El falso discurso: normar ahora implicará incrementos
A+

Uno de los argumentos que se viene utilizando para respaldar al ministro Miguel Incháustegui para que no norme, a pesar que tiene una sentencia de la Corte Suprema que lo conmina a hacerlo, es que esto significaría un cambio de precios a los consumidores industriales.

Una situación de esa naturaleza no debería ocurrir si en los contratos firmados el precio se reajusta con: inflación americana, costo del suministro del gas natural, índice de precios al consumidor peruano y tipo de cambio dólar-sol. De no ser así, sencillamente han sorprendido a los consumidores firmantes. El Minem debió advertirlo oportunamente.

Electroperú, cuya propiedad la ejerce en mayoría el Fondo Consolidado de Reservas (FCR), cuya rentabilidad de recursos sirve para el pago de pensionistas del sistema estatal, ha sido la empresa más afectada.

En el período 2017-2019, se ha visto obligada a vender en el MS un promedio de 1,755 GWH anualmente, habiendo sido el promedio ponderado del precio de venta de energía de 9.74 US$/MWH, mientras que el precio de compra de la misma ha sido del orden de 52.78 US$/MWH. Así como lo leen, han vendido a un precio 82% menor del precio de compra; los beneficiarios, empresas operadoras que han actuado de comercializadores.

Para más información, adquiere nuestra versión impresa o suscríbete a la versión digital, aquí.

Puedes encontrar más contenido como este siguiéndonos en nuestras redes sociales de Facebook y Twitter.