Nuevo Congreso de legos y desunidos

Al borde de la división en UPP, Podemos, Frepap y Frente Amplio. Los demás con problemas internos y falta de experiencia.

Por: José M. Carmen Morán.

Un repaso rápido de las agrupaciones políticas del Congreso complementario –como Unión por el Perú (UPP), Podemos Perú, Acción Popular, Frente Popular Agrícola del Perú (Frepap), Alianza Para el Progreso (APP) y Frente Amplio- pone en evidencia su falta de preparación y experiencia, sus conflictos internos y divergencias, algunos cercanos a la división.

Esto último, los conatos divisionistas, se observa en la bancada de UPP, donde la facción ligada a Antauro Humala, los etnocaceristas, ha amenazado con formar tienda aparte si no acceden a sus peticiones de tener vocería propia y avanzar en la inscripción de su proyecto político bajo el liderazgo de Antauro Humala con miras a las próximas elecciones.

“Esa posibilidad de una ruptura con UPP va a depender de la voluntad de UPP. De la voluntad de José Vega de que se respete esa decisión. Nosotros lo que exigimos es que realmente los etnocaceristas tengamos esa representación como corresponde, o sea tengamos la vocería. El partido exige que tengamos una propia representación en el Congreso”, dijo esta semana Roberto Chavarría, parlamentario electo, a El Comercio.

Además, Chavarría aseguró que junto a él, los congresistas etnocaceristas son Javier Mendoza Marquina, Jim Mamani Barriga, María Bartolo Romero, Posemoscrowte Chagua Payano y Rubén Ramos Zapana. Esta situación complica la labor que tendrá José Vega, secretario general y vocero de UPP; sin embargo, el electo congresista asegura que su elección como vocero se dio de forma democrática dentro de la bancada. EXPRESO intentó comunicarse con Vega esta semana, pero no obtuvo respuesta.

LAMPA E INCERTIDUMBRE
Otra situación de conflicto interno fue lo que pasó en Acción Popular, partido que actualmente está afrontando dos temas: la investigación a Mónica Saavedra por presuntas irregularidades en su elección con el número 1 de la lista al Congreso, por parte del partido de la lampa; y el definir -en elecciones internas- al candidato presidencial para el 2021, decisión que ya viene generando discordia y entredichos. Sobre este último punto, varias figuras han sido puestas como opciones y hasta líderes del partido, lo cual ha llevado a una indecisión en la agrupación del histórico Fernando Belaunde Terry. Dentro de esas opciones, figuran Raúl Diez Canseco, Alfredo Barnechea, Mesías Guevara, Víctor Andrés García Belaunde y hasta Yonhy Lescano.

Sobre el tema, este diario se comunicó con el legislador Rolando Campos, quien de forma enfática señaló que el único líder histórico de Acción Popular es Fernando Belaunde Terry. “Nosotros somos militantes, impulsadores del partido, nada más. Al final se definirán candidatos a las elecciones presidenciales pronto, y ahí se verá a quién eligen los militantes”, dijo.

Los aparentes líderes actuales son personas visibles, pero líder no hay. Son personas visibles que merecen todo el respeto de la militancia, y también consideración, pero si ellos se animan a postular, decidiremos democráticamente”, agregó.

Sobre el caso de Mónica Saavedra, Campos reconoció que esta situación sorprendió a muchos integrantes de su grupo político; no obstante, espera que las investigaciones en el partido determinen si existió alguna irregularidad.

“Esto tiene que afrontarse, porque yo estoy algo incómodo al respecto. No sé qué pasó en mi partido, quizás [se debería tener] un filtro más efectivo, pero ella [Mónica Saavedra] tiene que afrontar esa situación (…). Internamente el partido está viendo ese asunto, de forma rápida y firme, como debe ser”, acotó. Sobre su bancada, la cual será la mayoritaria en este Congreso, aseveró que existe una total unidad, y no cree que existan renuncias.

¿BANCADA O EJECUTIVO?
En el caso de Podemos Perú, lo que se ha observado es una clara división entre la bancada y el partido, principalmente por la figura de Daniel Urresti.
Como se recuerda, el pasado 4 de febrero, Enrique Wong y Daniel Urresti sostuvieron una discusión durante una entrevista en vivo en RPP, respecto a qué tipo de funcionamiento tendría la bancada y quién la dirigiría.

En aquella oportunidad, Wong señaló en un primer momento que Urresti era un invitado del partido, y que si bien se reconocía la gran cantidad de votos que logró obtener en las elecciones complementarias, “eso no quiere decir que sea el representante del partido (…). Los partidos democráticos se ejercen a través del comité ejecutivo”.

Esto generó la respuesta de Urresti, quien llamó a dicho medio, y en vivo, aseveró que luego de un acuerdo tomado con José Luna Gálvez, fundador del partido, él sería el líder de la bancada.

