Asalto a la democracia en Estados Unidos
A+

Cientos de seguidores del presidente Donald Trump irrumpieron en el Congreso de los Estados Unidos, luego de derribar varias vallas de seguridad y enfrentarse con la Policía, provocando caóticas escenas en la capital. Durante la toma de la sede legislativa, los parlamentarios tuvieron que ser evacuados por túneles para salvaguardar su integridad.

El Capitolio se encontraba reunido para validar los resultados de las elecciones de noviembre, en los que el demócrata Joe Biden resultó vencedor. Ante lo ocurrido, la alcaldesa de Washington, Muriel Bowser, dispuso un toque de queda desde las 6 de la tarde en la ciudad, con miles de manifestantes en las calles.

Las imágenes muestran cómo los seguidores del mandatario se enfrentaron con los agentes que conformaron la barrera policial de seguridad y son alejados con gases lacrimógenos. Posteriormente, se observaron peleas en el interior del Parlamento entre los simpatizantes de Trump y los agentes del orden.

Así, el Congreso registró cristales rotos y puertas quebradas. Algunos de ellos aprovecharon las estructuras desplegadas para la próxima toma de posesión del presidente electo, para escalar y acercarse a la escalinata del Capitolio y a su acceso.

Varios manifestantes accedieron al pleno de la Cámara de Representantes e incluso uno de ellos se sentó en uno de los sitios destinados para los discursos oficiales al grito de “Trump ganó”.

BALACERA

La marcha, bajo el nombre de “Salvar a EE.UU.”, comenzó de manera pacífica cerca de la Casa Blanca. Horas después, Trump se dirigió a los manifestantes para prometer que “nunca” concedería la derrota y motivó a sus seguidores a marchar hacia el Congreso.

Una persona falleció producto de una herida de bala en el asalto. Imágenes de MSNBC mostraron a una mujer siendo trasladada en camilla con una fuerte hemorragia.

Además, algunos legisladores fueron escuchados gritando “se han producido disparos”, al tiempo que miembros de la seguridad del Capitolio desenfundaron armas en el salón.

Según la NBC, al menos un explosivo casero fue encontrado cerca del Capitolio, aunque fue desactivado por los miembros de las fuerzas del orden.

Tras ello, el Pentágono activó a todos los reservistas de la Guardia Nacional del Distrito de Columbia, alrededor de 1,100 soldados, para tratar de contener la insurrección.

CULPA AL VICEPRESIDENTE

El jefe de Estado culpó a su vicepresidente, Mike Pence, encargado de presidir la sesión, del caos en Washington por desobedecer su ‘pedido’ de no certificar la victoria de Biden, un hecho que atentaba contra la Constitución a fin de revocar la derrota republicana.

Trump, quien se encontraba en el Despacho Oval mientras sus simpatizantes irrumpían en el Capitolio, alimentó las tensiones que provocaron el asalto.

“Mike Pence no tuvo la valentía de hacer lo que debería haber hecho para proteger a nuestro país y a nuestra Constitución (…). ¡Estados Unidos exige la verdad!”, escribió en un primer tuit mientras sus seguidores entraban a la fuerza en el Capitolio.

En un segundo tuit, diez minutos más tarde, el mandatario añadió: “Por favor, apoyen a nuestra Policía del Capitolio y fuerzas de seguridad. Están verdaderamente del lado de nuestro País. ¡Sean pacíficos!”. Sin embargo, en ese momento, el presidente evitó conminar a sus seguidores a que pararan. Posterior a ello, se escucharon disparos.

Como se recuerda, Mike Pence envió una carta a los congresistas, en la que aclaró que no podía revocar los resultados de las elecciones.

“Es mi juicio meditado que mi juramento de apoyar y defender la Constitución me impide reclamar autoridad unilateral para determinar qué votos electorales deben contarse y cuáles no”, escribió el vicepresidente a los legisladores.

NO RECONOCE LOS RESULTADOS

El mandatario aseguró que “nunca” concederá la derrota frente al presidente electo, el demócrata Joe Biden, al reiterar sus acusaciones, sin pruebas, de fraude electoral. “No cederemos nunca, nunca concederemos (…) Detendremos el robo”, dijo Trump.

“Los estados quieren que se corrijan los votos. Saben que están basados en irregularidades y fraude, además de un proceso corrupto que no recibió apoyo legislativo. Todo lo que Mike Pence tiene que hacer es enviar (los votos del Colegio Electoral) de vuelta a los estados y ganaremos”, mencionó el jefe de Estado, sin prever que su propio vicepresidente rechazaría este ‘pedido’.

Y es que nunca antes en la historia del país un vicepresidente se ha negado a poner su firma a la decisión del Colegio Electoral, algo que si sucede pondría al país en territorio desconocido al desafiar a la enmienda XII de la Constitución y a buen seguro desataría una batalla legal que llegaría al Tribunal Supremo.

MIKE PENCE RESPONDE

El vicepresidente de EE.UU., Mike Pence, aseguró que el asalto al Congreso “no puede tolerarse” y advirtió de que los implicados en esta acción recibirán todo el peso de la ley.

Pence encabezaba la certificación del triunfo electoral de Biden, cuando ese proceso fue interrumpido. “La protesta pacífica es un derecho de todo estadounidense, pero este ataque a nuestro Capitolio no será tolerado y todos aquellos implicados serán procesados con todo el peso de la ley”, indicó Pence en Twitter.

