Suárez Ognio: “A medida que las personas que han estado en confinamiento absoluto empiecen a salir, puede darse una segunda ola de contagios”
A+

 Luego de conocerse que los pacientes hospitalizados y fallecidos por COVID-19 han descendido en estos último días, el viceministro de Salud Pública, Luis Suárez Ognio, aseguró que las personas que han estado en confinamiento absoluto salgan de sus casas, es posible que una segunda ola de contagios pueda iniciarse. 

«El 30 % de la población está saliendo a comprar y trabajar, el virus ya no tiene a quien contagiar, pero las personas que han estado en confinamiento absoluto en sus casas no han estado expuestas. Entonces, a medida que este grupo empiece a salir, puede volver la cadena de transmisión y darse una segunda ola», manifestó el médico epidemiólogo en el diario La República.

PUEDES VER | Coronavirus en Perú: desde hoy se levanta la inmovilización social de los domingos donde no haya cuarentena focalizada

En otro momento, el exjefe del Instituto Nacional de Salud (INS) señaló que, tras descartarse la hidroxicloroquina como tratamiento para la COVID-19, actualmente se elabora otro documento técnico para el tratamiento del virus que está pendiente de aprobación por el comité de expertos.

Al ser consultado sobre la actualización de la cifra de fallecidos por la COVID-19, Suárez Ognio señaló que actualmente existen 30 mil fallecidos confirmados; sin embargo, aclaró que el Sistema de Vigilancia Epidemiológica cuenta con un registro de otros 11 mil fallecidos que todavía se encuentran en condición de sospechosos.

«Tenemos 30 mil fallecidos confirmados por COVID-19, además, por el Sistema de Vigilancia Epidemiológica han llegado otros 11 mil fallecidos que están en condición de sospechosos, están en investigación y cada Diresa del país está buscando las historias clínicas de los fallecidos», puntualizó.

PUEDES VER | Laboratorio AstraZeneca realizará ensayos clínicos de su vacuna COVID-19 en el Perú

En esa línea, Suárez refirió que no es un proceso fácil porque los hospitales estaban llenos de pacientes y no se tenía acceso a las historias clínicas. «Por otro lado, tenemos el Sinadef con 65 mil certificados de defunción (que dice la palabra COVID-19 dentro de los diagnósticos). Sin embargo, no todos tienen prueba, a estos fallecidos se le está haciendo una evaluación de cada historia clínica para poder evaluar si verdaderamente podemos catalogarlos como COVID-19», sentenció.

Para más información, adquiere nuestra versión impresa o suscríbete a la versión digital, aquí.

Puedes encontrar más contenido como este siguiéndonos en nuestras redes sociales de Facebook y Twitter.