Alerta en yacimiento de Las Bambas
A+

Mientras el Ministerio del Interior promete ofrecer información oficial sobre el enfrentamiento que desencadenó la muerte de un comunero Quintino Cereceda Huisa (42) y veinte po­licías heridos, cuando trataban de desbloquear la carretera Quehuire – Huancuire, en la región Apurímac, surgen nuevas versiones sobre el verdadero propósito de los levanta­mientos en el yacimiento minero de Las Bambas y sus responsables.

Fuentes de crédito aseguran a EXPRE­SO que detrás de todos estos actos de violencia hay infiltrados vinculados a Sendero Luminoso y que actúan bajo la máscara de la ONG “Inkarri SLAM”, representante oficial en el Perú de la or­ganización islamista Hezbolá.

Precisamente su representante legal en el Perú es Edwar Quiroga Vargas, un alumno de derecho de la Universi­dad Tecnológica de Los Andes y cuyo enclave estratégico está en la provin­cia de Cotabambas, jurisdicción en la se ubica el yacimiento minero más importante de Sudamérica y que para operar necesitó alrededor de 10 mil millones de dólares.

Quiroga Vargas no actúa solo, según la fuente. Se ha unido a Edwar Asad, un conocido violentista argentino-iraní que desde el 2011 visita nuestro país y concretamente se hospeda en la casa de una pareja de docentes de la Univer­sidad Nacional Micaela Bastidas.

Señala la misma fuente que, desde ese año hasta ahora, llega a Apurímac entre los meses de junio y julio para visitarlos y dar sus acostumbradas “charlas” en las aulas a inexpertos jóvenes cuya ignorancia en lides po­líticas es aprovechada por los citados activistas del islam.

Pero ellos no actúan solos. Su impuni­dad alcanza el apoyo de otra ONG. Se trata de Cooperacción, la misma que operó en Conga desde hace diez años y desde hace cinco años está presente en el distrito de Haquira.

La fuente de financiamiento no es un misterio, pues se sabe que reciben el apoyo del exte­rior, de grupos muy interesados que la inversión minera se caiga en el Perú.

Esta nueva forma de terrorismo pare­ce no haber sido vista o advertida por los mandos de la policía antiterrorista (Dircote) que han bajado la guardia en temas tan domésticos como en el re­ciente mausoleo senderista en Comas.

Es el caso de que Quiroga Vargas, se­gún el informante, que habló con este diario a condición de guardar su identi­dad en reserva, ha pertenecido a Sen­dero Luminoso y hoy impulsa la lectura del Corán al punto de haber llevado a Irán a más de veinte estudiantes de la Universidad Micaela Bastidas.

“Hoy, a su regreso, Quiroga Vargas di­funde las ideas radicales de los islamis­tas y ahora promete estudios en Irán para 40 muchachos, de preferencia 20 mujeres. ¿Cuáles son las intenciones? Esa es ya responsabilidad de las fuer­zas policiales desentrañar el misterio”, agrega el informante.

Y es que esta infiltración en los levan­tamientos comunales no es novedad. Ya EXPRESO lo había advertido en su edición del 18 de diciembre del año pasado cuando semanas antes estos rezagos subversivos lanzaron su glo­bo de ensayo con una asonada en Las Bambas. En esa oportunidad sus actos de violencia dejaron cuatro muertos y decenas de heridos.

Sin embargo, su propósito era otro, buscaban medir el accionar y la res­puesta del Estado ante este tipo de si­tuaciones en que además las empresas e inversiones mineras están desprote­gidas por el Estado.

Finalmente este nuevo violentismo se guarece en la supuesta defensa del medio ambiente y las tradiciones y derechos de las comunidades al­toandinas.

Infiltrados en Frente Amplio

 

Una de las llamadas a aclarar y deslindar de inmediato con Sendero Luminoso y su nueva estrategia de ataques contra la inversión minera en Apurímac es la lideresa del Frente Am­plio, Verónika Mendoza. Uno de sus postulantes al Congreso, el exalcalde de Espinar, Óscar Mollohuanca, estuvo preso por la asonada en Espinar que dejó varios muertos y heridos y es­taría ligado a los sucesos de Las Bambas.

EL DIÁLOGO SIEMPRE ESTUVO ABIERTO

 

El ministro del Interior, Carlos Basombrío, remarcó que el diálogo con los comuneros por el proyecto minero Las Bambas siempre ha estado abierto y anunció que establecerán responsabilidades tras el enfrentamiento. En tanto, hasta el momento los pobladores se niegan a que autoridades hagan la autopsia del comunero muerto.

Por: PACO INCIO BRICEÑO