Denuncian ‘plaga’ de corrupción en el Mininter
A+

De acuerdo con un reportaje de Punto Final, exfuncionarios del Instituto Nacional de Penitenciaría (Inpe), que fueron separados de sus cargos en 2018 por presuntamente haber pertenecido a una red de tráfico de influencias, desempeñaron cargos claves en el Ministerio del Interior hasta este fin de semana. Es decir, 19 meses después de haberse revelado un entramado de corrupción, los investigados Carlos Vásquez Ganoza, Carlos Bazo Ramírez y Edwar Vega Rojas, ingresaron a laborar al Mininter como si nada hubiera ocurrido.

Vásquez fue designado en un importante puesto en el Ministerio del Interior: director de la Dirección General Contra el Crimen Organizado, una unidad del Viceministerio de Orden Interno. Sin embargo, afronta una investigación preliminar en el despacho de la fiscal Mónica Silva Escudero por el presunto delito de tráfico de influencias. En el caso de Bazo Ramírez, obtuvo el cargo de director de la Dirección de Participación Ciudadana con un sueldo de 15 mil soles al mes y, posteriormente, accedió al cargo de asesor nivel II del Despacho Ministerial.

El tercer personaje, Vega Rojas, llegó al Mininter con el puesto de analista jurídico de la Procuraduría Pública Especializada en delitos contra el orden público de la institución, ganando 8 mil soles mensuales. No obstante, dejó el cargo hace dos meses.

En la víspera, tras enterarse del reportaje que elaboraba el mencionado programa, el ministro del Interior, Carlos Morán, firmó las renuncias de los dos funcionarios restantes.

FÁBRICA DE EMPLEOS

En junio de 2018, Carlos Zoe Vásquez Ganoza, entonces jefe del IINPE, renunció al cargo tras revelarse un reportaje en el que se le inculpó de haber “creado una millonaria fábrica de empleos” cuando lideró la Secretaría Técnica de la comisión especial de implementación del Código Procesal Penal.

Puedes encontrar más contenido como este siguiéndonos en nuestras redes sociales de Facebook y Twitter.