POR EL BIEN DEL PAÍS. HAY QUE OLVIDAR RENCORES.

Bienvenida sea la salida conversada

Olaechea se empieza a constituir como el “guardián” del orden constitucional.

  • Fecha Viernes 23 de Agosto del 2019
  • Fecha 7:10 am



Martín Vizcarra había empezado en la de-recha pura y dura su ascenso a las ligas ma-yores de la política, es decir en la plancha de Pedro Pablo Kuczynski de Peruanos por el Kambio en la campaña de 2016; sin embargo, parado-jas de la vida, ahora su prin-cipal soporte en el momento más difícil de su mandato es la izquierda congresal del Frente Amplio y Nuevo Perú.

Claro que el frentista Marco Arana y los seguido-res de Verónika Mendoza tienen agenda propia en ese apoyo al jefe de Estado. Y es que el adelanto de elec-ciones es visto como un trampolín para impulsar sus consignas de nueva Consti-tución, Asamblea Constitu-yente y cambio del modelo económico “neoliberal”.

PUEDES VER | Palacio y el Congreso sacan bandera blanca.

Esta involución de Vizca-rra, a decir de los analistas, es fruto de la polarización que vive el país. Crisis en las alturas del Ejecutivo y el Legislativo que ha tratado de ser superada mediante la reforma judicial y política, con los resultados conoci-dos en la fallida instalación del Consejo Nacional de Justicia y en la negativa al adelanto de elecciones pro-puesta por el Presidente, respectivamente.

Es así como el país de pronto se ve en el dilema de escoger entre el cierre del Congreso o la vacancia pre-sidencial.Con el ingreso de Pedro Olaechea a la presidencia del Parlamento las propues-tas de las reformas del Viz-carra empezaron a perder fuerza, más aún el nuevo referéndum que fue descar-tado por la mayoría de las fuerzas políticas.Y el primero que se dio cuenta del rumbo difícil de la hoja de ruta de Vizcarra fue el politólogo de izquierdas Martín Tanaka.

“La propuesta de adelan-to de elecciones se aleja del escenario de una transición ordenada, y el costo a pagar por el país empieza a sonar excesivamente alto. ¿Acaso llegó el momento de pensar en una nueva agenda y una nueva estrategia?”, sostuvo.A estas alturas de la his-toria ya de nada sirve el pre-texto que llevó a la propues-ta presidencial del adelanto de las elecciones: el tema de la inmunidad parlamentaria.Sin embargo el fantasma de la utilización de la cues-tión de confianza como meca-nismo para cerrar el Congreso seguía rondando en Palacio de Gobierno.Pero la mayoría de expertos coincide en que no se puede aplicar esa figura jurídi-ca de disolución del Parlamen-to en decisiones de reforma constitucional.

TERMOCÉFALOS

En esto han sido claros ju-ristas de la talla de Domingo García Belaunde y Alberto Bo-rea. Y en el Tribunal Constitu-cional (TC), si llegara el caso de un recurso de interpreta-ción constitucional de la cues-tión de confianza, se sabe que -más allá de la correlación de fuerzas en favor de la izquierda-, el Dr. Ernesto Blume tie-ne el mismo temperamento de los constitucionalistas más caracterizados del país.En el otro lado del espec-tro político podemos ubicar no solo a Mauricio Mulder y el acuerdo del plenario de su partido, el Apra, de vacar a Vizcarra Cornejo, sino al fu-jimorismo duro que piensa lo mismo, con información letal que comprometería al exgo-bernador de Moquegua en los casos Chinchero y el “club de la construcción” (el papel de la empresa CyM Vizcarra que se investigará en la Co-misión de Fiscalización).

Hemos llegado a un momento en que ya está claro sea en el Ejecutivo o el Le-gislativo- han perdido fuerza ante la iniciativa de Pedro Olaechea –dicen después de cuatro llamadas- de tender una vez la mano a Vizcarra para discutir una agenda co-mún para salir del atolladero.Con el agregado de que la figura de Olaechea se empieza a instalar como el guardián del orden consti-tucional, no obstante el es-cándalo presidencial de los audios que exhiben la forma como se suspendió la licen-cia de construcción de Tía María otorgado a la Southern Corp.Y es así como se abre camino a una salida conver-sada, como lo vino prego-nando en forma insistente el congresista Jorge del Castillo (CPA), opuesto a la vacan-cia y al cierre del Congreso, o el mismo premier Salva-dor del Solar, quien tuvo el mismo espíritu, aunque no fuera acompañado por el Presidente.Si es por el bien del país, bienvenida sea la salida con-versada.

Puedes encontrar más contenido como este siguiéndonos en nuestras redes sociales de Facebook y Twitter.








Top
La última carta para cerrar el Congreso

La última carta para cerrar el Congreso