Al finado Alan García también lo reglaron
A+

A inicios de diciembre del 2018 un grupo de simpatizantes apristas abordó un vehículo que estaba ubicado en los exteriores de la vivienda de Alan García, denunciando que en su interior había aparatos de interceptación, incluso usaron otro vehículo para bloquear el pase de la camioneta y solicitaron la presencia de un fiscal.

A los pocos minutos, el expresidente de la República, García Pérez salió de su vivienda y denunció que este vehículo funciona como un centro de escuchas telefónicas y que el personal dentro no quiso identificarse. Su secretario personal, Ricardo Pinedo, también dijo que la camioneta de placa EPC-280 realizó seguimientos al exmandatario desde que regresó a su casa de Miraflores luego de que el gobierno de izquierdas de Uruguay de Tabaré Vázquez le negara el asilo.

Cabe señalar que la unidad tenía un letrero de “prensa”, pero después que se revisó la placa del vehículo en el servicio de consulta vehicular de la Sunarp, se descubrió que se trataba de una unidad del Ministerio del Interior. A través de fotografías que recogieron los medios se determinó que el vehículo contaba con dos monitores, una consola de audio, una computadora, un maletín plomo, entre otros objetos. Se supo que dicho vehículo también estuvo frente a la embajada de Costa Rica.

En aquellos días García responsabilizó directamente al mandatario Martín Vizcarra sobre un presunto chuponeo que se realizaría desde el exterior de su vivienda.

Puedes encontrar más contenido como este siguiéndonos en nuestras redes sociales de Facebook y Twitter.