AL FIRMAR DOCUMENTO EN BLANCO PARA POSIBLE TRABAJO

Gabriel Prado asegura que actuó siempre de buena fe

Señala a José Miguel Castro de haberlo llevado con supuesto representante de Odebrecht.

  • Fecha Lunes 20 de Noviembre del 2017
  • Fecha 12:00 am



El exgerente de seguridad ciudadana de la Municipalidad de Lima, Gabriel Prado, reiteró que se utilizó sin su consentimiento un papel en blanco que habría firmado durante la gestión de Susana Villarán para gestionar un posible trabajo para él, el cual sirvió para abrir una cuenta en Andorra donde se recibiría dinero de Odebrecht.

En entrevista con “Cuarto Poder”, el allegado a Villarán contó que fue el entonces gerente municipal José Miguel Castro quien lo llevó a una reunión con un personaje “extranjero”, de quien dijo desconocer su identidad, y con quien supuestamente se iba a gestionar un empleo a su favor.

“No sé de quién se trataba [el personaje de la reunión]. Yo actué de buena fe”, dijo al recordar que tuvo que llevar una serie de documentos para el supuesto empleo a gestionarse, y la petición incluyó la firma de un papel en blanco.

Sin acusar directamente a Castro, Gabriel Prado dijo que este documento fue mal utilizado por personas extrañas para abrir la cuenta en Andorra, de la que dio cuenta el diario El País de España, misma versión que dio días atrás ante la Comisión Lava Jato del Parlamento.

El exfuncionario dijo que el acuerdo para buscar un empleo lo hizo con Castro y la propia Susana Villarán, pero insistió en todo momento en que su firma no fue para abrir cuenta alguna. Por ello dijo haber pedido una prueba a toda la documentación que se utilizó en la Banca de Andorra para abrir la famosa cuenta, para que se sepa que no tuvo que ver con esta acción.

LO ADMITE

Entrevistado por el mismo programa, José Miguel Castro admitió que él y Gabriel Prado se reunieron con un “reclutador internacional” de Odebrecht en un hotel de San Isidro.








Top
Heresi dice que Galarreta tiene responsabilidad política por nombramientos irregulares

Heresi dice que Galarreta tiene responsabilidad política por nombramientos irregulares