DECLARACIONES SON CONTUNDENTES

Delatores hunden a Susana Villarán

“Colaboradores eficaces” indican que exalcaldesa y José Miguel Castro conocían que los US$ 10 millones provenían de fuente ilícita de OAS y Odebrecht.

(Foto: Richard Barrueta)
  • Fecha Lunes 13 de Mayo del 2019
  • Fecha 6:00 am




Aunque la exalcaldesa de Lima, Susana Villarán de la Puente, admitió conocer los aportes de las empresas a la campaña por el No a la Revocatoria, lo que no dijo fue el destino de los US$ 10 millones que le dieron en total las constructoras Odebrecht y OAS.

Según la información de la Fiscalía, la empresa Odebrecht entregó US$ 3 millones, mientras que OAS la suma de US$ 7 millones, para las campañas por el No a la Revocatoria y su fallida reelección. Dicha revelación fue suficiente para que el Ministerio Público requiriera variar la condición de comparecencia restringida contra la exalcaldesa de Lima, Susana Villarán, por una medida de prisión preventiva por 36 meses.

El pedido fue tramitado por el fiscal Carlos Puma, quien también solicitó la misma medida para el ex gerente municipal José Miguel Castro. A ellos se suman Gabriel Prado, Luis Gómez Cornejo Rotalde, César Simón Meiggs Rojas y Óscar Vidaurreta Yzaga.

Según el expediente fiscal, Jorge Barata, exrepresentante de Odebrecht en el Perú, ratificó a la Fiscalía que pagó US$ 3 millones para la campaña del No a la Revocatoria.

De la misma manera señaló que la constructora pagó US$ 2 millones en reales en Brasil y los destinatarios eran los publicistas Valdemir Garreta y Luis Favre. También dijo que se pagó US$ 1 millón en el Perú y en efectivo a José Miguel Castro, entonces gerente municipal de Villarán.

Además de señalar que Castro se quejaba porque estaban demorando con el pago, Barata afirmó que Villarán le agradeció el aporte.

La exalcaldesa también solicitó otros US$ 3 millones a OAS, pero a ello se suma otros US$ 4 millones que entregó OAS para la campaña de reelección de Susana Villarán.

HIPÓTESIS FISCAL

De acuerdo a la Fiscalía, la exalcaldesa Susana Villarán de la Puente conformó una organización criminal junto a su ex gerente general, José Miguel Castro Gutiérrez, al haber solicitado dinero a las empresas brasileñas Odebrecht y OAS para financiar la campaña política por el No a la Revocatoria y por la reelección, con la finalidad de continuar al mando de la municipalidad.

Ambas empresas brasileñas habrían aceptado dar el dinero para la campaña de Villarán a causa de los grandes intereses que tenían en la Municipalidad de Lima. La empresa Odebrecht quería conservar Rutas de Lima y tenía el proyecto de concesión Vías Nuevas de Lima y en el caso de OAS, la adenda Nº 1 de la Línea Amarilla.

A cambio del dinero solicitado y posteriormente entregado los investigados habrían beneficiado a las empresas brasileñas con los proyectos antes mencionados. De acuerdo a esta hipótesis fiscal, Villarán era la cabeza y líder de la organización criminal que disponía la realización de determinadas actividades en el marco de su gestión como alcaldesa de la Municipalidad de Lima y de las campañas por el No a la Revocatoria y por su reelección.

“Para cometer sus actividades ilícitas, Villarán de la Puente habría nombrado al interior de la municipalidad en puestos estratégicos a José Miguel Castro, gerente municipal encargado de pedir los dineros ilícitos a las empresas Odebrecht y OAS, teniendo en consideración su cargo al interior de la municipalidad”, señala el documento fiscal.

Asimismo, designó a Domingo Arzubialde Elorrieta, gerente de Promoción de la Inversión Privada, encargado de ver todo lo relacionado con los contratos de concesión y adendas vinculadas a las concesiones como Vías Nuevas de Lima y Línea Amarilla de las empresas brasileñas Odebrecht y OAS.

