Beto Ortiz: “Cuando Vizcarra deje el poder, se va a la cárcel”

Periodista considera que el jefe de Estado cerró el Congreso para perpetuarse en el Gobierno. Advierte que nuevo Parlamento será igual al anterior.

Beto Ortiz: “Cuando Vizcarra deje el poder, se va a la cárcel”
Créditos: Edgar Machaca (Expreso)
  • Fecha Domingo 26 de Enero del 2020
  • Fecha 12:40 am

Por: Aaron Salomón.

– Tú has dicho que las elecciones son estúpidas, y estoy de acuerdo contigo porque son 150 millones de soles que se destinan para elegir a un Congreso que durará poco más de un año. En ese sentido, ¿consideras que el cierre del Parlamento fue estúpido también?

Es como desechar un auto nuevo de mala calidad para comprarte otro auto nuevo de mala calidad. O sea, yo no soy un defensor del Congreso, soy consciente de que la composición no era la mejor, que había congresistas corruptos, vagos, inútiles, como lo ha habido siempre.  El nivel de los congresistas ha decaído no en este Congreso, sino en los últimos 3, 4 o 5. Congresistas de la talla de Felipe Osterling, Javier Valle Riestra, Manuel Ulloa o Javier Diez Canseco ya no hay. Esa calidad de congresistas ilustrados, polémicos e inteligentes, escasean. La gente que postula al Congreso ahora es la gente que no tiene mejor cosa que hacer, que está buscando lobbies, negocios, que quiere meterse para promover determinados intereses particulares. Entonces, cerrar el Congreso para convocar elecciones, gastar la cifra que has dicho, y poner de nuevo al país en un trance electoral innecesario, lo único que va a conseguir es que se elija un Congreso muy parecido o igual al anterior, porque las encuestas que estamos viendo son encuestas evidentemente manipuladas.

-Hasta el Frepap pasaría la valla.

Resulta que el fenómeno electoral es Acción Popular. ¿En serio? No hay una sola persona en la lista de Acción Popular que yo -que soy periodista- conozca. No conozco a ninguno. Y se supone que van a arrasar, se supone que van a ser la primera fuerza del Congreso. Yo estoy esperando los resultados para ver si eso es cierto, como estoy esperando los resultados para ver si los partidos que combatían el cierre del Congreso -vale decir Fuerza Popular, el Apra o Solidaridad Nacional- van a desaparecer o van a ser fumigados como era la intención. Me parece que la correlación de fuerzas va a ser muy parecida. ¿Qué problema sustancial del país resolvemos con esta escobita nueva que va a ser prácticamente una versión nueva de lo mismo?

-Recién vi, en una entrevista con Phillip Butters, a la número uno de Acción Popular, Mónica Saavedra, y su discurso es bien flaco: solo repetía fiscalizar y no daba ninguna propuesta. Más de lo mismo…

Te apuesto a que si tú haces una encuesta de cultura legislativa entre los postulantes, no saben ni a qué van. Hay gente que hasta ofrece obras. Un ratito, el Congreso no hace obras.

-Es algo paradójico que el 70% de peruanos estuvo a favor del cierre del Congreso, pero ahora el 61% de peruanos no sabe por quién votar.

Los peruanos siempre vamos a estar a favor de todo lo que sea cerrar, clausurar, defenestrar, crucificar, apedrear, eso nos gusta. Somos una especie de trinchera, de barra brava, que funcionamos en una lógica de turba. Nos movemos por histeria colectivas.

-Lo mismo sucedió en el golpe de Estado de 1992: todo el mundo estaba a favor de que Alberto Fujimori cierre el Congreso.

Con la diferencia de que Fujimori tenía un plan: polémico, equivocado, sucio, delincuencial, corrupto, lo que quieras, pero tenía un plan y cerraba el Congreso para algo. ¿Vizcarra lo ha cerrado para qué? ¿Cuál es su plan? ¿Reelegirse?

-Tú mencionaste en una entrevista que rebotó bastante en los medios que Vizcarra no tenía ni una obra. Ya pasaron varios meses y seguimos igual. Sigue sin mostrar ninguna obra.

