Libertad de expresión y difamación en lid

No se puede vivir sin libertad para expresar las ideas y los pensamientos, como tampoco desprotegiendo el derecho a la honra personal y el buen nombre.

Por Luis Lamas Puccio

Hablamos de dos temas controvertidos y de particular actualidad que no solo tienen una especial relevancia, sino que bajo determinadas circunstancias se contrapone uno frente al otro y suscita un agudo conflicto legal en materia de intereses e interpretación de la Constitución.

Me refiero al derecho que les asiste a todas las personas (más allá de la profesión que ejerzan o la actividad que llevan a cabo) de desarrollar la libertad de información, opinión o expresión del pensamiento, mediante la palabra oral, escrita o por la imagen, a través de cualquier medio de comunicación social, sin previa autorización, ni censura, ni impedimento alguno. Lo señala la Constitución en el inciso cuarto del artículo segundo.

Igual nos referimos al derecho al honor y la buena reputación que corresponde a los ciudadanos conforme al numeral séptimo también del artículo segundo de la Constitución, y que también comprende en el mismo rango de importancia el derecho a la intimidad personal y familiar, a la voz, y a las imágenes propias.

TAMBIÉN LEE: David Tuesta sobre un posible nuevo presupuesto para reactivar la economía: «Nos esperaría un año malo»

Es el derecho que se violenta cuando alguien hace afirmaciones inexactas, maldicientes o agraviantes que en algunos casos son transmitidas o reproducidas por los medios de comunicación social.

Le asiste a los ciudadanos agraviados el derecho a una rectificación en forma gratuita, inmediata y proporcional con la afirmación cuestionada, sin perjuicio de las responsabilidades penales o civiles que surjan cuando alguno de estos derechos han sido violentados bajo distintas circunstancias y en forma dolosa y premeditada.

Se trata de abusos de derecho en ambos sentidos (libertad de expresión y difamación), como resultado de haberse violentado, menospreciado o transgredido valores de primer orden y que en la práctica son fundamentales para el normal desarrollo de los individuos y las relaciones interpersonales frente a la sociedad en un contexto de armonía social, que las leyes protegen frente a cualquier agresión o su menoscabo.

Lea la nota completa en nuestra versión impresa o en nuestra versión digital AQUÍ.

Mira más contenidos siguiéndonos en FacebookTwitter Instagram, y únete a nuestro grupo de Telegram para recibir las noticias del momento.