elecciones generales, aunque el moqueguano no va a querer por nada del mundo por el terror que tiene a ser investigado en infinidad de casos, empezando por los de su tierra: Hospital de Moquegua, Chirimayuni, Pasto Grande, etc., etc., aunque ya los hayan archivado.

POPULISMOS BURDOS

El fantasma de los votos problema también se debería a que en los dos debates organizados por el Jurado Electoral no hubo ideas saltantes y se redundó más de la cuenta en torno a las promesas de erradicar la inmunidad parlamentaria y rebajar el sueldo de los legisladores. ¿Pero acaso no fueron los voceros políticos del gobierno en el Congreso pasado –Gino Costa, De Belaunde, Glave, Huilca, ‘Peladinho’ Arce y otros de escasas neuronas– los que elevaron estos populismos burdos a la categoría de programa mínimo y máximo? Obvio.

TODOS CONTRA TODOS

Esta campaña desabrida, sosa, hecha a la ligera, mejor dicho a la medida de la capacidad y necesidades de Martín Vizcarra, se ha convertido en un valle de lágrimas para los voceros mediáticos del vizcarrismo. Todos están asustados por los votos blancos, nulos y viciados, con la particularidad de que este último se lamenta que la campaña termine en un “encono de todos contra todos”. Es más, añaden, sin un consenso mínimo, con más fragmentación, radicalizados y vaciados de contenido… En consecuencia, son elecciones que “no funcionarán como un impulso democrático”. Ja, ja, ja.

18 DE BRUMARIO

¿Qué esperaban después del golpe de Estado o del 18 Brumario de nuestro Luis Bonaparte chicha llamado Martín Vizcarra? Si cuadros de la talla de Martha Chávez, Juan Sheput, Alberto Beingolea o veteranos del pleistoceno político, como Enrique ‘Chaparrón’ Fernández, no lograron darle brillo a la campaña en el debate de este jueves, no hay que esperar mucho de los resultados de las elecciones del 26 de enero, aunque hayan decisiones aluvionales de última hora. Y es que todo lo que empieza mal, termina mal.

NUESTRA LIBERTAD

Describir esta realidad no es presagiar ningún “apocalipsis electoral” sino simplemente dar cuenta de un dato de la realidad. Y sobre la base de esas y otras constataciones, los ciudadanos pueden votar como les dé la reverenda gana: votar por Acción Popular, Fuerza Popular, APP, los morados moreteados o las izquierdas extraviadas, entre otros. Y si quieren también lo pueden hacer, al estilo de los indignados, en blanco, nulo o viciado. O simplemente no votar y pagar su multa. Y no pasará nada. No necesitamos que las guaripoleras nos presionen. Es parte de nuestra libertad orgullosa y completa.

MORALINOS

Estas elecciones, además, han tenido un contenido seudomoralista y huachafo nunca antes visto. Y en el proceso, proliferaron “científicos sociales”, sobre todo de la Católica, predicando sobre la estructura y el funcionamiento de los partidos, como en la comisión de reforma política encabezada por el notable Allan Wagner. Tenía razón Mauricio Mulder cuando sonreía y decía qué podían saber de militancia partidaria quienes nunca en su vida han militado. Igual ahora con el Jurado Electoral: ¿Por qué no han rescatado nada de nuestra rica tradición de debates y polémicas de candidatos antes tan esperados? No solo es el estúpido formato, señores. Sobre esto volveremos.

Puedes encontrar más contenido como este siguiéndonos en nuestras redes sociales de Facebook y Twitter.



Top
Prima de Nadine blindó a Odebrecht

Prima de Nadine blindó a Odebrecht