Es que no lo necesita. Tiene a la platea entretenida con peleas: esta es una película de kung fu, donde es entretenido ver cómo se pelean. Entonces, él pelea con uno, le gana, pelea con otro, le gana, y se erige a sí mismo como héroe de esta epopeya. Y como él es el héroe, automáticamente todos los que lo critican -y me incluyo- somos villanos. Es una lógica para idiotas porque las cosas no son blancas y negras. El guion le ha funcionado bastante bien hasta que se ha quedado sin adversarios. El primer episodio de su saga fue la guerra contra el fujimorismo, se terminó; la guerra contra el aprismo, se terminó; y luego la guerra contra el Congreso, se terminó también. ¿Y ahora qué hacemos? ¿Contra quién nos peleamos ahora?

-He leído el libro de Martín Riepl y la historia de Vizcarra está llena de traiciones: traicionó a PPK, luego traicionó a Fuerza Popular, porque recordemos que él confabuló con Keiko y Salaverry para llegar al poder. Estamos hablando de un traidor…

La palabra es fuerte y dura, pero es exacta. Y yo creo que habría que preguntarles a las personas que creyeron en él qué piensan ahora. ¿Qué pensará ahora PPK?, que fue la persona que lo eligió, la persona que de todos los líderes regionales dijo: ‘este es un hombre trabajador, honesto, preparado, en quien yo puedo confiar’. Si tú miras los debates presidenciales entre Keiko y PPK, la persona que le dicta todo al oído a PPK es Martín Vizcarra. Era una persona de su absoluta confianza. Y ya está bastante claro que cuando él se salva de la interpelación siendo ministro de Transportes por el escándalo de Chinchero y se asila en Canadá, se hace el muertito porque ya estaba fríamente calculado lo que venía. ¿Cuántas personas se habrán reunido con él allá? ¿Cuántas veces se habrá reunido él en las casas de los fujimoristas para confabular, para hacer cubileteos, cálculos? ¿Cuántas veces su embajador César Villanueva se habrá reunido sabe Dios con cuántos políticos, congresistas, para allanarle el camino hacia la Presidencia? Recuerda cómo los fujimoristas estaban exultantes cuando Vizcarra asumió. Yo recuerdo a Tubino, Alcorta, al propio Becerril, en un estallido de algarabía porque PPK había caído y había subido la persona que ellos pensaban que era de confiar. La persona con la que habían hecho acuerdos que no iba a cumplir, así como le había prometido a PPK que no iba a sostener ningún tipo de reuniones y lo hizo. Una persona así cómo puede inspirarte confianza. Es decir, la gente que trabaja para él ahora cómo sabe cuánto va a durar esta “lealtad”.

Créditos: Edgar Machaca (Expreso).

-Es una persona que no es prístina como él señala. Es el abanderado de la lucha contra corrupción, pero carga una mochila pesada por el caso de los 40 millones de soles que su gobierno regional le otorgó a una empresa del ‘Club de la Construcción’, los 100 mil dólares que recibió Peruanos por el Kambio cuando él era jefe de campaña, etcétera.

Pero no importa porque nadie lo va a cuestionar. Cuando se publicó la denuncia en el diario El Comercio, ¿cuánto duro? Una portada, un periodicazo y nada más. Seguramente algo que no estaba caminando bien se arregló, porque luego todos lo soltaron. Y ya la prensa no lo fiscaliza.

-Lo que me pareció raro es que pase desapercibido que mintió acerca de que su empresa CyM Vizcarra le alquiló maquinaria a un consorcio liderado por Odebrecht.

Es lo que puedes hacer cuando tienes de tu lado al grueso de la prensa. Yo he visto con pena, desde el comienzo, que la prensa -con honrosas excepciones- se volvió adicta al presidente. Yo nunca he visto, en mis 30 años de periodismo, que los diarios, canales, noticieros se vuelvan oficialistas al mango, sin roche. O sea, que abracen la causa y enarbolen la bandera del presidente de la República y lo defiendan y sean sus ayayeros permanentes, y además que eso sea bueno, correcto, deseable y admirable. Resulta que hay toda una argolla de prensa que se defiende y protege entre sí y ha hecho que parezca bueno que la prensa se regale al Gobierno. Entonces, de pronto ves a periodistas que le preguntan al Presidente lo que él necesita que le pregunten, o consultan con Palacio si hay que acabar o podemos seguir con una entrevista. Nunca he visto eso.