“La bancada de Podemos Perú, que ha sido elegida porque yo he sacado medio millón de votos, porque por mí han pasado la valla, responde directamente a mí. Yo soy el líder y eso no es porque lo haya decidido yo, sino porque ese es el trato que hemos hecho con el señor José Luna Gálvez y que ayer hemos vuelto a ratificar (…) Lo vuelvo a repetir hasta el cansancio, por ningún motivo vamos a blindar, vamos a defender, vamos a decir una palabra a favor del señor Luna Gálvez”, respondió.
Sin embargo, en una entrevista en Radio Nacional realizada días después, fue el mismo Luna Gálvez quien le respondió a Urresti, asegurando que su agrupación no le “debe a nadie su representación en el Congreso”. EXPRESO intentó comunicarse con Urresti, pero no obtuvo respuesta.

¿PESCADITO FRITO?
Otro partido que tuvo desavenencias desde que se conocieron los conteos rápidos de las últimas elecciones congresales y luego de conocerse el resultado oficial de las elecciones complementarias, fue el Frepap. La agrupación, que fue fundada en 1989 por Ezequiel Ataucusi, mostró sus primeras diferencias en enero de este año, cuando el electo congresista Wilmer Cayllahua, en diálogo con la prensa, señaló que la comunidad LGTBI tenía “el mal enquistado en su corazón”; sin embargo, el otro congresista electo Richard Rubio, desestimó estas declaraciones, y manifestó que su partido estaba de acuerdo con el enfoque de género, y que quizás las otras expresiones “fueron una exageración”.

Luego de esto, vinieron las denuncias de Raquel Ataucusi, una de las hijas del líder fundador. A inicios de febrero, Raquel denunció que “hay corrupción en el Comité Ejecutivo Nacional del Frepap”; no solo eso, también denunció que tenía dos años sin ver a su hermano Ezequiel Jonás Ataucusi, y que nunca le dieron razón cuando lo fue a buscar al local del Frepap en Cieneguilla. Cabe precisar que Ezequiel Jonás Ataucusi, líder actual del partido, fue encontrado por la policía el 12 de febrero. Estas y otras divergencias son un misterio.

DILEMAS DEL FRENTE AMPLIO
En el caso del Frente Amplio recordemos que esta agrupación política fue una de las fuerzas que ingresaron en el 2016 al Congreso con 20 miembros, pero terminaron siendo ocho. No obstante, en las últimas elecciones lograron obtener nueve curules, y eligieron a Lenin Checco como vocero para el periodo.

En diálogo con este medio, Checco manifestó que tiene ciertas dudas sobre si su agrupación pueda mantenerse unida en este año y cuatro meses de legislatura.
Ante la consulta de si se sentía seguro que el Frente Amplio no se dividiría en esta oportunidad, Checco dijo que “todo puede pasar, como digo, son intereses de cada persona, son intereses de cada grupo”.

Además, enfatizó que a medida que “pase el tiempo”, se podrían ir viendo los verdaderos intereses de los congresistas, aunque luego intentó disminuir su temor a una posible división y argumentó que por el momento tenien un trabajo conjunto.

“Los nueve congresistas seguimos coordinando, lo bueno que la mayoría coincide programáticamente, y sabemos a qué hemos ido. En estos momentos no hay discrepancias en el partido, todos estamos asumiendo la responsabilidad que la población nos ha dado, y si hay algún mal entendido, de inmediato se soluciona, no nos hacemos problemas en ese sentido”, agregó, como poniendo paños fríos.

DENUNCIAS LOS PERSIGUEN
Diferente es el caso de APP, en donde más que diferencias internas, el problema principal son las denuncias que afrontan Humberto Acuña y Luis Valdez, ex gobernadores regionales de Lambayeque y La Libertad, respectivamente.

En el caso de Acuña, él es investigado por el Ministerio Público por su participación como gobernador regional de Lambayeque en la presunta concesión irregular del proyecto Olmos a la empresa Odebrecht. Mientras que Luis Valdez es cuestionado por las constantes conversaciones que sostuvo con el expresidente del Consejo Nacional de la Magistratura (CNM), Orlando Velásquez. Al respecto, el vocero alterno de APP, Moisés González, aseguró que esta situación no debilitaría a su bancada; por el contrario, señaló que en el caso de Acuña podría haber un abuso de autoridad de parte del fiscal José Domingo Pérez, luego de que el magistrado afirmara que contra el hermano de César Acuña se podría dictar una pena de 18 años.

“Aquí podría haber abuso de poder [de parte del fiscal], porque no ha presentado pruebas fehacientes, ‘codinome’ tampoco hay, y el mismo Humberto Acuña ha pedido en su entrevista que le demuestren [el delito]”, aseveró a EXPRESO.

De la misma forma, respaldó a Valdez, enfatizando que sus comunicaciones con el extitular del CNM no son una ilegalidad.

