Pasividad contagiosa de autoridades peruanas ante escalada internacional

Es hora de terminar con el letargo y que, de una vez por todas, se pongan a actuar los congresistas y embajadores.


En varios artículos, hemos venido reclamando por la pasividad de las autoridades peruanas, frente a la embestida internacional de la rojería contra nuestra patria, con información absolutamente falsa en que manifiestan que Pedro Castillo fue objeto de un golpe de Estado y que el actual gobierno presidido por Dina Boluarte es ilegítimo.

Sabemos que Pedro Castillo fue vacado de la Presidencia de la República por el anuncio que él mismo hiciera de un golpe de Estado, con cierre del Congreso y con intromisión en otros organismos públicos. El hecho que nadie le hiciere caso no borra su accionar que lo hace pasible de procesos penales.

MÁS INFORMACIÓN: Detienen a diputada argentina que azuzaba protestas en Perú

También conocemos que Dina Boluarte, como vicepresidenta de la República, nos agrade o no, asumió la Presidencia por legítima sucesión dispuesta por la Constitución y reconocida como tal, tanto interna como externamente, aunque con algunas lamentables excepciones.

Ahora bien, un grupo de parlamentarios de diversos países, tanto iberoamericanos como europeos, han remitido una carta abierta a Luis Almagro, secretario general de la OEA, reclamando por la falta de apoyo al Perú ante la escalada internacional de que es objeto, que se agrega a las acciones violentas contra el orden constitucional y social.

Demócratas amigos

Agradecemos a los parlamentarios de El Salvador, Honduras, Paraguay, Perú y Uruguay que suscribieron la carta antes aludida, pero al mismo tiempo consideramos que nuestros congresistas y embajadores ante México, Costa Rica, Guatemala, Panamá, Colombia, Venezuela, Ecuador, Brasil, Bolivia y Argentina, deberían gestionar que parlamentarios de esos países también apoyen la carta abierta a Almagro. Hasta en países conducidos por sátrapas, siempre hay parlamentarios demócratas amigos del Perú.

Los congresistas peruanos forman parte de muchas ligas de amistad parlamentarias con los países cuyos congresistas aún no nos han apoyado, por lo cual nos preguntamos: ¿qué están esperando para hacer las gestiones conducentes a conseguir su apoyo? Habrá que desentrañar el misterio.

EXPRESO PREMIUM: Suscríbete a la edición digital para leer los mejores análisis 

Lo último señalado no solo es aplicable a los países del hemisferio latinoamericano, sino también al europeo. No podemos concebir que un pronunciamiento ante la OEA solo lo suscriban parlamentarios de España, Hungría, Italia, Polonia y otros países. ¿Qué pasó con los demás? Es hora de terminar con el letargo y que de una vez por todas se pongan a actuar nuestros congresistas y embajadores.

Contagiosa

Parecería que la pasividad es contagiosa, pues no vemos acción alguna contra los militares venezolanos que probablemente nos ha enviado Nicolás Maduro para propiciar el vandalismo, cierre de carreteras, atentados contra aeropuertos, y ataques a las fuerzas del orden. Hay más de un millón de venezolanos en el Perú, por lo que es fácil ocultar a los facinerosos, pero para ubicarlos están los servicios de inteligencia y luego que Migraciones los expulse del país. Recientemente, el Parlamento aprobó la Ley 31689, la cual dispone que “Por motivos de seguridad nacional… orden interno, orden público y seguridad ciudadana se puede limitar el ingreso y tránsito de los extranjeros…”. Ya hay la herramienta legal, por lo que Migraciones puede poner los correctivos.
El embajador cubano es más que sospechoso y no quisiéramos que, por él, se cante “el vals se fue del Perú”, al igual que el “son se fue de Cuba”.

Por Ántero Flores-Aráoz

SEGUIR LEYENDO: 

PJ autoriza a Martín Vizcarra viaje fuera de Lima para actividades partidarias 

Familia de John Kelvin pide la tenencia de los hijos de Dalia Durán 

Yenifer Paredes: extraen información del celular de la cuñada de Castillo

Mira más contenidos siguiéndonos en FacebookTwitterInstagram, TikTok y únete a nuestro grupo de Telegram para recibir las noticias del momento.