“Del mismo modo Villarán de la Puente junto a su gerente Castro Gutiérrez habrían dispuesto de personal y expersonal de la municipalidad y personas vinculadas a las agrupaciones políticas de izquierda como Fuerza Social y Diálogo Vecinal para efectivizar sus actividades ilícitas tendientes a camuflar el dinero maculado de las empresas Odebrecht y OAS”, se indica.

En el pedido fiscal, la exalcaldesa nombró a varias personas de su entorno durante la Campaña por la No Revocatoria.

Es así que contrató a Gabriel Prado Ramos como gerente de Seguridad Ciudadana de la Municipalidad de Lima, quien resultó ser beneficiario final de la cuenta de la sociedad Redstone Holding S.A. creada el 9 de agosto de 2013 en la Banca Privada de Andorra para que se deposite el dinero de procedencia ilícita.

Dentro del círculo de Villarán también estaba Marco del Mastro Vecchione, especialista en cooperación internacional, encargado de crear la Asociación Amigos de Lima Metropolitana destinada a recepcionar los fondos ilícitos para la campaña por el No a la Revocatoria.

Asimismo, Cecilia Margarita Lévano de Rossi, directora de asuntos económicos y financieros de Asociación Amigos de Lima Metropolitana, inicialmente encargada de crear la Asociación Amigos de Lima Metropolitana destinada a recepcionar los fondos ilícitos para la citada campaña.

También María Julia Méndez Vega, candidata a la alcaldía de Miraflores por el partido Fuerza Social y creadora de la cuenta de Interbank, tesorera y encargada de administrar la cuenta recaudadora de fondos ilícitos con los que se financió la campaña en mención.

Marco Antonio Ceballos Bueno era el regidor responsable legal del No a la Revocatoria, encargado de remitir la información consignando datos falsos al Jurado Nacional de Elecciones con la finalidad de ocultar la procedencia del dinero maculado.

Luis Gómez Cornejo estaba encargado de recibir los dineros ilícitos de la Caja 2 o contabilidad paralela de las empresas brasileñas y disponer de los gastos para la continuidad de la entonces cuestionada alcaldesa al frente de la comuna limeña.

En tanto que Óscar Ricardo Vidaurreta, de la empresa Ogilvy, recibía el dinero del departamento de coimas de OAS llamado ‘Contraloría de Proyectos Estructurados’ a través de su empresa.

Juan Carlos Becerra Jara, apoderado, fundador presidente y representante legal de la organización política de Diálogo Vecinal, estuvo encargado de proporcionar una información falsa entregada a la ONPE para camuflar el origen del dinero. Lo mismo hizo José César Castro.

Luis Gómez Cornejo se desempeñó como secretario de economía de Diálogo Vecinal. Era la  persona de confianza de Villarán y Castro y estaba encargado del manejo de dinero de la campaña por la reelección.

César Simón Meggs Rojas estuvo a cargo de recibir los fondos de los dineros maculados.

El personero legal de Diálogo Vecinal, Marco Antonio Ceballos Bueno, se encargó de remitir información falsa  al Jurado Nacional de Elecciones (JNE) con la finalidad de ocultar la procedencia del dinero sucio.

LAVADO DE ACTIVOS

De acuerdo al documento fiscal, la imputación contra Susana Villarán por la comisión del delito de lavado de activos se basa en haber dirigido el dinero producto del acto de corrupción y al pago de servicios de marketing para sus campañas políticas por el No a la Revocatoria y su reelección a la Municipalidad de Lima.

La forma de pago se realizó mediante entregas en efectivo y habiendo declarado hechos falsos ante el JNE y a la ONPE,  lo cual demuestra el propósito de evitar la identificación del origen lícito de los fondos recibidos de la ‘Contraloría de Proyectos Estructurados’,  los cuales eran producto de la actividad delictiva, previa corrupción de funcionarios.

“Podemos concluir que Susana Villarán de la Puente tenía el dominio del hecho al haber realizado acciones tendientes a que el dinero producto del acto de corrupción sea ingresado al circuito económico legal mediante el pago de su campaña política de reelección”, indica la tesis fiscal.

La Fiscalía también aclara que aun cuando puedan coincidir en espacio y tiempo de recepción del dinero de parte de Valdemir Garreta y el pago por el servicio de consultoría, son dos acontecimientos independientes dado que el beneficiario real del dinero fue Villarán, quien recibe el dinero y luego con ese mismo recurso económico realiza el pago de la consultoría en publicidad.

