Proyecto Tía María podría estallar en la cara al Gobierno
A+

Si en un primer momento la izquierda peruana apoyó fervientemente al gobierno de Martin Vizcarra en su decisión de disolver el Congreso, hoy esta misma fuerza política le da la espalda y se opone a la ratificación del Ejecutivo de la licencia de construcción del proyecto minero Tía María a la empresa Southern Perú.

El Consejo de Minería, ente autónomo adscrito al Ministerio de Energía y Minas (Minem), declaró infundados tres recursos de revisión presentados contra la licencia de construcción del proyecto minero Tía María ubicado en la costa sur de la región Arequipa. Esa fue la noticia que destapó el cambalache de ayer porque lo resuelto por dicho consejo actualizaba la vigencia de construcción otorgada por la Dirección General de Minería a la minera Southern Perú.

En paralelo el país asistía a la presentación del plan de gobierno por parte del titular del Consejo de Ministros, Vicente Zeballos. Pero antes el presidente Martín Vizcarra hizo el papel de “telonero” de su premier. Y es que por protocolo, en toda ceremonia o conferencia, la autoridad más importante es la que da el discurso final, pero en esta ocasión fue al revés.

Lo insólito fue que cuando el mandatario se disponía a dar su discurso, se supo de la citada decisión del Consejo de Minería, y lo que más resonó en ese momento fue la amenaza de protesta callejera contra el régimen en forma multitudinaria.

De inmediato el convulsionado valle de Tambo y diversas autoridades de Arequipa rompieron fuegos.

Luego vinieron las proclamas antimineras con tufillo violentista, por los muertos, saqueos e incendios en Chile. “¡Confirmar licencia de Tía María es provocar un chilenazo!”, indicó el ex gobernador regional de Junín, Vladimir Cerrón.

Vizcarra seguía hablando sobre sus medidas de gobierno, pero en Arequipa, Elmer Cáceres Llica respondía de tal manera que hasta añoró al Congreso, para tener una plataforma desde la cual oponerse a la inversión privada.

“El Presidente cerró ilegalmente el Congreso para hacer lo que se le dé la gana, como darle licencia a Tía María. Vamos a ir al Poder Judicial y espero que allí no meta sus narices sino ya verá ese Presidente de facto”, dijo el gobernador sureño.

“Esa licencia es ilegal y antitécnica, y obviamente ese Consejo de Minería que depende del gobierno nacional, ha tenido que dictar esa sentencia por orden de Vizcarra, de un Gobierno de facto donde no tenemos Congreso”, añadió.

Como si todo estuviera finamente coordinado, Marco Arana –quien estaba presente en Palacio de Gobierno- denunciaba que el Poder Ejecutivo actuaba de espaldas a los agricultores y al medio ambiente, y que hacía política como Sebastián Piñera, quien ha debido enfrentar protestas de todo tipo.

“Gran preocupación en Arequipa por lo que sería una actitud de presidente Vizcarra (a lo Piñera) de declararle la guerra a los pueblos del sur para imponer el proyecto #TíaMaría en valle de Tambo. Hay muchas inversiones mineras como para dispararse al pie en una de ellas”, sostuvo el dirigente del Frente Amplio.

Minutos después de las primeras bravatas de la izquierda, entró a hablar Vicente Zeballos, bajo la fija mirada de Arana y de otros personajes cercanos al Ejecutivo contra la oposición, pero férreos críticos cuando se trata de polémicas inversiones mineras.

“Reafirmamos que este gobierno no va a imponer el proyecto minero Tía María, si no existen las condiciones ambientales y sociales para su desarrollo. Anuncio que desde mañana, una Comisión del Organismo de Evaluación y Fiscalización Ambiental, OEFA, realizará una supervisión documentaria in-situ, para evaluar si las condiciones de viabilidad contenidas en el estudio de impacto ambiental del proyecto aún siguen vigentes”, indicó Zeballos.

HABLA ZEBALLOS

Al premier no le importó crear más confusión ya que en diferentes zonas de Arequipa, manifestantes bloquearan las vías que comunican los distritos de Deán Valdivia, Cocachacra y Punta de Bombón en la provincia de Islay.

No era necesaria mayor explicación. La contradictoria posición del vizcarrismo demostraba que no se iba a apoyar el proyecto minero, aplicando el duro, pero vigente pensamiento de Napoleón Bonaparte: “Si quieres que algo sea hecho nombra un responsable, si quieres que algo se demore eternamente nombra una comisión”.

Mientras que el mismo alcalde de Cocachacra, Julio Cornejo, dijo “que la medida podría provocar una reacción similar a la que se vive en Chile”.

“La resolución del Consejo de Minería sobre Tía María ratifica que gobierno de Vizcarra está al servicio del poder económico. Su mensaje de escuchar al pueblo es una farsa. Lo responsabilizo por las graves consecuencias que ocasionará esta traición al pueblo de Valle de Tambo”, dijo en Twitter.

Como se puede ver, si en un primer momento la izquierda peruana apoyó fervientemente al gobierno de Martin Vizcarra en su decisión de disolver el Congreso, hoy esta misma fuerza política le da la espalda y se opone a la ratificación del Ejecutivo por el tema urticante de la licencia de construcción en mención.

PRUDENCIA

El representante de Alianza para el Progreso, César Vásquez dijo a este medio que el Ejecutivo debe actuar con prudencia en este proyecto de Tía María. “Debe imperar el diálogo. No estamos para llegar a una situación como la de Chile en la que el pueblo se enfrente a las autoridades y al sistema”.

LA EMPRESA

En tanto, la empresa minera Southern emitió un comunicado sobre la decisión respecto del proyecto minero Tía María.

“Con este fallo no solo se da viabilidad a la ejecución de un proyecto que tendrá un impacto positivo para el desarrollo de la provincia de Islay, la región Arequipa y el Perú, sino que también se da una buena señal a la comunidad de inversionistas, mostrándonos como un país que apuesta por su crecimiento económico y cumple sus compromisos”.

POR: ERICK SÁNCHEZ NORIEGA

Puedes encontrar más contenido como este siguiéndonos en nuestras redes sociales de Facebook y Twitter.