En esta misma línea estuvo la lideresa de la Cámara de Representantes, la demócrata Nancy Pelosi, tercera en la línea de sucesión de poder, quien emitió un comunicado en el que pidió a Trump que “los manifestantes abandonen el Capitolio y sus alrededores de inmediato”.

BIDEN SE PRONUNCIA

El presidente electo de EE.UU., Joe Biden, fue enfático en señalar que la democracia del país “está bajo un asalto sin precedentes”, una “insurrección” que “roza la sedición”.

“Nuestra democracia está bajo un asalto sin precedentes, esto es algo que no se parece a nada que hayamos visto en los tiempos modernos. Un asalto al alcázar de la libertad, el propio Capitolio”, mencionó Biden, que llegará al poder el 20 de enero, a la prensa desde Wilmington (Delaware).

“Seré muy claro: las escenas de caos en el Capitolio no reflejan a los Estados Unidos reales, no representan lo que somos. Lo que estamos viendo es un pequeño número de extremistas dedicados a la ilegalidad”, subrayó el presidente electo. “Esto no es disenso, esto es desorden, es caos, roza la sedición, y debe acabar, ahora”, añadió.

REACCIÓN TARDÍA

Horas después, el jefe de Estado pidió a quienes invadieron el Parlamento “regresar a casa en paz”, pero insistió en que le “robaron unas elecciones” que ganó “por mayoría”.En un video publicado en Twitter, Trump declaró: “Se

tienen que ir a casa ahora, tenemos que tener paz; tenemos que tener ley y orden (…) No queremos a nadie herido, es un período muy difícil”.

“Esta fue una elección fraudulenta, pero no podemos hacerle el juego a esta gente. Necesitamos paz, así que vayan a casa. Los queremos, son muy especiales”, dijo el mandatario.

Desde el día de las elecciones, el mandatario y un equipo legal menguante ha perdido todas las acciones judiciales para desafiar el resultado electoral en los estados más importantes, como Arizona, Georgia, Michigan, Nevada, Pensilvania o Wisconsin.

RESTABLECEN EL ORDEN

Al final del día, el Capitolio de EE.UU. fue despejado y se restableció la seguridad en su interior, más de tres horas después de que cientos de seguidores de Trump irrumpieran por la fuerza.

RATIFICACIÓN EN ESTADOS

El pasado 14 de diciembre todos los estados del país certificaron a qué candidato asignaban sus compromisarios del Colegio Electoral con base en el escrutinio. Ese día quedó claro que Biden obtuvo 306 de los 270 compromisarios necesarios para ser el próximo presidente de Estados Unidos a partir del día 20 de enero.

SIN PRECEDENTES

Este hecho no tiene precedentes en la historia moderna de Estados Unidos y habría que remontarse hasta la quema de Washington por parte de las tropas británicas en 1812 para encontrar un ataque similar.

LIMITAN GANACIAS

Los disturbios que se desataron en Washington limitaron las ganancias de Wall Street, que pese a la buena marcha a primera hora del día cerró la sesión en terreno mixto, con el Dow Jones de Industriales registrando una subida del 1.44 %.

Por su parte, el S&P 500 también eliminó parte de sus destacadas ganancias que había acumulado y terminó la sesión con un aumento de 0.57 %.

EUROPA EXHORTA A UN TRASPASO PACÍFICO

El primer ministro británico, Boris Johnson, calificó de “vergonzosas escenas” el asalto al Capitolio y reclamó un traspaso “pacífico y ordenado del poder” en ese país.

“Escenas vergonzosas en el Congreso de EE.UU.”, escribió en su cuenta de Twitter Johnson, uno de los mayores aliados de Trump en Europa.

El primer ministro añadió que “Estados Unidos simboliza la democracia en todo el mundo y ahora es vital que haya un traspaso pacífico y ordenado de poder”.

También, el ministro británico de Exteriores, sostuvo que “no puede haber justificación” para la irrupción de los manifestantes en el Parlamento. “EE.UU. se enorgullece con razón de su democracia, y no puede haber justificación para estos violentos intentos de frustrar el traspaso legítimo y apropiado de poder”, escribió el jefe de la diplomacia británica.

De igual manera, el Gobierno italiano mostró preocupación y pidió que cese este “ataque a las libertades” y esta “vergüenza democrática”.

“Estoy siguiendo con gran preocupación lo que está sucediendo en Washington. La violencia es incompatible con el ejercicio de los derechos políticos y las libertades democráticas. Confío en la solidez y fortaleza de las instituciones de Estados Unidos”, escribió el primer ministro italiano, Giuseppe Conte, en las redes sociales.

Por su parte, el ministro francés de Exteriores, Jean-Yves Le Drian consideró que esto es “un grave atentado contra la democracia”. “La voluntad y el voto del pueblo estadounidense deben ser respetadas”, recalcó el funcionario.

En tanto, el presidente del Gobierno de España, Pedro Sánchez, también se pronunció en redes sociales. “La nueva presidencia de Joe Biden superará la etapa de crispación, uniendo al pueblo estadounidense”.

Para más información, adquiere nuestra versión impresa o suscríbete a la versión digital, aquí.

Puedes encontrar más contenido como este siguiéndonos en nuestras redes sociales de Facebook y Twitter.