Los Ataucusi dan el batacazo a Vizcarra
FOTO: GERALD SUÁREZ.
A+

La tímida ilusión, el tedio y escaso interés en estas elecciones al Congreso de pronto cambiaron a la hora undécima de la consulta a las urnas de este domingo, cuando los canales de televisión, a las cuatro de la tarde, anunciaron los flash de boca de urna de las elecciones complementarias del 26 de enero de 2020.

Es así como el primer lugar lo ocupó Acción Popular con 11.8 %, seguido de Alianza Para el Progreso (APP) que llegó al 8.8 %, tercero el Partido Morado 8.1 %, cuarto Podemos Perú (7.4 %) y quinto Fuerza Popular 7.1 %, esto según los cálculos de votos válidos a nivel nacional de la encuestadora Ipsos Apoyo.

Le siguen a las anteriores agrupaciones el partido Somos Perú (7.0 %), el FREPAP (7.0 %), Unión por el Perú (6.2 %) y el izquierdista Frente Amplio 6.2%.

Según la citada empresa de marketeo político, podría decirse que los citados nueve partidos no solo han superado la valla electoral sino que, incluso el Frente Amplio podría formar su bandada en el nuevo Congreso, a menos que haya sorpresas en el conteo.

En décimo lugar se ubica, siempre según la boca de urna, Juntos por el Perú con 5.0 %, Democracia Directa 4.0 %, el Partido Popular Cristiano 3.4 %, Perú Libre 3.3 % y el Apra 2.8%.

En el puesto 15 está Avanza País (2.4 %), luego Vamos Perú (2.3 %), Perú Patria Segura (2.2 %), Perú Nación (1.4 %), Solidaridad Nacional (1.4 %), RUNA (1.3 %) y el grupo Contigo (0.9%).

Lo anterior implica una probable distribución de curules donde Acción Popular sería la primera mayoría con 21 escaños, APP con 13, Fuerza Popular tendría 8 congresistas; UPP igual número, Somos Perú, el Frente Amplio y el Partido Morado con 7 legisladores

Podemos Perú estaría en octavo lugar con 6 eventuales curules e igual número el Frepap, mientras que hay un número de 47 escaños por repartirse. Y al cierre de esta edición se afirmaba que las cifras ayudaban a consolidar a las fuerzas de izquierda.

FACTOR ATAUCUSI

Al cierre de esta edición, el Frepap, el partido político del finado Ezequiel Ataucusi, líder de la Misión Israelita del Nuevo Pacto Universal, se colocaba en segundo lugar en el avance del conteo de Ipsos, llegando al 8.8% de los votos, muy cerca del 10.1 % de Acción Popular.

Es decir estaba en un empate técnico con el partido de la lampa si tenemos en cuenta que la muestra tiene un margen de error de 2 puntos. Esto ya es apocaplsis, si tenemos en cuenta la vesión que señala que los del Frepap siguen avanzando en provincias.

Para conseguir la configuración antes descrita es que los peruanos fueron convocados este domingo en unas elecciones que tenían por objetivo zanjar la crisis política con un Congreso supuestamente renovado después de la disolución o golpe del 30 de septiembre del años pasado por parte del el presidente Martín Vizcarra.

LOS NUEVOS TIEMPOS

Una primera constatación es entonces el triunfo cantado de un partido histórico como Acción Popular, con 60 años de vigencia en la vida republicana, cuyo mérito ha sido de la nueva hornada, “sin matones, sin camiones y sin millones”, cómo lo ha resaltado ayer Raúl Diez Canseco, dirigente acciopopulista, al intervenir en el local partidario del Paseo Colón después de conocidos los resultados.

También observamos la salida, a los primeros lugares del escenario político, a partidos como Alianza Para el Progreso, que lidera el empresario César Acuña y la incursión del Partido Morado, que lidera Julio Guzmán, por primer vez en su corta historia, para ser una fuerza gravitante en la representación nacional de la Plaza Bolívar.
Y la irrupción de los fieles del profeta Ataususi, por si fuera poco.

Tampoco se puede decir que estas elecciones hayan significado un gran fracaso para el fujimorismo, pero por cierto está lejos del 39 % de los votos que recibió en 2016 para luego acaparar el 56 % del hemiciclo, con 73 de sus 130 escaños. Martha Chávez, la vocera y número uno de la lista fujimorista, ha dicho que ha sido la persecución a su lideresa, Keikjo Fujimori, el factor que no ha ayudado a una mejor performance de su movimiento.

Sin embargo, sí debemos decir que es un fracaso para el viejo partido de Haya de la Torre que, de ninguna forma, podría superar la valla electoral con el 2.8% que le da la boca de urna.

