CIFRAS. ENTRE ENERO Y AGOSTO DEL 2019, SEGÚN EL MINSA.

Han muerto 1,817 bebés en el Perú

Direcciones Regionales de Salud de Lima, La Libertad, Loreto, Cusco y Lambayeque registran más casos de neonatos fallecidos.

Han muerto 1,817 bebés en el Perú
  • Fecha Miércoles 4 de Septiembre del 2019
  • Fecha 7:14 am

Por: Juan Carlos Ángeles y José Carmen.

La muerte de recién nacidos en Lambayeque, Arequipa y Piura solo fue la punta del iceberg de un terrible problema a escala nacional. En los últimos días, los peruanos han sido testigos de cómo decenas de bebés han fallecido por la incapacidad de ejecución presupuestal de los gobiernos regionales y el Ministerio de Salud (Minsa). Según información de las Gerencias y Direcciones de Salud, han fallecido 1,817 neonatos entre enero y agosto de 2019 por falta de equipos, recursos humanos y control prenatal.

Las Unidades de Cuidados Intensivos (UCI) de diferentes hospitales regionales han colapsado, provocando indignación, dolor y desesperación en los padres de familia. Centenares de mujeres que se encontraban en la dulce espera, han quedado destrozadas, al ver que, si bien es cierto han sufrido un parto prematuro, no hay logística suficiente para salvar la vida de sus nenes. Es más, las Direcciones Regionales de Salud precisaron que 107 féminas perdieron la vida durante este proceso.

La edición de ayer de EXPRESO causó conmoción en los lectores e impactó en la clase política, desde donde denunciaron que en diferentes nosocomios ubican a dos bebés en una sola incubadora, carecen de personal especializado en neonatología y derrochan el dinero de su presupuesto en banalidades, en vez de atender sus falencias, como el caso de Lambayeque, donde fallecieron 30 recién nacidos por falta de incubadoras, pero sí hubo más de un millón de soles para comprar tarjetas de canastas navideñas en el 2018, según la Contraloría General de la República.

En Huancayo, el director del Hospital El Carmen, Édgar Aranda Huincho, reveló que reciben infantes de diferentes provincias, por lo que en algunas ocasiones han tenido que juntar a dos en una sola incubadora.
Agregó que el servicio de neonatología funciona en un ambiente prefabricado y no se puede optimizar el área por falta de presupuesto, pero están en proceso de comprar cinco incubadoras. Lamentablemente, ya hay 40 muertos en su haber.

La presidenta de la Comisión de Salud del Congreso, Rebeca Cruz (Alianza Para el Progreso), denunció que han muerto 1,817 bebés en lo que va del 2019, según información de las Gerencias y Direcciones Regionales de Salud del Perú.

Cabe precisar que la ministra de Salud, Zulema Tomás, irá hoy al Parlamento para explicar este suceso doloroso que ha estremecido todas las esferas sociales.

“A las 2:00 p.m., la comisión entrevistará a la ministra y dependiendo de sus argumentos y lo que acuerden los demás colegas, se decidirá si es interpelada o no. Nos ha llegado un acumulado de estadísticas y resulta que es más de lo que señaló la ministra. La cifra es alarmante, desgarradora e inhumana”, lamentó la integrante de la bancada APP.

“No es posible que haya este tipo de escenarios en el siglo XXI. A nivel de todas las regiones hay estas muertes. Es triste que el presidente [Martín] Vizcarra salga, esté inaugurando hospitales, pero que no equipe estos con incubadoras y respiradores que son necesarios para los infantes”, añadió la legisladora.

CIFRAS DE LA MUERTE

El informe muestra que Lima registra 412 decesos de neonatos (entre los distritos del centro, norte, sur y este), le sigue Lambayeque (104), La Libertad (137), Cusco (117), Junín (86), Puno (80), Loreto (95), Callao (76), Piura (57), Cajamarca (48), Huánuco (56), Áncash (47), Ayacucho (52) y San Martín (46).

Aunque en un primer momento solo se sabía de 93 decesos, el panorama empeoró y abrió una caja de Pandora, que en lo más profundo solo queda el sufrimiento de las personas que soñaban con tener a sus hijos en brazos, disfrutar de su compañía y la emoción de ser padres.

La trágica lista continúa con Amazonas, que registra unos 39 fallecidos, luego aparece Ica (43), Ucayali (58), Lima Provincias (28), Luciano Castillo (40), Huancavelica (41), Jaén (19), Pasco (26), Chota (7), Madre de Dios (11), Tacna (18), Apurímac (12), Tumbes (17), Chanka (7), Cutervo (6) y Moquegua (5).

Todo suma 1,817 pérdidas. Aparte de la indolencia, las posibles causas de mortalidad serían la falta de equipamiento y reposición de equipos, cuya responsabilidad es compartida entre la gestión regional y el Minsa, así como la detección tardía y falta de control prenatal en el primer nivel de atención y escasez de recursos humanos.

Cabe precisar que la primera causa de defunción neonatal está relacionada a la prematuridad-inmaturidad con un 33%, seguida por infecciones (20%), malformaciones congénitas (13%), asfixia y causas relacionadas a la atención del parto (11%), entre otras causas (20%).

