SE OFRECIERON 15 PROYECTOS DE CENTRALES HIDROELÉCTRICAS A LULA DA SILVA

¿Otra estafa llamada Chaglla?

Un día antes de la firma del contrato compraron una empresa, al parecer de fachada, que ganaría la buena pro: la Empresa de Generación Huallaga S.A. Ahora quieren vender la hidroeléctrica entre gallos y medianoche.

Sospechosísima transacción cuando Alan García gobernaba en Perú y Lula en Brasil.
  • Fecha Lunes 3 de Diciembre del 2018
  • Fecha 7:09 am



Como ha venido informando este diario en las últimas semanas, cada uno de los 76 proyectos que la constructora Odebrecht ejecutó en el Perú tiene una historia. Sin embargo, el grupo especial de la Fiscalía que negocia un acuerdo con Odebrecht y Brasil, al parecer, ha aceptado que la hidroeléctrica de Chaglla (Huánuco) se encuentra entre los 72 proyectos virginales donde no hubo ni coima ni soborno alguno. Tal vez por ello hay un proceso de venta a punto de culminar al consorcio estatal China Three Gorges Corporation (CTG).

Veamos entonces cómo es que los intereses brasileños se introdujeron –siempre con Odebrecht– con males artes en esta obra. Y es que antes de firmar el contrato de concesión de esta nueva central hidroeléctrica, ubicada en los distritos de Chaglla, Chinchao y Umari, en la provincia de Pachitea, departamento de Huánuco, se desplegó una campaña con el objetivo de “fortalecer el desarrollo de la oferta energética en el país y reducir la incertidumbre en los contratos de suministro” con apoyo del Brasil.

Para tal efecto, incluso se formó una comisión técnica de promoción en el Ministerio de Energía y Minas (Minem) y el mismo Congreso –a iniciativa de la Célula Parlamentaria Aprista– declaró de interés nacional dicha política.

Corría agosto de 2009. El segundo gobierno aprista había formado incluso un grupo de trabajo ad hoc para la integración energética bajo la batuta de una comisión mixta.

Y el Minem se dio el trabajo de elaborar el documento “Elaboración de resúmenes ejecutivos y fichas de estudio de centrales hidroeléctricas con potencial de exportación a Brasil”.

En ese resumen ejecutivo se identificó un paquete de 15 proyectos de centrales hidroeléctricas que se ofrecían al gobierno de Luis Inácio Lula da Silva y entre estos proyectos estaba la Central Hidroeléctrica de Chaglla.

Todo el proceso del armado de la buena pro de la licitación internacional habría durado más de un año, hasta que al fin se hizo realidad el 6 de octubre de 2010 la entrega provisional, y, tomando en cuenta plazos prudenciales, el 24 de marzo de 2011 se llevó a cabo el acto de presentación, apertura de sobres números 1 y 2 y otorgamiento del concurso de precios.

Hasta que el 13 de mayo de 2011 se suscribieron los contratos de compromiso de inversión, de garantías, que no incluía la de tipo financiero; y el contrato de suministro (venta de energía eléctrica a Electroperú S.A.) con la ganadora Empresa de Generación Huallaga S.A.

De otra parte, si bien se trató de una inversión privada, en el fondo implicó el uso recursos del Estado porque estaba de por medio el cobro de tarifas por el servicio de suministro de energía eléctrica.

Y esta es la razón por la que la Comisión Lava Jato del Congreso se adentró en este tema hasta ubicar los presuntos ilícitos ocurridos en los procedimientos que le permitieron a una mype, como era la Empresa de Generación Huallaga S.A., hacerse de la buena pro.

Vayamos entonces por partes y cucharadas. La Empresa de Generación Huallaga S.A. se creó el 24 de junio de “con un capital social de S/ 1,000.00, cuatro accionistas y una concesión temporal para realizar estudios de factibilidad de dicho proyecto”.

Su objeto social, de acuerdo a lo indicado en su partida registral, consiste en la “ejecución de los estudios de factibilidad, obtención de la concesión permanente de generación para el proyecto de la Central Hidroeléctrica Chaglla, ubicada en la zona central del Perú, en la región de Huánuco, que utilizará el caudal y aprovechará el desnivel creado por un codo del río Huallaga para la generación de energía”.

