Íber Maraví es fundador del Conare-Sute

Nunca se presentó ante autoridades para responder por casos de terrorismo, por lo que se le declaró no habido. Por ello hasta hoy insiste que no hay pruebas contra él.

Por Mariella Balbi

El jueves 30 de septiembre el Congreso interpelará al titular de Trabajo, Íber Maraví Olarte, por sus innegables relaciones con Sendero Luminoso.

Maraví envió una comunicación al Parlamento exigiendo pruebas de las acusaciones. Pide: “todos los documentos legales, atestados completos (N° 12-SEJDp y N° 001-SE-JDp) y/o piezas judiciales que los congresistas solicitantes de la interpelación hayan merituado como veraces y ciertas, legalmente acreditadas y con valor de documento público, que sustenten cada una de las imputaciones que realizan en mi contra en el pliego interpelatorio remitido”.

La respuesta ha sido clara, la entrega de pruebas no está prevista ni en la Constitución ni en el Reglamento del Congreso.

SUFICIENTES PRUEBAS

Atestados policiales vinculan al actual ministro de Trabajo, Íber Maraví Olarte, con atentados perpetrados por Sendero Luminoso en Ayacucho entre los años 1980 y 1981, donde participaron los terroristas Edith Lagos, Arturo Morote e Hildebrando Pérez Huarancca -su suegro-, conocido como el ‘monstruo de Lucanamarca’, matanza senderista donde murieron 69 personas

En los documentos policiales de la época el terrorista Juan Alarcón Gutiérrez refiere que Íber Maraví participó en el sabotaje contra una torre de Electro Perú, en atentados dinamiteros a hoteles y en el asalto a una oficina de cobro de agua potable donde murió un policía de cuatro balazos.

Añade el subversivo “que como parte de sus acciones, el 21 de junio de 1980 lanzaron bolsas, botellas y focos llenos de gasolina al local partidario de Acción Popular y le prendieron fuego” donde también participó el ministro. Además señala que Maraví Olarte fue responsable del aparato senderista en Huamanga y formaba parte de la cúpula terrorista.

Maraví nunca se presentó ante las autoridades, razón por la cual se le declaró no habido. Por ello hasta hoy insiste en que no hay pruebas contra él y que está limpio. Afirmó: “Con un atestado policial se pretende condenarme más allá de la justicia. En el país tenemos un Poder Judicial, existe un Ministerio Público. Se supone que, si se hubiese encontrado responsabilidad producto del atestado policial, hubiese sido condenado, hubiese purgado prisión”.

Mira más contenidos siguiéndonos en FacebookTwitter Instagram, y únete a nuestro grupo de Telegram para recibir las noticias del momento.