Circunstancias parecidas a la del Partido Popular Cristiano (PPC) (3.4%), del legendario Luis Bedoya Reyes, que hace poco cumplió su onomástico centenario.
¿Qué estamos asistiendo al fin de una época y al inicio de otra? Puede ser. Pero este vendaval de los nuevos tiempos también ha arrasado a partidos relativamente jóvenes, como Contigo (0.9%), que procede de Peruanos por el Kambio de Pedro Pablo Kuzkysnki, que estaba liderado por Juan Sheput.

Y otra agrupación no tan joven, Solidaridad Nacional (1.4%), que no obstante tratar de encarnar a una derecha conservadora valiente, sobre todo en defensa de la vida y la familia, de pronto se ha visto empantanada en una campaña de odios que no pudo contrarrestar.

A LA MEDIDA

Esta mirada somera de los resultados, donde los líderes del Partido Morado, de Podemos Perú y de Alianza para el Progreso -Julio Guzmán, Daniel Urresti y Omar Chehade, respectivamente-, han coincidido en que trabajarán con el presidente Martín Vizcarra en agendas comunes y que de ninguna forma serán obstruccionistas, en clara alusión a la anterior mayoría fujimorista y aprista, nos hace ver lo que será el nuevo Congreso.

Guzmán ha ido más lejos, como ya lo habían previsto los analistas. Ha dicho que su énfasis estaría en la lucha anticorrupción y al apoyo del equipo especial del caso Lava Jato, encabezados por los fiscales Rafael Vela y José Domingo Pérez.

Es obvio que en la misma lógica colaboracionista con Palacio está el partido Somos Perú, más si se ha informado –sin ser desmentidos- que tras la campaña somista estuvo el asesor el argentino y e Palacio, Maximiliano Aguiar.

De otra parte, Mónica Saavedra, la numero uno de la lista de Acción Popular, ha dicho que la prioridad de su bancada será una gestión “no obstruccionista hacia el Ejecutivo” y que restablezca el equilibrio de poderes.

“Vamos a plantear el retiro de inmunidad parlamentaria excepto para quienes participen en una comisión investigadora”, añadió al diario El País de España. De forma que el Gobierno tiene un Congreso a la medida, tal como se afirma en círculos políticos informados, sin mayor oposición.

Atrás quedó entonces la enorme oferta de candidatos prácticamente desconocidos y sin ningún líder partidario, que en su gran mayoría disertaba sobre la inmunidad parlamentaria, el sueldo de los congresistas y los temas de géneros de parte de las izquierdas.

Las de ayer fueron pues unas elecciones atípicas no solo por la falta de contenido en sus temas programáticos sino que la propia participación ciudadana que era muy baja hasta el última día, según los sondeos que circulaban en formas reservada por estas prohibidos por ley.

¿Por qué despertaron tan poco interés? La consultora Ipsos informó que el porcentaje de votos blancos y viciados en estas elecciones podría sumar un 43,1 % a nivel nacional.
“Sería un congreso con crisis de representación porque cuatro de cada 10 peruanos no van a votar por nadie. Igual o más que el Congreso de 2016, que tuvo un 35% de votos inválidos o nulos”, declaró a BBC Mundo el politólogo Carlos Meléndez, profesor de la Universidad Diego Portales de Chile.

“El Congreso de 2016, el apoyo a la disolución del Congreso y la elección del Congreso este fin de semana con bajos niveles de preferencias forman parte de un mismo fenómeno de desafección política”, explica el analista.

Esta desafección se debe, entre otras cosas, a la red de sobornos que la constructora brasileña Odebrecht estableció en el Perú, que desprestigió a los partidos implicados, añade Meléndez.

Por lo demás, la llamada clase política no ha estado preparada para esta campaña tan rápida, tan irresponsable, tan poco apegada a derecho, en medio de una ofensiva mediática que presenta al poder legislativo como prescindible en el equilibrio de poderes.

Si sumamos la fuerte abstención y los votos blancos, nulos y viciados, que no se ha tocado ayer en los datos de Ipsos y otras encuestadoras, que con seguridad supera de lejos el 35 %, es obvio que la legitimidad y representatividad del Congreso dejará mucho que desear.

En consecuencia, si la mayoría de partidos se perfilan colaboracionistas y anti-obstruccionistas, obvio que Martín Vizcarra no tendrá mayor oposición en el Congreso y su agenda será también la de las fuerzas que lo sostengan en el poder legislativo.

