ECOS DE LA SUSPENSIÓN DE KENJI FUJIMORI

Crónica de una victoria que podría ser pírrica

Keiko Fujimori en persona habría llamado la atención de los principales portavoces de la bancada naranja, afirman.

Crónica de una victoria que podría ser pírrica
  • Fecha Domingo 10 de Junio del 2018
  • Fecha 12:00 am

“No tienen los votos”. Esa era la frase que más repetía, cual si fuera un mantra, Kenji Fujimori. Y no lo decía porque podría ser su suspensión del Congreso y su pase a la Fiscalía para la respectiva investigación penal, sino por aquello que realmente le preocupaba: el desafuero por infracción constitucional.

Y es en el tema de dicha infracción que el ala dura del fujimorismo keikista había centrado su estrategia. Y esa fue su perdición, según los observadores.

Obsesionados con el desafuero por los presuntos delitos de tráfico de influencias y cohecho activo genérico, olvidaron el cálculo frío, certero, que solo se logra con la serenidad política, esa que tan ausente estuvo la noche del 6 de junio en que se decidía el destino de Kenji Fujimori y los llamados “avengers” Guillermo Bocángel y Bienvenido Ramírez.

Algunos afirman, en tono de broma, que fueron los asesores de Morochucos y otros los que son parte del servicio parlamentario. Lo cierto es que fallaron en sus previsiones. Confiados en la cifra que nace del número de votos olvidaron que un parlamentario puede hacer la diferencia.

En este caso fueron varios, entre los que destacaron Javier Velásquez Quesquén, Jorge del Castillo y Juan Sheput.

Los dos primeros, en sus discursos, hicieron saber lo mismo que ya antes se había discutido en la Subcomisión de Acusaciones Constitucionales, es decir que no había infracción constitucional que llevara a la inhabilitación del trío en cuestión.

El tercero, Juan Sheput, recién habló al final, en plena discusión, pero su intervención cambió el rumbo del debate.

“Que se precise el quórum y cuántos votos se necesitan para el desafuero”, exigió Sheput ante el desconcierto fujimorista.

“No es lo mismo 50 % de 100 que de 120”, subrayó.

La mesa directiva, encabezada por Luis Galarreta, intentaba hacer oídos sordos de aquello que se convirtió en un clamor del pleno del Congreso.

A ello se sumó el abandono de las curules por parte de las bancadas de oposición parlamentaria.

El fujimorismo y sus pocos aliados se quedaban aislados ante el embate. Consciente de ello, el vocero naranja Héctor Becerril cruzó el hemiciclo para convencer a Sheput que retirara su planteamiento.

El pepekausa se negó y a Becerril no le quedó otra cosa que insistir ante la Mesa Directiva en la votación, en una situación ya de desconcierto porque el daño al fujimorismo estaba hecho.

¿Qué había pasado? Que se había desnudado la estrategia naranja y al final tuvo que dejar de lado el desafuero por infracción constitucional para usar la figura de la suspensión parlamentaria de los “avengers” mientras duren las investigaciones, lo que para varios analistas es una victoria pírrica.

EN PERSONA

Fuentes fujimoristas indicaron a EXPRESO que Keiko Fujimori en persona habría llamado la atención de los principales portavoces de la bancada naranja.

¿Por qué no le hicieron caso a lo dicho por Sheput?, habría sido la imprecación del alto mando político de Fuerza Popular, esto para ahorrarse el papelón de la noche del miércoles 6 de junio.

La respuesta habría sido que no fue posible. Y es que el caos y la insistencia de algunos funcionarios en la equívoca votación ha sido la razón, arguyeron, según nuestras fuentes.

Luis Galarreta asumió el golpe. Consciente de ello empezó un proceso de control de daños que culminó en una nueva votación con los resultados ya conocidos.

En el ínterin señaló que actuó así confiado en los antecedentes parlamentarios, que es cierto, como los informes consultivos de la Comisión de Constitución del 2004 y 2007, sobre los que se basaban los miembros del servicio parlamentario José Cevasco y Patricia Robinson.

¿Se equivocaron de plano? Legalmente no, porque había esos antecedentes. El error está, en todo caso, en que no midieron el hecho también real de que antes que nada la política es un asunto de relaciones de fuerza. Dicho de otra forma, según las mismas fuentes, no percibieron el nuevo temperamento y la nueva correlación que hay en el Congreso.

Más si estuvo de por medio la contundencia de los planteamientos de Del Castillo y Sheput, que no eran nuevos para ellos porque se sabía con antelación, según sus perspectivas, que no había infracción constitucional propiamente dicha.

Podrían volver

Hoy por hoy el resultado ya es conocido. Kenji Fujimori ya está suspendido pero no ha sido inhabilitado. Cualquier juez podría dar un fallo en sentido contrario en cualquier momento, según afirman los constitucionalistas Víctor García Toma y César Landa. Para este último ni la rectificación con la segunda votación del 7 de junio se subsana el derecho afectado de los “avengers”.



Top
Vela no descarta que Odebrecht haya dado “pagos indebidos” a Nadine por Gasoducto

Vela no descarta que Odebrecht haya dado “pagos indebidos” a Nadine por Gasoducto