EN EL SONADO CASO ‘MADRE MÍA’

Hay pruebas suficientes para involucrar a Humala

Exprocuradora Delia Muñoz afirma que la Corte IDH ha desarrollado la “cosa juzgada fraudulenta”, para que este tipo de casos no prescriban.

Hay pruebas suficientes para involucrar a Humala
  • Fecha Lunes 1 de Mayo del 2017
  • Fecha 12:00 am

Ex juez superior Javier Villa Stein se pregunta en Twitter por qué César San Martín no pide anular su propio fallo.

El debate sobre la reapertura del caso ‘Madre Mía’, el cual involucra al expresidente Ollanta Humala con casos de violaciones a los derechos humanos, podría terminar si se analizan los argumentos esgrimidos por la Coordinadora Nacional de Derechos Humanos (CNDDHH), que presentará este caso ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH).

Así opinó la experimentada abogada y catedrática universitaria Delia Muñoz, quien aseguró que un documento de la CNDDHH demostró que hay pruebas suficientes para sancionar al líder nacionalista por el caso ‘Madre Mía’.

Según explicó, este organismo señala que en el expediente del proceso archivado existe prueba más que suficiente para sustentar la condena por delitos de lesa humanidad. Esta vertiente del análisis es interesante pues evita todo el debate de la validez de la prueba actual derivada de los audios.

Muñoz plantea además puntos de vista importantes. Por ejemplo, en el caso del exministro humalista Francisco Eguiguren, se pregunta si un exministro de Estado y exembajador político durante el gobierno de Ollanta Humala podrá tener imparcialidad respecto de su exjefe y expatrocinado en el proceso que se llevaría al sistema que preside, en referencia a la Corte IDH.

Acota que el caso ‘Madre Mía’, a nivel de la Corte Suprema, involucraría al juez César San Martin, quien admite haberse reunido con el abogado de Ollanta Humala, pero no dice quién es ese abogado (¿a quién se refiere Nadine Heredia cuando menciona a un tal “ojitos”, si en esa época Eloy Espinoza Saldaña era funcionario del Poder Judicial y por tanto no podía ser abogado de Humala?).También se debe investigar si Joel Segura colaboró en hacer la sentencia de archivo y después fue designado procurador anticorrupción.

Otra cuestión es que un archivo de “oficio del Estado”, como es lo que realiza la Sala Penal de la Corte Suprema que preside San Martin, constituye una transgresión a la Convención Americana, afectando garantías judiciales como es el acceso a la justicia.

De otro lado, Muñoz, exprocuradora del Estado, aclara que existe el concepto de “cosa juzgada fraudulenta” desarrollado por la Corte IDH, el cual señala que se produce una cosa juzgada “aparente” o “fraudulenta” si aparecen nuevos hechos o pruebas que puedan permitir la determinación de los responsables de violaciones a los derechos humanos y, más aún, de los responsables de crímenes de lesa humanidad.

“Bajo este supuesto, pueden ser reabiertas las investigaciones, incluso si existe una sentencia absolutoria en calidad de cosa juzgada: las exigencias de la justicia, los derechos de las víctimas y la letra y espíritu de la Convención Americana desplazan la protección del ne bis in idem (no dos veces por lo mismo)”, sostiene.

HECHOS DEMOSTRADOS

Está demostrado que el expresidente Ollanta Humala, hoy oficial en situación de retiro del Ejército, se desempeñó como jefe militar de la localidad denominada Madre Mía, ubicada en la región San Martín, el año 1992, para enfrentar al narcoterrorismo asentado en esa parte de la selva peruana.

Como suele ocurrir en esta clase de funciones, y ante los operativos militares, Ollanta Humala utilizó como apelativo el de “capitán Carlos”, haciendo alusión al grado que por ese tiempo ostentaba ante decenas de soldados bajo sus órdenes.

Algunos señalan que se vio cierta prepotencia en su proceder al punto de acudir a restaurantes de la zona, consumir alimentos y luego retirarse sin pagar la cuenta, lo cual puede ser tomado como un chisme; no así de lo que lo acusan algunos ciudadanos por la desaparición forzada de dos personas, las del matrimonio de Natividad Ávila y Benigno Sullca, quienes antes de ser asesinados fueron torturados. Incluso entre los torturados estuvo el hermano de Natividad, Jorge Ávila.

Pues bien, este último se libró de lo peor pero no así su hermana y cuñado que fueron asesinados dejando niños pequeños en la orfandad. El cadáver de Benigno Sullca apareció a los pocos días, ya hinchado, cerca de un río, pero el cuerpo de la esposa Natividad Ávila nunca se encontró.

Un eslabón importante de la cadena diseñada para comprar conciencias, como el testimonio de Jorge Ávila, es Amílcar Gómez Amasifuén, exsuboficial del Ejército, amigo, colaborador y lugarteniente de Ollanta Humala desde la asonada de Locumba.