“Proceso de revocatoria era muy duro”

El colaborador eficaz 105- 2019, refirió el 2 de mayo de 2019 que Valfredo de Assís Rivera fue director operacional para el Perú entre abril de 2010 y febrero de 2014.

En relación con el departamento de ‘Controladoria’, estaba destinada a generar recursos de la Caja 2 para el pago de coimas de toda la compañía.

“Valfredo de Asís fue citado al palacio municipal, donde Villarán de la Puente le dijo que el proceso de revocatoria era muy duro y que había muchas tareas relacionadas con el proyecto Línea Amarilla. Luego de ello Castro Gutiérrez le pidió a Valfredo de Assís su apoyo para la campaña por la No Revocatoria diciéndole que iba a dividir los costos de la campaña entre las empresas que tenían concesiones junto a la Municipalidad Metropolitana de Lima y que cabría a OAS el monto de US$ 3’000,000”, sostuvo.

Luego de ello Leo Pinheiro autorizó el pago.

“Valfredo de Assís coordinó con Leonardo Fracasi para que aquel coordinase con José Miguel Castro. El pago se efectuó a través de Valdemir Garreta, Ojilvy y otra persona indicada por Castro Gutiérrez”, agrega.

EN DIVERSOS LUGARES DE LIMA

Entregaron dinero en efectivo

El colaborador Nº 115-2019 señaló que Alexandre Alves Mendonça recibió la orden de Valfredo de Assís Ribeiro de ponerse en contacto con Óscar Vidaurreta de Ogilvy y Mather en razón del compromiso que tenía OAS sucursal Perú, de apoyar la campaña por la No Revocatoria de Susana villarán de la Puente.

“Para ello Alexander Portela fue a ver y conversar con Óscar Vidaurreta al local de Ogilvy y Mather, sucursal Perú, decidiendo efectuar tres contratos con tres sucursales de Ogilvy y Mather, las cuales corresponden a  Ecuador, Colombia y Chile. Esos contratos eran completamente ficticios”, señaló.

Entre diciembre de 2012 y marzo de 2015, Alexander Portela llamó a Alves de Mendonça, diciéndole que tenía que ir al hotel Meliá a encontrarse con Rafael Angulo López. Luego de unos días Leonardo Fracassi invitó al mismo Alves de Mendonça a una reunión en el Novotel en San Isidro.

En dicho lugar se encontraron con Luis Gómez Cornejo a quien le entregaron dinero en efectivo.

“Alexandre Alves Mendonça, en los primeros días de febrero, le entregó a Luis Gómez Cornejo la suma de US$ 2’000,000 a US$ 3’000,000 en el Starbucks de Conquistadores. En los primeros días de marzo de 2013, le entregaron a Luis Gómez Cornejo Rotalde, parte del dinero de US$ 120,000 entregados por los doleiros en el hotel QP. La tercera entrega fue en marzo del 2013, fecha en que los doleiros le dieron a Luis Gómez Cornejo Portal de entre US$ 120,000 y US$ 150,000”, sostuvo.

 

CASTRO GUTIÉRREZ A OAS

“Por el tamaño del proyecto le toca aportar US$ 4’000,000”

Raúl Ribeiro Pereira Neto, exrepresentante de Odebrecht para la concesión Rutas de Lima, en su declaración, dijo que Jorge Barata, expresidente de la empresa brasileña en el Perú, le informó sobre una reunión en la Municipalidad de Lima a la que había sido convocado, y a la cual asistió junto a Barata reuniéndose con José Miguel Castro, quien pidió apoyo por la suma de US$ 3’000,000 para la campaña por el No a la Revocatoria, correspondiendo 2 millones para Vladimir Garreta en Brasil y US$ 1’000,000 en el Perú.

De acuerdo al acta de transcripción de la declaración del colaborador eficaz Nº 101- 2019 de fecha 2 de mayo 2019, la empresa  OAS tenía un sector fantasma denominado ‘Controladoria’ (contraloría, en español) que servía para cumplir acuerdos ilícitos de pago de coimas, así como para estructurar operaciones financieras a través de la elaboración de contactos ficticios que en el Perú tenía como representantes a Roberto Cunha y a Milton Machado Junior.