-Hay un negocio perverso, porque los medios en crisis sobreviven por la publicidad estatal.

Bueno, cuando Mauricio Mulder propuso y logró que se aprobara la ley que prohibía la publicidad estatal estuve en contra, porque me parecía que en muchos casos el Estado necesita hacer publicidad, publicidad de campañas de vacunación, de temas educativos, etcétera. Pero la manera como se está pagando a los medios proclives al régimen es escandalosa y en cualquier otra época hubiera generado una enorme polémica. Ahora pasa piola que los periódicos amables publiquen suplementos de 500 páginas o que algún ente del Estado necesite el 80 % del papel del periódico y se lo alquilen. Obviamente es un pago de favores.

-Hay dioses del Olimpo ensalzados por la prensa: los fiscales Domingo Pérez y Rafael Vela Barba. Lo único que hacen es pedir prisiones preventivas, pero no vemos ninguna denuncia formal. Leía que el caso de Vladimiro Montesinos se resolvió en dos años, pero el proceso de Keiko Fujimori lleva más de cinco años.

Nuevamente es la elemental lógica de dramaturgia. Nosotros somos los héroes y todos los demás son los villanos, y cuanto más demore más la batalla entre bien y el mal, la gente va a estar fascinada, obnubilada. Si te fijas a fin de año las piñatas que venden y los muñecos de Año Nuevo básicamente estaban enfilados contra aquellos que nos dicen que son los malos. Uno piensa que cada uno es libre de pensar y sacar sus propias conclusiones, pero como hay un discurso único en la prensa la gente acaba creyendo todo lo que se dice. Entonces, Vizcarra ha podido sobrevivir con esta imagen de luchador contra la corrupción gracias a ese equipo de fiscales y su batería seria de IDL-Reporteros. No hay que ser mezquino y hay reconocer que los méritos de don Gustavo Gorriti para acercarse al poder son eficaces, lo hizo con Toledo y ahora lo ha hecho también con Vizcarra.

-En tu libro ‘De dudosa procedencia’ cuentas una fea experiencia, cuando, por fustigar al régimen de Alejandro Toledo, tuviste que ir a EE.UU.. Y voy a citarte: “Hubo un tiempo en que no podía volver al Perú. Para variar, me había metido en problemas con el poder de turno, una vez más, y, si regresaba, me iba preso”. Eso es lo que pasa cuanto te metes con el poder…

Sí, eso es lo que pasa. Yo creo que conforme el régimen se endurezca vamos a poder tener menos margen para la opinión disidente. Ahora medio que estamos jugando a los demócratas todavía: va a haber elecciones de un nuevo Congreso. Pero conforme las cosas se pongan feas, la prensa va a tener que cantar al ritmo que le toque el Gobierno, y sobre todo la prensa que sobrevive por la publicidad estatal. ¿Puede el Gobierno asfixiar a un periódico o a un canal de televisión? Sí puede, claro que sí. Y los periodistas más críticos tal vez terminaremos publicando semanarios clandestinos e improbables, como César Hildebrandt.

-Finalmente, ¿tú crees que Martín Vizcarra quiere perpetuarse en el poder y que no ha cerrado el Congreso por gusto?

Le está gustando cada vez más el poder, y de hecho la única manera de ser inmune a las investigaciones es seguir en el poder. En el momento en que él deje la Presidencia se va a la cárcel, y él lo sabe. Entonces más vale que esto demore más. Su único chaleco antibalas es la banda presidencial. Su banda es antibalas, cuando se la quite, manca.

Créditos: Edgar Machaca (Expreso)

LA DENEGACIÓN FÁCTICA, UN “FLORO BARATO”

¿Qué te parece el fallo del TC? La cuatrinca caviar -como yo la llamo- determinó que el cierre del Congreso fue constitucional, pero Aníbal Quiroga, Domingo García Belaunde y Natale Amprimo han dicho que es inconstitucional.

