No da ninguna solución a la recaudación nacional

Dice que no tiene sentido aplazar las declaraciones y pagos, porque las mypes y pymes no obtienen ingresos.

El exministro de Economía, Jorge Baca Campodónico, señaló que la Resolución de Superintendencia N° 000016-2021/SUNAT, en la cual se otorga un nuevo plazo a las pequeñas y microempresas para las declaraciones y pago de las obligaciones tributarias de enero del presente año, podría afectar de forma considerable la recaudación nacional.

“El aplazamiento que se da no es el que va a generar de por sí la caída de la recaudación. El tema es que las empresas no pueden trabajar, principalmente las pequeñas y microempresas. Estas últimas no van a generar ingresos, y es bien sabido que el impuesto se paga sobre el ingreso, sobre las ventas. Si las mypes y pymes no tienen ingresos, no tienen ventas, entonces no hay recaudación. Una postergación de la declaración y el pago de las obligaciones tributarias no va a generar recaudación, porque la cuarentena no va a generar actividad económica. Si no se ha generado una venta, no hay impuesto sobre el que se tenga que declarar o pagar”, explicó.

En ese sentido, Baca Campodónico enfatizó que la medida dictada por la Sunat no será una ayuda para las pequeñas y microempresas, ya que lo único que se está haciendo es suspender un mes más el pago de estas obligaciones; además, no se está tomando en consideración a las mypes y pymes ubicadas en las regiones calificadas como “alto nivel de contagio”.

“No es un alivio, solo se posterga un mes la declaración de los impuestos y el pago, pero no veo que sea, en términos de impacto a la economía, nada significativo. No hay postergación para las empresas que están ubicadas dentro de las áreas que se consideran de alto riesgo (…) Sabemos que los microempresarios mayormente son informales, por lo que no los toca esta resolución; más bien a las formales, las que han sobrevivido, son las que van a poder postergar, pero solo es una postergación, no es una ayuda”, apuntó.

Cabe precisar que la norma publicada ayer por la Sunat, solo otorga el aplazamiento de estas declaraciones y pagos, a las empresas que durante el 2020 “hubieran obtenido ingresos netos de tercera categoría de hasta 2300 UIT, o que hubieran obtenido o percibido rentas distintas a las de tercera categoría que sumadas no superen el referido importe”.

Para más información, adquiere nuestra versión impresa o suscríbete a la versión digital, aquí.

Puedes encontrar más contenido como este siguiéndonos en nuestras redes sociales de Facebook y Twitter.