“Luis Valdez ya ha dicho que con el señor [Orlando Velásquez], tienen una amistad de años, porque hubo una relación alumno-rector; ahora, cuando Valdez ha sido autoridad, y eso nos pasa a todos que hemos sido autoridad, definitivamente nos comunicamos con todas las autoridades”, manifestó.

Ante la realidad descrita, analistas como el constitucionalista Gustavo Gutiérrez Ticse sostienen en esta edición que estos síntomas divisionistas y sus divergencias internas muestran que los nuevos partidos nunca estuvieron preparados para una labor parlamentaria y lo más probable es que puedan ser manipulados por el Gobierno, mellando principalmente la función fiscalizadora de la nueva representación nacional.

LOS NUEVOS PARTIDOS NO ESTÁN PREPARADOS
Los conflictos internos que han venido ocurriendo en la mayoría de partidos que integrarán el Congreso de la República en el periodo complementario son una muestra de que los partidos que intentaron tomar la posta del recambio político nunca estuvieron realmente preparados ni contaban con una estructura interna fortalecida, señala el abogado constitucionalista Gustavo Gutiérrez Ticse.

El especialista observa que después de obtenido el resultado oficial de las elecciones complementarias, y la a luz de lo que sucede últimamente, grupos políticos como Unión por el Perú (UPP), Acción Popular (AP), Podemos Perú (PP), Frente Popular Agrícola FIA del Perú (Frepap) y Alianza para el Progreso (APP) han mostrado muchas diferencias y hasta algunos han amenazado con dividirse apenas juramentaron como legisladores.

“Era de prever que todo esto iba a suceder, tomando en cuenta que no estamos preparados para un recambio político, ha sido todo muy abrupto, y sobre todo a raíz del propio cuestionamiento a las organizaciones políticas. Por lo tanto, no se podía esperar más de una nueva composición”, afirmó Gutiérrez a EXPRESO.

INVITADOS Y MILITANTES

Gutiérrez Ticse remarcó que este tipo de divisiones y enfrentamientos se podrán intensificar a medida que avancen las funciones del Congreso, y comience el diálogo con el Poder Ejecutivo, en donde quizás los militantes de los partidos piensen más en la reputación de su agrupación que en avalar a un gobierno debilitado.
“Hoy en día entiendo que hay una confrontación bien fuerte dentro de los propios grupos parlamentarios, porque están aquellos que son miembros de los partidos, y aquellos que son invitados. Probablemente los invitados quieran respaldar al gobierno y el gobierno nuevamente caiga en el error de hablar nuevamente con los invitados; en cambio aquellos que están con el partido, y que no solamente están pensando en la coyuntura, sino también en la necesidad de sobrevivir como organización política, quizás no estén en esa idea de respaldar totalmente al Ejecutivo en algunos puntos”, señaló.

Este tipo de situaciones, señaló el especialista, podría también tener consecuencias para una labor fiscalizadora, ya que algunos congresistas podrían optar por no realizar un buen control sobre el Ejecutivo. “El Poder Ejecutivo lo que está buscando es debilitar a los partidos, y me imagino que tratando de llegar a acuerdos con los propios congresistas, y eso significará que la función fiscalizadora no se va a cumplir adecuadamente”, aseveró.

VIZCARRA MANIPULARÁ
El abogado constitucionalista Pablo Rioja indicó que los constantes enfrentamientos en los partidos que conformarán el Congreso en este periodo complementario, tendrán un resultado lamentable para el Poder Legislativo, el cual será que tendremos una división mucho más grande de las fuerzas políticas en el 2021.

“Estoy seguro de que el Congreso va a terminar más fragmentado de lo que ya está antes de iniciar sus labores. Esto es lamentablemente porque los partidos son débiles y se ven mucho más personalistas. En consecuencia, la fragmentación es un tema que va a tener que enfrentar el nuevo Congreso, y esto sucede por votar por partidos improvisados, por candidatos neófitos, y que solo tienen una agenda personal y no una agenda política seria en bien de los intereses del país”, enfatizó.
Además, consideró que con esta situación de fragilidad de los partidos, el Parlamento será fácilmente manipulable por el Poder Ejecutivo, el cual buscará evitar cualquier tipo de fiscalización.

“En este contexto [de conflictos internos], que [los parlamentarios] puedan hacer un contrapeso político a los arrebatos del gobierno, va a ser muy difícil. Lamentablemente para los intereses del país, Vizcarra tiene un Congreso al que va a poder manipular (…). Es peligrosa esta debilidad, fragmentación e inexperiencia del Congreso, porque permitirá que el Ejecutivo lo manipule a su antojo, e incluso los vapulee a su antojo”, sentenció.

Puedes encontrar más contenido como este siguiéndonos en nuestras redes sociales de Facebook y Twitter.