“Efectuándose las coordinaciones a través de Alexander Portela, encargado de viabilizar los pagos de coimas, así como los contratos fictos (ficticios) necesarios para los pagos del Gobierno peruano y de la Municipalidad de Lima. El dinero recaudado por la Controladoria funcionaba como un fondo para atender cualquier tema a través de un grupo de operadores financieros entre los que estaban Alexander Portela, Roberto Cunha, Ramilton Lima Machado Junior en el caso de Perú”, señala el colaborador.

Afirma que los contratos ficticios con Ogilvy se efectuaron en Chile, Ecuador y Colombia y estuvieron destinados a la campaña por el No a la Revocatoria y fue por indicación de José Miguel Castro quien dispuso que se pague directamente a Ogilvy para dicha campaña.

“A veces se efectuaban servicios reales con el objeto de disfrazar la generación de la Caja 3 pero se ponían valorizaciones, sobre precios de servicios que no correspondían. Eso se hizo en las empresas Generación y CRM de César Meiggs”, sostuvo.

En el proyecto de Línea Amarilla se extrajeron 4 millones de dólares, lo cual no llamó la atención, porque el dinero a veces ingresaba por avión o ‘doleiros’.

“En el caso de la campaña por la No Revocatoria y Reelección de Villarán de la Puente, los hechos ilícitos se iniciaron con Alfredo de Asís Ribeiro quien le dijo a Leonardo Fracassi que José Miguel Castro pidió la entrega de recursos ilícitos para la campaña de Susana Villarán, pagos que se efectuarían por Brasil a nombre de Valdemir Garreta, así como también a través de la empresa Ogilvy, pagos que debían ser coordinados para ver la forma de pago y remesas de la Caja 2 que fueron entregadas a una persona de nombre Lucho, indicada por José Miguel Castro Gutiérrez”, sostuvo.

En relación con los contratos con la empresa Ogilvy, la contratación se daba directamente con “Óscar”, del mismo modo a dicha empresa que quedaba ubicada en la calle Basadre en San Isidro, también llegaba el dinero para “Lucho” según la indicación de José Castro Gutiérrez.

La coordinación con Ogilvy para los contratos simulados se efectuaba mediante Alexandre Alves Mendonça.

“En el tema de la reelección, Castro Gutiérrez pidió la suma de US$ 4’000,000 siendo que por el tamaño del proyecto era lo que le tocaba pagar. Para la entrega del dinero hechas por la Caja 2, Castro Gutiérrez sugirió que se contrate a CMR y Generación de César Meiggs haciendo la simulación de servicios y aumentos de precio de dichas entregas”, indicó.

PJ evalúa hoy prisión preventiva a Villarán

El Tercer Juzgado de Investigación Preparatoria Nacional Permanente Especializada en Delitos de Corrupción de Funcionarios evaluará hoy el pedido de la Fiscalía de 36 meses de prisión preventiva contra la exalcaldesa de Lima, Susana Villarán, en el marco de la investigación por la presunta comisión del delito de lavado de activos y otros en agravio del Estado.

El fiscal provincial, Carlos Puma Quispe, del Equipo Especial Lava Jato, quien requirió al Poder Judicial la prisión preventiva para Villarán y José Miguel Castro, también solicitó 36 meses de carcelería preventiva para Gabriel Prado Ramos, Luis Ernesto Gómez Cornejo Rotalde, César Simón Meiggs Rojas y Óscar Ricardo Vidaurreta Yzaga.

En la víspera, Susana Villarán aceptó que Odebrecht y OAS realizaron “aportes” por US$ 3 millones para su campaña del No a la Revocatoria. Sin embargo, no dijo nada sobre los 7 millones que señala el fiscal Puma, OAS entregó para su campaña a la reelección.

POR: MARIA TERESA GARCÍA

Puedes encontrar más contenido como este siguiéndonos en nuestras redes sociales de Facebook y Twitter.









Top
Salvador Del Solar: “La cuestión de confianza es una opción que no hemos descartado”

Salvador Del Solar: “La cuestión de confianza es una opción que no hemos descartado”