Jueza admite error en caso Madre Mía
A+

La jueza de la Segunda Sala Penal Liquidadora de Lima, Avigail Culquicocha, admitió que hubo un “error” al declarar, por voto en mayoría, la absolución de Amílcar Gómez, Robinson Gómez Reátegui y Jorge Ávila Rivera en el proceso que se les seguía por compra de testigos en el caso Madre Mía.

“Sí, en todo caso, fue la Corte Suprema la que definió la situación (…) A la luz de esta ejecutoria, de acuerdo los fundamentos, sí hubo un error en el colegiado”, dijo durante la sesión de ayer en la comisión Madre Mía del Parlamento.

Cabe recordar que la sala superior, conformada por los jueces Avigail Culquicocha, Ricardo Brousset y Luisa Napa, declaró en el 2009 la absolución de los involucrados tras una votación en mayoría, pero la Corte Suprema anuló esta resolución a través de la ejecutoria emitida el 11 de junio de 2010 y dispuso un nuevo juicio.

“La Sala Suprema les enmienda la plana y manifiesta que sí tenían la situación de testigos. Incidimos bastante en esa pregunta a la doctora Avigail y al final terminó reconociendo que la sentencia absolutoria fue un error. Esto es inédito en la historia del país”, dijo Héctor Becerril, presidente de esta comisión.

Frente a ello, el parlamentario Edwin Donayre solicitó que la jueza pase a condición de investigada, debido a las contradicciones y deficiencias respecto a la fundamentación de la decisión, posición respaldada por la fujimorista Milagros Salazar.

La comisión que investiga los hechos producidos en la base Madre Mía, que estaba al mando del expresidente Ollanta Humala, acordó, por unanimidad, que la sesión de ayer martes se hiciera de manera pública.

OBSTÁCULOS

La legisladora independiente Yeni Vilcatoma advirtió “una actitud obstaculizadora” al impedir que las sesiones de la Comisión Madre Mía sean públicas, por lo que se cambió esta modalidad.