Las cifras también muestran que durante el 2017, murieron 3,212 neonatos, mientras en el 2018 fueron unos 3,290. Una verdadera tragedia que la propia ministra de Salud, Zulema Tomás, reconoció, pero no podrá solucionar solo con la compra de incubadoras.

HAY DÉFICIT

EXPRESO preguntó a la ministra de Salud, Zulema Tomás, qué responsabilidad asume la institución que dirige frente a esta situación y su respuesta evidenció culpa y reflexión. Con una voz entrecortada y tomando el micrófono con ambas manos, confesó que sí hay un déficit en su sector y lamenta las muertes de los recién nacidos.

“No solo es la incubadora, también se necesita bomba de oxígeno, personal, es todo un programa. Tenemos déficit, pero también tenemos déficit de infraestructura. Nos falta brecha de recursos humanos, nos falta equipamiento, pero estamos viendo las necesidades. Lamentamos estas pérdidas, pero no es un problema que está hace dos semanas o un año, sino décadas que se origina en el sistema”, declaró.

Después de una pausa, agregó que su sector está comprometido en solucionar este problema y, para ello, están elaborando un plan de desarrollo.

“En las regiones no hay un sistema integrado de gestión administrativa para que reporten cuántos equipos tienen, recién lo estamos haciendo como Minsa. Hasta la fecha hemos disminuido el 18 % de la mortalidad neonatal. Se habla de falta de incubadoras, salió Lambayeque, Piura, Arequipa, a pesar de que los mismos médicos intensivistas salen a señalar que falta incubadoras, no es de ahora, es de años”, explicó.

Al instante detalló que en lo que va del 2019, hay 254 mil nacidos, de los cuales 17 mil son prematuros. “Estamos enfocados en poder disminuir esta tasa de mortalidad”, añadió.

Después de su intervención le consultamos por las carencias que hay con respecto al personal médico especializado en neonatología, después que el decano del Colegio Médico de Lima, Raúl Urquizo, dijera que solo hay alrededor de 350 galenos dedicados a esta área para todo el país.

“En cuanto a neonatólogos tenemos 345 registrados, nos hace falta duplicar la capacidad de estos profesionales, hay una brecha. Con respecto a las incubadoras, tenemos 34 ejecutoras en Lima. En provincias no se puede detallar porque son autónomas en adquirir sus equipos, pero vamos a supervisar cada región. En algunos casos hay demoras porque ya debieron tener los equipos”, refirió.

Por último, indicó que no culpó a los gobiernos regionales cuando estalló este escándalo, pues junto a ellos, son una sola entidad que busca mejorar las políticas públicas.

IRRESPONSABILIDAD

Para el exministro de Salud, Alejandro Aguinaga, la ministra Zulema Tomás sí tiene una responsabilidad política en el fallecimiento de bebés ocurrido en diferentes hospitales al interior del país, esto debido a que el Minsa es el ente rector de las políticas de salud que se establecen en el país.

“Es cierto que se han transferido las competencias, producto de la descentralización, de la regionalización, pero cuando uno transfiere las competencias, también transfiere responsabilidades, y en eso, el Ministerio de Salud tiene la rectoría, da los lineamientos, es decir, no quiere decir que se desentiende. (…) Si no fuera así no estarían viajando [los ministros o representantes del ministerio] cuando hay un brote de determinada epidemia”, afirmó.

Sin embargo, el también excongresista descartó que dentro de la investigación que ha iniciado el Ministerio Público, se llegue a determinar que exista una responsabilidad penal de la ministra o de algún médico, esto debido a que ningún especialista en la salud ejerce su función con la intención de acabar con una vida.

“Hay responsabilidad política [de la ministra], pero no penal. El acto médico no conlleva perversidad. Si no se le dan los insumos adecuados, no se le puede achacar la muerte a un médico. Si no hay las incubadoras adecuadas, no se le puede achacar ni homicidio culposo. Ningún médico tiene la intención de matar a nadie, pero si a eso se suma que no se le dan los medios para que pueda atender, ahí vienen los problemas”, aseveró.

Aguinaga remarcó que el sector Salud se encuentra en un estado crítico en estos momentos, y puso de ejemplo el Hospital Arzobispo Loayza de Lima.

“Miremos el caso del Hospital Arzobispo Loayza, en donde hace cuatro meses ya no se opera laparoscopía, o que han pasado tres años y no se ha comprado un tomógrafo. No hay un control adecuado de equipos; tiene que haber ingenieros biomédicos que sepan las bondades y los defectos de cada uno de sus equipos”, señaló.

“Desde que me he reintegrado al hospital, veo que mucho se habla del SIS, pero si uno se da una vuelta por los hospitales, podrá ver que los que están dentro del SIS compran casi todo [para tratarse]. El SIS parece que lo usan para la publicidad [desde el Ejecutivo]”, añadió.

Finalmente, Aguinaga Recuenco recomendó que para poder solucionar esta situación es necesario aclarar el clima político y evitar mayores enfrentamientos entre poderes del Estado, para generar una agenda conjunta, incluido en salud.

Puedes encontrar más contenido como este siguiéndonos en nuestras redes sociales de Facebook Twitter.



Top
César Villanueva: implican a otro miembro del Equipo Lava Jato en su caso

César Villanueva: implican a otro miembro del Equipo Lava Jato en su caso