Cuestionan cifras oficiales de seguridad y delincuencia
A+

El presidente de la Asociación Pro Seguridad Ciudadana (Aprosec), César Ortiz Anderson, desestima las cifras oficiales del Gobierno respecto a temas de seguridad y delincuencia. Considera que al igual que en otros aspectos como los infectados de Covid-19 y beneficiarios del bono, la data oficial es cuestionable.

“Acá no hay un sinceramiento de cifras en general. Ni por el tema de la pandemia, ni por el tema de los delitos, ni la ayuda a los más pobres, por nada. Este es un gobierno donde las cifras no sé de dónde las sacan, ni cómo la manejan”, dijo.

Agregó que el cambio de titulares de la cartera de Interior afecta las estrategias para combatir la inseguridad ciudadana. Con una política de Estado anticrimen o antidelito, la Policía Nacional tendría las mejores herramientas y capacidades para velar por la seguridad del país.

“Ollanta Humala hizo una política de gobierno y la gente pensó que con un militar a la cabeza la seguridad iba a cambiar, pero fue todo lo contrario. Se cometieron más delitos, no solo en Lima sino en todas las ciudades del país. Subió una forma importante la delincuencia”, señala el fundador de Aprosec.

De acuerdo con su análisis, los últimos cinco gobiernos no han tenido una política de Estado precisa para combatir la delincuencia. Se necesita “una reforma estructural y policial que pueda permitir limpiar la institución y luego capacitar al personal adecuadamente. Tener un control del personal con la tecnología que hoy día están otras policías como la de Colombia y Chile”.

INCREMENTO NOTORIO

“La delincuencia y el delito urbano han aumentado de una forma notoria en las últimas semanas, básicamente porque tenemos una policía que ha sido golpeada por dos motivos. La corrupción, en la compra de las mascarillas y material de bioseguridad, y en segundo lugar porque se infectó un número importante de policías. Según la última data eran 15,500 los efectivos que contrajeron el Covid-19, hace mes y medio no dan más información.

Que un gran número estén infectados, desde la cabeza y demás, es bastante”, señala César Ortiz Anderson, y agrega que la Policía Nacional ha tenido que enfrentar la delincuencia y criminalidad exponiendo su salud, en medio de esta pandemia. Sin embargo, la corrupción y el accionar de los altos mandos han quebrantado cierta voluntad para combatir el crimen.

A pesar de eso, día a día luchan por tratar de erradicar este problema, pese a las limitaciones y cierta indiferencia de un Estado que no elabora un plan estructurado en materia de seguridad y a falta de políticas antidelito.

Para más información, adquiere nuestra versión impresa o suscríbete a la versión digital, aquí.

Puedes encontrar más contenido como este siguiéndonos en nuestras redes sociales de Facebook y Twitter.