Adriana Tudela: «Es nuestro deber cuidar el dinero del contribuyente» [ENTREVISTA]

Lo que queda clarísimo es que hay grupos interesados en que no se dé un debate, afirma congresista de Avanza País.


Se ha generado una campaña sucia en tu contra por este proyecto de ley que has presentado que baja al 50% los subsidios al cine nacional.

¿De qué trata tu iniciativa?

Este proyecto busca introducir criterios de competencia, de igualdad ante la ley y de eficiencia en el gasto en la ‘Ley del Cine’, que es una ley que debería promover la industria cinematográfica y convertirla en una industria que sea dinámica y competitiva, pero que se ha limitado a entregar subsidios.

Lo que yo estoy planteando es ponerles un tope a los subsidios, pero generar también nuevas fuentes de financiamiento, a través de incentivos tributarios, para que la empresa privada tenga incentivos para invertir en la industria del cine.

Asimismo, se dan facilidades para que vengan producciones desde el extranjero a utilizar el Perú como lugar de filmación, lo cual genera una serie de beneficios y hace más dinámica la industria nacional.

Muchos liberales te calificamos como demasiado generosa, más bien, porque igual mantienes el 50% de subsidios a las películas nacionales.

Es cierto, yo no estoy, como han dicho falsamente quienes me atacan de manera desmesurada, eliminando los subsidios. Yo estoy planteando ponerles un tope a los subsidios porque tiene que haber incentivos a buscar nuevas fuentes de financiamiento, para abrir la cancha y que haya mayor competencia.

Sin embargo, estos desmesurados ataques que he recibido por el simple hecho de presentar un proyecto, que todavía tiene que someterse a debate, tienen la intención de zanjar el debate antes de que empiece.

Has tocado carne.

Es evidente que los gremios que han iniciado esta campaña de ataque no quieren ningún tipo de recorte en los subsidios que reciben al día de hoy. No quieren ni siquiera debatir sobre cómo se está manejando el presupuesto y cuáles son los efectos que está teniendo de manera efectiva y real en la industria.

A mí me llama mucho la atención que me critiquen de querer abolir el cine, de no ser democrática, cuando la ley que tenemos actualmente nace de una conversación entre estos gremios y el Gobierno de Martín Vizcarra luego del cierre del Congreso.

Es decir, la ley que tenemos hoy no ha sido producto de un debate abierto y transparente.

¿Vizcarra aprobó la ‘Ley de Cine’, vía decreto de urgencia, después de cerrar inconstitucionalmente el Congreso?

En el Congreso se llegó a un dictamen, que fue sometido a votación en el Pleno, y fue aprobado en primera votación; sin embargo, no se exoneró de segunda votación, la cual no se llegó a dar. Es decir, el proyecto no fue aprobado en el Congreso. Luego de eso, Vizcarra cierra el Congreso y, un mes después, sale publicado este decreto de urgencia con la ley actual, que sí tenía algunos cambios respecto al texto que se había estado debatiendo y que se aprobó en primera votación en el Congreso de la República.

También se te critica de no haber conversado con los gremios, pero ya sabemos cuál es su posición: subvención total a sus películas.

La posición de los gremios yo la tengo clara, es la posición que está plasmada en la ley vigente, y me queda claro que va a haber resistencia por parte de los gremios cuando lo que se está planteando es ponerles un tope a los subsidios. No me sorprende que haya resistencia frente a una propuesta que busca alterar el statu quo.

Hay también resistencia por parte de la propia burocracia del Ministerio de Cultura, que, antes de que empiece el debate, ya emitió una opinión diciendo que el proyecto es inviable. Me parece que eso confirma que hay algún tipo de presión. Lo que me queda clarísimo es que hay grupos interesados en que no se dé un debate y es algo que todos los peruanos debemos tener en claro.

¿En qué comisiones se encuentra tu proyecto?

En las comisiones de Cultura y Economía.

Supongo que citarán a representantes del Ministerio de Cultura para que expliquen por qué no es viable.

Por supuesto, todos los proyectos de ley siguen ese proceso. Yo planteo este proyecto desde un análisis de política pública, de los subsidios, de eficiencia en el gasto del dinero del contribuyente, desde un enfoque de competencia y competitividad, y esa perspectiva va a ser debatida junto a otros proyectos que tratan sobre la misma materia. En el proceso de debate, se va a escuchar e invitar a todos los involucrados, incluso al Ministerio de Cultura.

Porque estamos hablando de dinero de los contribuyentes, que, tal vez, prefieren que sea destinado a equipar las postas médicas.
Efectivamente, si se trata del dinero del contribuyente, no puede estar exceptuado de un análisis de gestión pública y de eficiencia y del gasto. Es nuestro deber cuidar el buen uso del dinero del contribuyente, y, además, creo que es importante decir que los subsidios generan una serie de problemas.

Los subsidios suelen crear ineficiencias porque subsidian, valga la redundancia, productos, ya sean culturales o no, que van a existir sean o no competitivos. El segundo problema es que se generan relaciones mercantilistas, porque siempre va a haber grupos de poder que van a buscar captar estos subsidios, excluyendo a otros. No podemos ignorar estos problemas porque se trata de cultura.

Y se discriminan otros espacios. Efraín Aguilar preguntaba, por ejemplo, por qué no se subsidiaba el teatro nacional.

Eso es totalmente cierto. No hay otra industria cultural que reciba esta magnitud de financiamiento, salvo el cine. Es importante abrir un debate respecto a cómo estamos manejando nuestras industrias culturales.

He escuchado a los gremios sostener que los subsidios generan empleos, pero, si subsidias otros sectores, también se generarían. No es un argumento válido.

Sí, y la idea detrás de la propuesta que he presentado, que va a ser debatida junto con otras, es que la ‘Ley de Cine’ y el desarrollo de la industria cinematográfica en el Perú no consistan únicamente en entregar estímulos económicos del Estado, sino que se creen nuevas fuentes de financiamiento, coproducciones, que haya conexión entre la industria nacional con la internacional, que se filme más en el Perú y que se promocione al Perú como destino cinematográfico, para que la industria sea sostenible.

Muchos de tus críticos dicen que no apoyas el cine nacional, pero, si estas películas no tienen alta taquilla, es simplemente porque no son buenas o a la gente no le gusta. Así es el mercado.

Esta ley no atenta contra el cine nacional, ni contra el cine regional, ni contra el cine en lenguas indígenas. Eso es absolutamente falso y es una falsedad que se dice con mala intención. Lo que estoy planteando es abrir la cancha para que haya más proyectos que puedan ser beneficiarios de estímulos económicos y que el Perú sea un destino más atractivo para que se desarrollen proyectos cinematográficos de otros países.

Además, recientemente hemos visto películas dedicadas a izquierdistas implicados en asesinatos, como Javier Heraud y Hugo Blanco. ¿Quién ve eso? Grupúsculos nomás.

Es evidente que hay un sesgo en las recientes producciones que hemos visto, y este sesgo es también uno de los problemas que se generan cuando hay subsidios. Y, nuevamente, yo no estoy planteando eliminarlos al 100%, sino ponerles un tope.

Por Aarón Salomón

LO MEJOR DE POLÍTICA: 

Comisión de Ética revisará cuatro denuncias contra presidente del Parlamento, Alejandro Soto

Respaldarían ley contra parlamentarios viajeros

Vizcarra y Sagasti destinaron S/ 733 millones para hospitales fantasmas

Mira más contenidos siguiéndonos en Facebook, Twitter, Instagram, TikTok y únete a nuestro grupo de Telegram para recibir las noticias del momento.