Denuncian fuga masiva de nativos peruanos
A+

Mafias del narcotráfico, con participación de las FARC, se apoderan de la selva del Putumayo y aledaños

San Antonio de Putumayo, Loreto.- El abandono de localidades limítrofes de la región Loreto en el área del Trapecio Amazónico, ha determinado que en los últimos años decenas de nativos peruanos, naturales de la zona, opten por emigrar a las florecientes ciudades colombianas de Leguízamo, Nariño, Tarapacá, Leticia, Tabatinga, Benjamín Constan, entre otras, en busca de mejores perspectivas y condiciones de vida para sus hijos.

Es lo que afirma el doctor Juan Saldaña Rojas, actual rector de la Universidad Científica Peruana  de Iquitos -UCP-, quien denunció el abandono de las fronteras de la cuenca del río Putumayo, el Trapecio Amazónico, Yavarí y Angamos.

Entre las carencias evidentes de los pobladores peruanos que habitan en estos territorios fronterizos está el hecho de que no cuentan con ninguna posta médica, por lo que se ven obligados a trasladarse a localidades colombianas, ecuatorianas y brasileñas en busca de atención médica y hospitalaria.

Y ante la falta de centros de abasto, no les queda otro camino que cruzar los ríos Putumayo, Amazonas, Yavarí y Angamos y trasladarse a los mercados y centros comerciales antes citados para aprovisionarse de productos alimenticios y otros artículos de primera necesidad.

En consecuencia, tienen que recurrir al uso del peso colombiano, dólar ecuatoriano y real brasileño, por cuanto en ese lugar la moneda peruana, el sol, carece de valor.

Se afirma que hay unos 225 mil pobladores nativos de origen peruano que son prácticamente mendigos en los vecinos países.

En opinión de Saldaña Rojas, las zonas fronterizas peruanas están propiciando que los productos colombianos, ecuatorianos y brasileños tengan mayor preferencia que los de la industria nacional “porque sus productos de primera necesidad están 50 por ciento menos que sus similares peruanos”.

“En esta parte de la frontera, por ejemplo, un tarro de leche evaporada vale, en soles, 1.50, el litro de aceite de soya 1.80, el balón de gas de 10 kilos a 15 soles, kilo de azúcar 1.30, mientras en el mismo mercado de Iquitos, que no es frontera, los precios de los alimentos de primera necesidad están subidos al cien por ciento, lo que es una especulación criminal”, dijo.

“Otro de los grandes problemas que tienen que afrontar estas poblaciones es la falta de energía eléctrica. Abastecidos por un grupo electrógeno que en muchos casos está malogrado, suelen pasar meses para que se logre su reparación. En tales circunstancias, en esta parte de las fronteras, difícilmente podría establecerse alguna industria que pudiera generar empleo y mejorar perspectivas de vida para alrededor de 250 mil habitantes que viven en forma dispersa”, agregó.

MIGRACIÓN FORZOSA

Esas múltiples facilidades asistenciales que encuentran los pobladores ribereños peruanos en las ciudades de los vecinos países fronterizos, están propiciando la migración hacia esas zonas o ciudades de países vecinos arriba mencionadas, sin que las autoridades peruanas hagan algo por resolver esta fuga masiva de nuestros connacionales.

Entre tanto, las zonas fronterizas de Loreto se siguen despoblando, convirtiéndose en un verdadero peligro para la soberanía nacional, gracias por las ineptas burocracias de las autoridades regionales, llámense gobernadores, alcaldes provinciales y distritales.

El académico Juan Saldaña Rojas, en su denuncia, afirmó que recogió información de las investigaciones del director de Desarrollo e Integración Fronteriza de la Cancillería, Juan del Campo Rodríguez.

En esos materiales está claro que el Estado peruano ha tenido en abandono sus fronteras por 196 años. El Perú cuenta con un total de 7,030 kilómetros lineales de frontera, que es más grande que el límite entre Estados Unidos de Norteamérica y México, que tiene 3,220 km lineales de mar a mar.

Saldaña Rojas precisa que hay exterminadas fronteras  que son vivas, dinámicas e interactivas. Son las que presentan un cierto grado de prosperidad con alto grado de movilidad binacional.

Es el caso de la ciudad de Tacna respecto de Chile, donde al año se  registran más de 6 millones 200 mil ingresos de ciudadanos del vecino país austral que llegan a consumir productos peruanos, lo que ayuda al desarrollo de la región de Tacna.

Parecidas circunstancias, aunque no tan ventajosas, se observan en Tumbes y en menor medida en Cajamarca respecto del Ecuador. En la ciudad fronteriza de Desaguadero, en Puno, ubicada en la frontera con Bolivia, también hay mucha movilidad comercial

En cambio, en nuestra extensa frontera de la región Loreto, con nuestros vecinos fronterizos –Ecuador, Colombia y Brasil–, no tenemos ferias comerciales o intercambio cultural, agrega el experto.

Según control migratorio, por Cabo Pantoja y Santa Rosa en Loreto ingresaron el año pasado, 899 ecuatorianos, 430 colombianos y 32 brasileños a la ciudad de Iquitos, de paso a Lima como turistas, esto según Informaciones del coronel PNP Néstor Lugo Valenzuela, en Maynas, Iquitos.

Honoris causa

Juan Remigio Saldaña Rojas, rector de la Universidad -UCP-, Iquitos, es autor de ocho libros sobre temas amazónicos y en noviembre de 2015 recibió el Doctorado Honoris Causa de la Midwest University de St. Louis de Missouri – EE.UU.

