Perú también prepara antídoto
A+

Un grupo de investigadores peruanos se ha unido a la carrera mundial para encontrar una vacuna para el coronavirus, y confía en tenerla lista para el próximo año como un recurso propio para no depender de la gran demanda internacional.

En ChinaEstados UnidosIsraelAlemaniaSuecia e incluso Brasil, entre otros países, hace semanas que se pusieron manos a la obra, y algunos laboratorios ya están haciendo pruebas en humanos, que es la última fase para el desarrollo de una vacuna. Y el Perú no se queda atrás.

La misión la comparten la empresa Farvet, que ya ha diseñado anteriormente vacunas contra otros tipos de coronavirus en la industria avícola, y la Universidad Peruana Cayetano Heredia (UPCH), la de mayor prestigio de Perú en el campo de la medicina.

“Es una carrera contrarreloj”, afirmó el director ejecutivo de Farvet, Manolo Fernández, quien espera acortar los plazos del desarrollo de la vacuna gracias al conocimiento de su laboratorio en el comportamiento de los coronavirus en aves.

“Hay laboratorios que ya tienen mucho más avance y va a ser casi imposible adelantarles, pero cada laboratorio está haciendo un modelo diferente. Es muy bueno que existan todas estas alternativas. Veremos cuáles funcionan mejor”, añadió.

EXITOSA EN AVES

El método elegido es el mismo que ha resultado exitoso en otros tipos de coronavirus que causan neumonías en aves y consiste en sintetizar y producir proteínas llamadas Spike S1 que impide al virus adherirse a los receptores de la membrana de la célula y, por lo tanto, ingresar en ella para replicarse en el interior.

“Esas proteínas van a generar anticuerpos contra el receptor viral y cuando el virus quiera ingresar a la célula va a estar bloqueado por estos anticuerpos”, precisó Fernández, a cargo de un equipo de quince especialistas entre biólogos moleculares, bioquímicas y asesores extranjeros.

En un plazo de 60 días confían tener sintetizado y probado el núcleo de la proteína, lista para ser testada en animales y luego, posteriormente, en humanos.

El diseño de la proteína se ha realizado en base a las distintas secuencias del genoma del virus SARS-CoV-2, entre ellas una de Perú de una cepa aislada por el Instituto Nacional de Salud (INS).

DEJAR PRECEDENTE

Para el jefe del Laboratorio de Bioinformática y Biología Molecular de la UPCH, Mirko Zimic, lo más complicado después de lograr las pruebas en roedores, primates y humanos será elaborar rápidamente una patente y que una compañía farmacéutica apueste por ella.

“No tenemos certeza de que la vacuna sea aprobada para su uso, pero queremos dejar un precedente de que un país como Perú puede atreverse a hacer su vacuna, con el propósito de que algún día haya aquí una planta de producción de vacunas de distintos tipos para abastecer a toda la población sin depender de lotes de afuera”, indicó Zimic.

“En el caso del Covid-19, cada país tiene que buscar su autonomía y seguridad para su población porque no sabemos cómo serán los lotes de vacunas”, concluyó.

Puedes encontrar más contenido como este siguiéndonos en nuestras redes sociales de Facebook y Twitter.