Agrega que ha sido creada también para “la construcción y operación de la Central Hidroeléctrica Chaglla y la venta de energía eléctrica de acuerdo a la Ley”.

Dicho de otra forma, esta empresa fue armada solo para obtener la concesión permanente, construir y operar dicha central. Nada más.

EN LA VÍSPERA

Un día antes de solicitar la concesión definitiva, que tuvo lugar el mencionado 6 de agosto de 2009, la citada empresa entregó el control societario al grupo Odebrecht hasta el 96.40 % de las acciones.

Era presidente del directorio y gerente general de esta suerte de empresa – vientre de alquiler, Enrique José Miguel Cox Cassinelli.

Odebrecht adquirió de esa forma el control de la pequeña compañía, pese a no cumplir con los requisitos establecidos para obtener la buena pro, como por ejemplo la capacidad financiera para la licitación internacional de Chaglla, amén de dos observaciones administrativas no levantadas y temas judiciales.

Si se le dio la concesión, según el informe Lava jato, fue debido al interés del Gobierno en promover la construcción de Chaglla con los cariocas, dentro del paquete antes citado que incluía la controvertida y fallida represa de Inambari.

Se le entregó la concesión, además, no obstante que el órgano de control institucional del Minem emitió la detallada ausencia de lineamientos internos en la Dirección de Electricidad del sector, responsable final del otorgamiento de concesiones eléctricas, hecho que restaba transparencia a estos derechos eléctricos.

Es más, la Contraloría utilizó dicho procedimiento como un caso de análisis impropio de solicitud de concesión definitiva formulada por la Empresa de Generación Huallaga S.A.

A lo anterior, en especial a la sospechosa transferencia de acciones, la Comisión Lava Jato agregó que el ministro de Energía y Minas en esa segunda administración aprista, Pedro Sánchez Gamarra, y el viceministro de Energía, Daniel Javier Camac Gutiérrez, jefe de la Dirección de Electricidad, viajaron dos días al Brasil, del 6 al 8 de agosto de 2009, para ser precisos, coincidiendo con las firmas de la concesión del 6 de agosto del mismo año. ¿A qué fueron estos dos ciudadanos?

Al cierre de esta edición aún no estaba claro, en medio de la profusa documentación, los vacíos legales o violaciones a la normativa vigente del límite de los cambios accionariales en los procesos de concesión del sector eléctrico.

DIFÍCIL DE CREER

Y, como quiera que hay un proceso de venta de la hidroeléctrica de Chaglla a los intereses chinos, por 1,200 millones de dólares, de los cuales el Estado podría usar entre 618 y 649 millones de moneda verde, ¿cuál es el monto global del Estado por la reparación civil que negocian el grupo especial del caso Lava Jato de la Fiscalía, el Ministerio de Justicia y la misma Odebrecht?

Hasta ahora solo se sabe que Odebrecht ha aceptado que hubo sobornos en  cuatro (la Interoceánica, la Línea 1 del Metro de Lima, la ampliación de la Costa Verde al Callao y la Vía de Evitamiento del Cusco) de los 76 proyectos que ejecutó en el Perú, entre ellos Chaglla.

Difícil de creer.

9 de noviembre de 2006

En este día los gobiernos de Perú y Brasil suscribieron un memorándum de entendimiento en Brasilia y se estableció una Comisión Mixta Permanente en materia energética, geológica y minería. Era el segundo gobierno de Alan García Pérez.

DETALLES DE LA COMPRA-VENTA DE ACCIONES POR PARTE DE ODEBRECHT

La empresa que ganó la concesión fue “comprada” por US$ 3 millones

Pero ahora con apoyo del Gobierno, la constructora carioca lo ofertó primero en US$ 1,400 millones y luego en US$ 1,200 millones al consorcio estatal oriental China Three Gorges Corporation (CTG).

Por escritura pública del 9 de enero de 2008 y por acuerdo de Junta General de Accionistas del 17 de julio de 2007, se nombró en el cargo de gerente general de Empresa de Generación Huallaga S.A. a Enrique José Miguel Cox Cassinelli.