Con los cambios que habríabn llevado al partido de los Ataususi al segundo lugar en esta contiuenda, como señalamos en este informe, “Vizcarra logró que se elija el peor Congreso de la historia. Nos está entregando a la teocracia delirante del Frepap”, comento a EXPRESO el liberal Enrique Ghersi.

“Es un Congreso no representativo. La gran cantidad de votos blancos y viciados hace que con muy pocos votos tengan representación parlamentaria”, agrega.
El país esperaba un movimiento conservador, pero este no nace del Opus Dei ni de los evangélicos sino del “sector informal”, de la Iglesia de los Hijos de Israel del Nuevo Pacto Universal, que es una creación original del pueblo peruano.

NUEVA AGENDA

En estas circunstancias es que se pondrá en debate la nueva agenda del Congreso, que para el Gobierno no es otra cosa que aprobar los proyectos de reforma política y judicial que presentó Vizcarra en 2019 y que el parlamento anterior dejó inconclusos.

Una de las propuestas más voceadas es la inmunidad parlamentaria y busca que la instancia encargada de levantarla sea la Corte Suprema y no el mismo Congreso. Otros piensan que debe ser el Tribunal Constitucional (TC).

Otra tarea en la que hay coincidencia de varias fuerzas políticas es revisar los decretos de urgencia promulgados por el Ejecutivo en el llamado interregno parlamentario o cierre del Congreso.

La elección de los magistrados al TC es otra tarea pendiente, pero analistas como Enrique Ghersi y el mismo Alfredo Torres de Ipsos consideran que este Congreso va a hacer “muy poco”, porque se pasarán medio año aprendiendo y el resto viendo la telaraña de decretos de urgencia, como también lo ha hecho notar Martha Chávez, de Fuerza Popular.

Vizcarra: Ejecutivo y Congreso vamos a trabajar juntos

En el mismo día de las elecciones, ante y después de votar, el presidente Martín Vizcarra afirmó que el Poder Ejecutivo trabajará de la mano con el nuevo Congreso a ser elegido en las Elecciones Congresales Extraordinarias 2020. “[¿Qué le diría a la población?] Que hagan una evaluación, yo ya la hice. He analizado las diferentes propuestas de los partidos, de los candidatos y voy con una decisión clara y definida”, sostuvo.

“Mujeres, jóvenes y toda la ciudadanía, hoy (ayer) van a decidir a nuestras nuevas autoridades del Congreso. Estamos seguros de que el Ejecutivo y el Congreso vamos a trabajar juntos y una manera de demostrar nuestro amor por la Patria es fortalecer la democracia, y ¿cómo lo hacemos? Asistiendo a votar hoy (ayer) domingo 26 [de enero]”, afirmó el mandatario antes de acudir a su local de votación en Moquegua.

“Hay que tomar en cuenta que el plazo que tiene este Congreso es de aproximadamente un año y medio, hasta el 28 de julio de 2021, donde entregará la posta al Congreso del Bicentenario, entonces, tiene la gran tarea de sentar las bases, de concluir con la reforma política, con la reforma de justicia y muchos otros proyectos que en conjunto podemos llevar adelante en beneficio de todos los peruanos”, sostuvo ante periodistas.

Finalmente reiteró su seguridad en que habrá concertación con el nuevo Legislativo para trabajar por el país. “Vamos a poner todo el esfuerzo los peruanos y con las autoridades para trabajar en beneficio del Perú”, agregó.

HABLA ZEBALLOS

Po su parte, el presidente del Consejo de Ministros, Vicente Zeballos, dijo que se tiene la responsabilidad de construir una agenda común con el Congreso de la República elegido por la ciudadanía.

“El nuevo Parlamento y el Poder Ejecutivo tienen la responsabilidad de generar una agenda común pensando en el país. No se trata más de generar divisionismo o confrontación; por el contrario, desde el Ejecutivo impulsaremos todo espacio de entendimiento entre ambos poderes del Estado”, indicó en Canal N.

Al margen de los resultados de este domingo, dijo que debemos generar espacios de concertación y entendimiento con el Legislativo.

“Lo ideal es establecer agenda común, respetamos la agenda que propondrá el Parlamento, pero hay una agenda país que involucra a todos”, enfatizó.

Zeballos sostuvo que espera un compromiso mayor con el país a favor de la sostenibilidad democrática y tender puentes de comunicación política que permitan trabajar una agenda común. “No se trata de contrastar, sino de construir”, reseña la agencia oficial Andina.

“Esperamos que, en el ámbito constructivo y de consensos, sea bien recibida la propuesta y nos conduzcamos por la senda de la responsabilidad y el fortalecimiento institucional”, agregó.

Puedes encontrar más contenido como este siguiéndonos en nuestras redes sociales de Facebook y Twitter.