ANTE LA DECLARATORIA DE EMERGENCIA EN GUEPPÍ

“Gracias Sr. Presidente, nos vamos a Leguízamo”

Como sobrevivencia o como refugio de la miseria en la frontera la población nativa recurre al sembrío de coca.  Tan es así que el 16 de julio de 2018 se descubrieron, en la localidad de la frontera peruana de Gueppí, distrito de Teniente Clavero, provincia loretana de Putumayo –frontera tripartita entre Perú, Colombia y Ecuador– extensiones de sembrío de hoja de coca, laboratorios para la producción de cocaína y toneladas de insumos de esta “industria” delictiva.

Agentes PNP antidrogas capturaron en el mismo territorio fronterizo peruano 51 narcos colombianos y 10 peruanos en una operación antidrogas que duró cerca de 8 horas.

El despliegue del operativo fue espectacular: se movilizaron 373 efectivos PNP y del Ejército Peruano que utilizaron cuatro helicópteros artillados y otras cuatro patrulleras fluviales.

Incluso  estuvo presente el presidente Martín Vizcarra, acompañado por el ministro de Defensa, José Huerta; y por el entonces titular del Interior, Mauro Medina.

Más allá de la espectacularidad del operativo, la pregunta que se hacen los nativos de este lado de frontera del Putumayo, como el Apu-Quechua Santiago Machacuri Putapaña, de 75 años, es qué nos trae el Presidente de la República más allá de la represión y la declaratoria del estado de emergencia por 60 días.

“Gracias, señor presidente Vizcarra, nos vamos con toda mi familia al territorio colombiano de Leguízamo, allí tenemos trabajo, educación y salud”, dijo para EXPRESO el Apu Machacuri.

Así están las cosas.

SUPERAN AL VRAEM

EXPRESO entrevistó al técnico 2do. PNP “Polaco», experto en una  veintena de operativos antidrogas en la zona fronteriza de Loreto. En su opinión ahora peligra el extenso territorio fronterizo de la región Loreto por el cultivo masivo de hoja de coca por la mafia colombiana, incluyendo con seguridad a la narcoguerrilla de las FARC, amén de la ecuatoriana, brasileña y sus pares peruanos de la zona.

“Polaco” calcula que en la región fronteriza de Loreto hay más de 40 mil hectáreas de plantaciones de cultivos de coca, materia prima para elaboración PBC, extensión que puede superar la producción del Valle de los ríos Apurímac, Ene y Mantaro –Vraem–, afirmó.

Los inversionistas de la mafia colombiana y sus pares peruanos, para la cosecha o recojo de la hoja de coca, utilizan a los habitantes nativos sin ocupación del lugar pagando en dólares americanos, más su alimentación (desayuno, almuerzo y cena).

Se trata de plantaciones ubicadas en toda la cuenca de los ríos Putumayo, Bajo Río Amazonas, Yavarí, Mirí y Angamos, relató “Polaco”, seudónimo que cuida su nombre por razones de seguridad.

EXPRESO EN EL HITO 14

“Gracias, mi general”

En visita inopinada de EXPRESO, acompañando al general PNP Harly  Rojas Liendo, jefe de la Macrorregión Policial de Loreto – Iquitos, nos llevamos sorpresas al constatar el destacamento policial en el Puesto Vigilancia Fronterizo con el territorio colombiano río Atacuari-Yahuma donde se ubica el olvidado Hito 14 en la frontera con Colombia.

Nos dimos con la sorpresa de encontrar al ex licenciado del Ejército, cabo Francisco Dávila Sánchez, de 78 años, y su esposa Lidia Pereira Icuchima, de 75 años. Estos ciudadanos peruanos se convirtieron durante 40 años como fieles guardianes del Hito 14.

Dávila afirmó a este diario que su tocayo, el general Francisco Morales  Bermúdez Cerruti, cuando era presidente de la República, llegó a Caballococha para declarar la zona como Provincia Ramón Castilla.

En esa oportunidad lo nombró como guardián del Hito 14 y ordenó al presidente de CTAR-LORETO, el pago de 200 soles mensuales por dos años.

“Desde entonces, hace 40 años, no me pagan mi sueldo, yo como soldado disciplinado sigo de guardián del Hito junto con mi esposa, mi general”, le dijo a Rojas Liendo en el río Atacuari.

Al escuchar este dramático testimonio del mencionado guardián, el general Rojas Liendo le dio un alivio a este olvidado nativo de la burocracia. Y es que ordenó al comisario de Caballococha, comandante PNP Wilmer Quispe, que hiciera gestión inmediata para que los esposos Dávila Sánchez y Pereira Icuchima gocen de Pensión 65.

No solo eso, sino que personal del puesto de vigilancia fronteriza (PVF) de Yahuma, del río Atacuari, fue encargado de hacer un pequeño saneamiento e incluso se les entregarían víveres mensuales, utensilios de cocina, ropa y una propina a los guardianes del Hito 14.

Es más, en ese mismo instante hubo un apoyo económico a los esposos del hito: el general PNP Rojas Liendo sacó de su billetera 200 soles y entregó al guardián del hito, Dávila Sánchez, quien alzó su mano temblorosa y le dijo: “gracias, mi general”.

LEONIDAS CANCHANYA JOAQUÍN/ ENVIADO ESPECIAL

SEPA MÁS DE UN CONSEJO ESPIRITUAL

Puedes encontrar más contenido como este siguiéndonos en nuestras redes sociales de Facebook y Twitter.