Augusto Cáceres: Con orden para toque de queda, Castillo era golpista

Alcalde de San Isidro desobedeció inmovilización obligatoria porque jefes policiales desmintieron saqueos.

Por César Rojas

Cuando se ordenó inmovilización en Lima y Callao, ustedes trabajaron normalmente. ¿Por qué tomaron esta decisión?

Ese día estábamos coordinando con la Policía Nacional todo lo relacionado a que el distrito esté seguro, y hasta altas horas de la noche había estado en comunicación con el coronel jefe de toda la Zona Central de Lima Metropolitana, y luego con el jefe de la Sétima Región (general Jorge Angulo). Era eso de las once de la noche, muy cerca a la hora del mensaje.

¿No le comentaron nada?

Me decían que todo era un psicosocial, por lo que cuando sale lo otro me pareció algo descabellado. Cuando publican el decreto supremo, decía que había algunos indicios, pero no cuáles, y ya el Tribunal Constitucional había señalado con meridiana claridad que toques de queda en el día no se debían hacer sin una justificación adecuada.

La medida extrema, encerrar al pueblo…

¿En qué resulta esta medida? En inconstitucional. Por eso mi primera reacción fue revisar el decreto y la jurisprudencia del TC. Por eso mismo, en la municipalidad muy temprano me reuní con mis gerentes, y concluimos en que no estamos obligados a obedecer algo que colisiona con la Constitución.

Cuando habló con los jefes policiales, ¿no le habían comentado que había informes de inminente caos?

Absolutamente. En términos de ellos, psicosociales. Los mismos policías lo decían. Esto desdecía la argumentación del decreto que todavía no la han presentado. Estamos a tantos días del 5 de abril, y hasta ahora no lo sustentan.

TAMBIÉN LEE: Audio revela reclamo de empresario Aguilar por contratos millonarios

El premier Torres habló de informes de la PNP que advertían de saqueos…

Eran informes normales, no había ninguna causa o justificación para esto. Por lo tanto, al señalarse su inconstitucionalidad, no podíamos aceptar un arresto domiciliario de un gobierno que en ese momento había perdido la legitimidad constitucional. Era un gobierno golpista. Decidimos lo que correspondía en la municipalidad: ponernos a trabajar.

¿Y la falta de transporte?

Pusimos lo que necesitaban nuestros trabajadores, movilidad y así comenzamos a atender a los ciudadanos en lo que nos corresponde: seguridad ciudadana, limpieza de parques y jardines, recojo de residuos sólidos, etc.

¿No tenían miedo por lo que se hablaba de saqueos?

El miedo no nos puede inhibir. Los vecinos acogieron esta disposición con beneplácito. Hubo restaurantes que abrieron gracias a nuestra reconvención. Hicimos todos los esfuerzos para que en San Isidro no existiera ningún problema de seguridad, y no lo hubo.

Lea la nota completa en nuestra versión impresa o en nuestra versión digital, AQUÍ.

Mira más contenidos siguiéndonos en FacebookTwitter Instagram, y únete a nuestro grupo de Telegram para recibir las noticias del momento.