Asimismo se hizo el aumento del capital social en la suma de S/ 14,000.00, siendo el nuevo capital social de la sociedad, de S/ 15,000.00.

Es obvio que con ese monto esta pequeña firma no hubiese podido financiar la construcción del proyecto de la Central Hidroeléctrica de Chaglla.

Al margen de otros detalles, es de recordar que los requisitos establecidos en el TUPA del Ministerio de Energía y Minas (Minem), en la fecha en que es presentada la solicitud de participación de la buena pro, eran múltiples, siendo la más importante la de acreditar solvencia financiera para asumir el pago de la garantía, así como presentar el informe favorable de la entidad clasificadora de riesgo.

La Empresa de Generación Huallaga S.A. no cumplía con todos los requisitos establecidos en el TUPA del ministerio. Aun así, el 7 de agosto de 2009, presentó su solicitud para obtener la concesión definitiva para la construcción y operación de la Central Hidroeléctrica de Chaglla.

El documento fue presentado ante el director general de Electricidad del Minem, Ismael Valerio Aragón Castro.

Pero resulta que al estudiar la comisión multipartidaria del Congreso todo el expediente de dicha empresa en Registros Públicos, descubrió “en la copia del libro de matrícula de acciones de la citada empresa, que el 6 de agosto de 2009, es decir, un día antes de ingresar la solicitud para obtener la concesión definitiva para la generación de energía, se realizó una transferencia de acciones, entre las empresas Odebrecht Investimentos Em Infraestrutura Ltda. y Constructora Norberto Odebrecht S.A. con los accionistas de la sociedad”.

REVISIÓN DEL CONTRATO

La Comisión Lava Jato fue más allá. Al revisar el contrato de compraventa de acciones del 6 de agosto de 2009, se aclaró que el objeto de dicho contrato era la compra del 96.40 % del capital social de la mencionada empresa por parte de Odebrecht Investimentos Em Infraestrutura Ltda. y Constructora Norberto Odebrecht S.A.

De forma que a partir de la suscripción de este contrato de venta de acciones, Odebrecht ejerce el control total de Empresa de Generación Huallaga S.A.

Y solo después de esta operación la Empresa de Generación Huallaga S.A. pudo acreditar la solvencia, como también se puso en evidencia en la presentación de la Carta Fianza N° 000391299832, emitida por el Banco Financiero curiosamente antes de la suscripción del contrato de compraventa de acciones, por un valor de S/ 177,500.00, en respaldo al trámite de la concesión.

En resumen, la Empresa de Generación Huallaga S.A. empezó con una capital social S/ 15,000.00; luego, recién el 3 de mayo de 2011, se aprobó un aumento por la suma de S/ 42’300,000.00 por la capitalización de aportes en efectivo.

El nuevo capital social sería de S/ 42’315,000.00. Para entonces ya se había conseguido la concesión definitiva que nos ocupa.

Y el 13 de mayo de 2011 se encontraba en trámite la primera modificación al contrato de concesión.

¿Cuánto pagó Odebrecht por ese paquete de acciones? “En total se pagaron creo que un poco más de 3 millones de dólares. No recuerdo exactamente la cifra exacta, obviamente que el que vende, quiere vender lo más que puede y nosotros habíamos pretendido vender ese proyecto a mayor cantidad, más de 10 millones de dólares, pero claro, hubo el manejo, la transacción con el gerente de finanzas, con otros de los especialistas de Odebrecht, y al final tuvimos que aceptar a 3 millones y pico, una cosa así”, declaró el aprista Enrique José Miguel Cox Cassinelli en el Congreso.

Accionistas licuados

¿Quiénes eran los otros accionistas que fueron licuados o quedaron en situación absolutamente minoritaria?  Ellos son Carlos Alberto Boza Vega, Esteban Carlos Boza Dibós, Enrique José Miguel Cox Cassinelli, Rafael Rodríguez Bories, Carlos Pablo Boza Vega León, Juan Humberto Fabiani Reiley y Guillermo Néstor Echeandía Elías.

Por Plinio Esquinarila

Puedes encontrar más contenido como este siguiéndonos en nuestras redes sociales de Facebook y Twitter.










Top
Paralizan la obra y demandan al Perú en el exterior

Paralizan la obra y demandan al Perú en el exterior