El otro es Julio Torres, extesorero del nacionalismo y también amigo de Humala. Precisamente, la transcripción de los audios a más de cien personas logró que se conozcan las conversaciones de estas personas a propósito del seguimiento que realizaron las autoridades policiales y fiscales al terrorista “Artemio”.

De este modo, legalmente se consiguieron esos audios donde aparecen hechos nuevos sobre el caso ‘Madre Mía’ y también se confirmaron viejas evidencias que determinan que el tema debería reabrirse judicialmente.

Es más, Mario Aníbal Arias Jaramillo, notario público de la provincia de Leoncio Prado, Huánuco, precisó que la declaración jurada con la que el testigo Jorge Ávila se retractó de su acusación contra Ollanta Humala en el caso ‘Madre Mía’ se hizo por gestiones del lugarteniente de este, Amílcar Gómez, y no solo eso sino que este lo acompañó a la notaría y fue quien pagó los gastos notariales. Como dicen los especialistas en derecho penal, comprar testigos es tan grave como esconder un cadáver o el arma con la cual se perpetró un crimen.

HABLA VILLA STEIN

Otro personaje vinculado al sospechoso archivamiento del caso ‘Madre Mía’ es el juez supremo César San Martín, quien hace poco defendió las razones por las que no se le juzgó a Humala Tasso por estos crímenes de lesa humanidad.

Frente a ello, el ex juez supremo Javier Villa Stein se pronunció ayer en las redes sociales, expresando su sorpresa por la posición que San Martín muestra, quien incluso advirtió haber sido sorprendido.

“Si Juez San Martín fue engañado con motivo de la sentencia ‘Madre Mía’, ¿por qué no se indigna y propone anular su propio fallo tratándose de derechos humanos?”, preguntó el también extitular de la Corte Suprema de Justicia.

Villa Stein además le dedicó unas líneas a la ministra de Justicia, Marisol Pérez Tello, a quien criticó por mantener una notaría a su nombre cuando este tipo de entidades están reglamentadas justamente por el ministerio que hoy preside.

“No es suficiente cerrar la notaria de Marisol Pérez Tello, tendría que renunciar al notariado para evitar conflictos de intereses como ministra”, sostuvo.

Restan credibilidad a Jorge Ávila

El abogado del expresidente Ollanta Humala, Julio César Espinoza, restó credibilidad a Jorge Ávila, testigo en el caso Madre Mía, asegurando que la versión de un soborno para dejar de culpar a Humala por la desaparición de Natividad Ávila y Benigno Sullca es una de las tantas que el ciudadano pudo haber elaborado desde que el caso fue abierto.

“No tiene credibilidad”, sostuvo en RPP Noticias, donde agregó que un peritaje ya lo había desacreditado como informante fiable. “En el juicio se realizó una pericia que comprendió un análisis médico y psicológico del perfil de este señor. Ahí se concluyó que era una persona con poca fiabilidad en lo que decía”, dijo.

El defensor legal de Humala reiteró que el caso ‘Madre Mía’ no podría reabrirse, al menos, ante un tribunal peruano. Además, explicó que la nueva declaración de Ávila no generaría ninguna diferencia.

“Esta sentencia fue investigaba por un fiscal provincial, un fiscal superior, un tribunal de cinco jueces supremos y luego por el actual fiscal de la Nación. La conclusión de exculpar a Humala se basó en más de 70 testigos, en prueba pericial, en reconocimiento, en reconstrucción de hechos”, señaló.

Informe de la CNDDHH

La CNDDHH hizo público en noviembre del 2009 un informe en el que analiza el desarrollo del proceso denominado ‘Madre Mía’. El contenido es similar al que se presentó como denuncia ante la CIDH al año siguiente, en el 2010. El eje central del documento considera que existen pruebas suficientes que sustentan una condena, incluso por encima de lo que digan los testigos, lo que hoy podría avalar una investigación con la consecuente sanción penal.

Dicho informe contiene documentos que hoy ya no existen, como la hoja de servicios (file personal) de Ollanta Humala, que estaba en el Ministerio de Defensa y extrañamente se perdió en el 2006.

PERUANOS NO LE TIENEN CONFIANZA

La gran mayoría de peruanos no confía en el expresidente Ollanta Humala, quien ha asegurado que no recibió dinero de Odebrecht cuando era candidato presidencial en 2011, según un sondeo elaborado por GFK, donde el 83 % de los encuestados cree que este mintió y que la firma brasileña sí le entregó dinero.



Top
Pedro Chávarry: G&M ya no debe seguir contratando con el Estado

Pedro Chávarry: G&M ya no debe seguir contratando con el Estado