No hay que ser constitucionalista para darse cuenta de que aquí hubo una trampa. Los que hemos salido a marchar contra el autogolpe de Fujimori del 92 no podemos celebrar que se haga lo mismo porque el autor es más “cool” o más chévere o llegó a la Presidencia de la mano de gente más “decente”. Desde que escuché la noticia me pareció no solamente una barbaridad, sino un error. Un demócrata no puede -bajo ninguna circunstancia ni bajo ningún pretexto- cerrar uno de los poderes del Estado para él mismo llenarse de más poder. Es una medida antidemocrática por donde se le mire. Yo salí a marchar en el 92 con periodistas como Cecilia Valenzuela contra el autogolpe de Fujimori y saldría a marchar de nuevo porque es lo mismo. El hecho de que ahora lo haga “mi pata” no lo hace bueno.

-Porque no existe eso de denegación fáctica en ningún lado.

Lo ha escrito Fernando Rospigliosi: es la interpretación auténtica. Es floro barato, agarra dos palabras medio culturosas y la gente cree que debe ser así porque no entiende. Al final, lo que está detrás es la intención de quedarse, porque nadie patea el tablero para jugar limpio. Yo no creo que lo que venga ahora a partir de la elección del Congreso sea muy distinto, va a ser extender una agonía, porque el Congreso va a ser la misma chola con distinta pollera.

JULIO GUZMÁN ES UN “BLUFF”

Hablemos del Partido Morado. Resulta que la reserva moral del país estaba llena de pegalones y cobardes. ¿Cómo ves el tema de Mora?

Yo creo que cuando la gente comienza a atacar al adversario por el lado de “nosotros somos decentes y ustedes no”, lo más probable es que te reviente en la cara. Porque no hay nadie perfecto y todos tenemos lados flacos y chancados. Entonces, el que salga a decir “yo soy decente”, muy probablemente le va a rebotar en la cara. Y esta ha sido la estrategia bastante primaria del Partido Morado, pero son la misma vaina. Al final, hemos visto que se enriquecen contratando con el Estado, golpean a sus mujeres, están involucrados en Lava Jato, como gente de todos los demás partidos. En todos los partidos se cuecen habas. Lo más honesto hubiera sido hacer una campaña en donde no se pavoneen de su alta moralidad porque nadie la tiene.

-Y sobre Guzmán, tú te has preguntado ¿qué es?, ¿un invento?, ¿un ser gelatinoso?

Julio Guzmán es un ‘bluff’, un globo de helio, una fabricación, que fue posible gracias a un empresario próspero y sobre todo a la imaginación de Nicolás Lúcar. Si tú miras la entrevista del 2015 en ‘Punto Final’, Nicolás se sienta y dice vamos a conocer al ‘outsider’ de las elecciones. ¿Cómo puedes conocer al ‘outsider’ de las próximas elecciones un año antes?

-El ‘outsider’ se da de forma natural, orgánica…

Exacto, es un fenómeno que ocurre durante la campaña electoral, cuando un candidato pitufo de pronto empieza a repuntar, como Fujimori o Toledo si quieres. Pero, en el 2015, Lúcar erige a Guzmán con un reportaje que es un ‘cherry’ escandaloso. El reportaje te muestra a un superintelectual, brillante, técnico, que ha sido becado en las mejores universidades del mundo, que sus padres salieron de abajo. Pero rato después te dice que no trabaja y lo mantiene su mujer. ¿Cómo puede ser ‘outsider’ y por qué Lúcar dice algo así? ¿En nombre de qué o a cambio de qué?

-¿Y qué te parece su sucesor Del Solar?

¿Salvador? Me parece un buen director de cine, me gustó mucho su película ‘Magallanes’.

-¿Y como político?

No lo veo como político.

 

LA ENTREVISTA COMPLETA AQUÍ:

Puedes encontrar más contenido como este siguiéndonos en nuestras redes sociales de Facebook y Twitter.



Top
Comas: hallan restos humanos dentro de costales en plena vía pública

Comas: hallan restos humanos dentro de costales en plena vía pública